La FIBA sigue ganando apoyo frente a la Euroleague
  • Mientras la FIBA sigue ganando apoyos para su proyecto de Champions League de baloncesto, en la Euroleague contraatacan con importantes medidas que pretenden contrarrestar el interés que el proyecto de FIBA está generando en las Federaciones Nacionales de Baloncesto en Europa




No hay tregua. Esa al menos parece ser la orden dada desde la Federación Internacional de Baloncesto en su pugna con la Euroleague por hacerse con la organización de la mejor y mayor competición de baloncesto en Europa. Y toda vez que el acuerdo entre las partes parece imposible (al menos el que quería FIBA que era que la Euroleague le cediera la organización de la Turkish Euroleague), el máximo organismo rector del baloncesto mundial ha contraatacado con la creación de su propia Champions League de baloncesto, un proyecto en el que cada vez tiene más apoyos y al que la Euroleague trata de contrarrestar con medidas cada vez más drásticas.

La FIBA sigue ganando apoyo frente a la Euroleague



Hasta 13 ligas nacionales de Europa han dado ya el "sí, quiero" a la FIBA para clasificar a sus equipos únicamente para las competiciones que pasará a organizar el máximo organismo rector del baloncesto mundial. Las últimas incorporaciones se han producido en Munich en el día de ayer, donde ligas, federaciones y más de 50 equipos de toda Europa se han dado cita para conocer los detalles del megaproyecto de la FIBA que pretende contrarrestar a la Turkish Euroleague, una competición, la de la Champions de la FIBA, que comenzará su fase regular el 20 de octubre con 32 equipos, 8 de ellos procedentes de una fase previa, y concluirá con una Final Four a finales del mes de abril del año siguiente.

Así, si hace tan sólo unos días veíamos como la todopoderosa Federación Turca daba su "sí" al proyecto de FIBA (un acuerdo más que obvio toda vez que el presidente de la Federación Turca es la mano derecha del presidente de FIBA) sumándose a los ya obtenidos de la Federación Francesa e Italianas, ayer en Munich corroboraron este apoyo la Federación griega, la israelí, la liatuana, la belga, la polaca y la checa. Tan sólo quedrían por adherirse cuatro importantes federaciones: la surgida en el entorno de la extinta URSS, la alemana, la balcánica y, sobretodo, la española.

La Euroleague, tranquila pero menos



Sin embargo, a pesar de contar con todo este apoyo, la Euroleague pretende lanzar un mensaje de tranquilidad, conscientes de que la verdadera disputa de esa Champions League de baloncesto propuesta por FIBA no ataca directamente a la Turkish Euroleague sino a la Eurocup, la segunda competición organizada por la Euroleague, algo que inquieta, pero menos.

En el entorno de la Eurolegaue están convencidos de que, con la garantía y suficiencia que le da tener el apoyo de los clubes organizadores de la competición, los más importantes de Europa, la competición paralela que pretende crear y gestionar la FIBA no vendría ser más que una Eurocup en versión FIBA, con apenas margen para inquietar a la Euroleague. O al menos, eso es lo que pretende transmitir. Porque la realidad es que sí existe preocupación por esa otra competición que, si bien es cierto que se quedaría en un escalafón por debajo de la Turkish Euroleague y competiría directamente con la Eurocup, las cesiones que está dispuesta a hacer la Euroleague para mantener el dominio con la Turkish Euroleague son grandes.

Así, la pérdida de apoyos está provocando que la Euroleague se plantee retirar las tres plazas que ofrecía en su proyecto para campeones de tres países por determinar. La intención es retirar esas plazas para esos campeones y ofrecerlas directamente a equipos invitados que la Euroleague considere interesantes para su competición, con independencia de los resultados obtenidos en sus respectivas competiciones nacionales, y con lo que podría obtener de este modo el favor de clubes ahora mismo bastante beligerantes con el proyecto a lo "NBA" pretendido por la Euroleague y la consultora IMG que deja a los mismos fuera de dicha competición. Igualmente estudia eliminar la fase previa con lo que liberaría una plaza más.

Así, la Euroleague contaría con cuatro invitaciones de las que una de ellas sería para el Darussafaka, club patrocinado por Dogus, una firma que se ha convertido esta temproada en uno de los principales sponsors de la Euroleague. Las otras tres serían para el Bayern Munich, Khimki, Lokomotiv Kuban o Estrella Roja. Uno de ellos se quedaría sin participación.

¿Y la Eurocup? Dado el nivel de apoyos que estaría obteniendo la FIBA para esa Champions League, la Euroleague incluso valora eliminar la Eurocup ante la más que evidente realidad de no poder conformar dos competiciones, una la Euroleague y otra la FIBA, de niveles paralelos, sin incurrir en pérdidas, y conscientes de una más que demostrada devaluación de la misma. La guerra sigue abierta y los pasos para conformar ambas competiciones se siguen dando. Sólo falta conocer si existe audiencia, interés y potencial suficiente como para tener en liza dos competiciones de máximo nivel de baloncesto en Europa.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top