El Madrid impondrá la "Cláusula De Gea" a sus nuevos fichajes
  • La filtración a través del portal Football Leaks del fallido contrato firmado por el Real Madrid y David De Gea ha sacado a la luz las nuevas cláusulas que el Real Madrid impondrá a sus nuevos fichajes a partir de ahora en relación a un tema tan de actualidad como es el uso de las redes sociales.

  • Con las mismas, el club se asegura una nueva fuente de ingresos procedente de la cesión de parte de la explotación comercial que el candidato a jugador madridista pudiera hacer de su presencia en redes sociales e internet.




31 de Agosto de 2015. El Real Madrid vive uno de los mayores fiascos y ridículos a nivel mundial que se recuerdan con el fiasco en la contratación del que había sido el culebrón del verano en cuanto a incorporaciones blancas se refiere: un supuesto fallo con el fax a última hora provocó la no inscripción del que estaba llamado a ser sustituto en la portería blanca de Iker Casillas, el portero internacional David De Gea, aún hoy en las filas del Manchester United, que había cogido el avión con destino a Oporto tan sólo unos días antes. La crisis de reputación generada en la entidad madridista aún sigue muy vigente a día de hoy aun cuando ya han pasado varios meses desde aquel incidente.

Hoy, varios meses después, y lejos del ruido mediático que generó aquel frustrado fichaje, comenzamos a conocer algunas de las condiciones que se autoimponían las partes en el acuerdo firmado y que jamás llegó a entrar a tiempo en el fax de la Real Federación Española de Fútbol, unas condiciones que el Real Madrid quiere generalizar a partir de ahora para sus nuevas contrataciones, sobretodo en un aspecto que se antoja fundamental en los últimos años: las redes sociales.

El auge de las redes sociales y su importancia en el deporte



La aparición de las redes sociales ha dado una nueva dimensión a la figura de las grandes estrellas del mundo del deporte, que ahora disponen de unas herramientas que les permiten entrar en una relación mucho más directa y sin intermediarios que la que hasta ahora presentaban, lo que se traduce en una mejor interactuación con los aficionados, una mayor capacidad de comunicación e, igualmente, una nueva oportunidad de negocio para los mismos.

Lejos del escenario que hasta entonces se configuraba en torno a las grandes estrellas del mundo del deporte, un universo en el que la privacidad del mismo se perdía en torno a representantes que giraban sobre dicho deportista y que venían a restar comunicación directa con sus aficionados para la propia protección de la marca del jugado, la aparición de las redes sociales ha supuesto un importante medio de vinculación con sus aficionados, una vía de contacto mucho más directa, que permite "proteger" a esas estrellas respecto a filtraciones y malas interpretaciones en sus declaraciones e interactuar de una manera mucho más directa con sus fans.

Pero, además, se han convertido en un importante elemento de valor añadido para las figuras de esos deportistas, que han visto como las mismas y la legión de seguidores que arrastran a través de ellas les han dado un mayor atractivo de cara a las firmas y marcas comerciales, hasta el punto de convertirse en importantes fuentes de ingresos para esas estrellas del deporte, que han logrado conformar en torno a las mismas un nuevo resorte de generador de ingresos hasta ahora inexistente.

Football Leaks



Sin embargo, ese enorme potencial nacido de la unión entre redes sociales y estrellas del mundo del deporte, no solo ha llamado la atención a firmas y marcas comerciales. Las entidades deportivas en las que militan esas estrellas también han comenzado a interesarse por esa presencia en redes de sus grandes iconos deportivos. Y aunque las mismas, dichas entidades, se han preocupado en la mayoría de los casos por adoptar una serie de medidas que eviten el daño, consentido o involuntario, que esos grandes cracks pudieran hacer a la marca del club en cuestión como consecuencia del uso (mal uso en este caso) de dichas redes sociales, hay otras entidades que han ido un paso más allá.

Hace apenas un mes conocíamos al detalle las condiciones de ese contrato, fallido, que el Real Madrid y David De Gea firmaban y que jamás llegó a tener entrada a tiempo en los registros de la Real Federación Española de Fútbol. La encargada de filtrarlo a los medios de comunicación, como no podía ser de otra forma en los últimos meses, era la web Football Leaks, un portal dedicado a poner en solfa  y sacar a la luz todos los entresijos que encierran las negociaciones que se mueven en el mundo del fútbol en torno los fichajes y contratos que se acuerdan dentro del mismo. Y en él, además de establecerse cláusulas como el salario del jugador, la cesión de los derechos de imagen o las normas de régimen interno a las que se debía acoger el pretendido portero del Manchester United, también se incluían una serie de cláusulas relativas a la presencia del jugador en redes sociales que han llamado poderosamente la atención.

El Madrid impondrá la "Cláusula De Gea" a sus nuevos fichajes



Gracias a la filtración de dicho contrato, podemos conocer que el Real Madrid ha sido uno de los primeros clubes a nivel mundial que se ha preocupado no por regular la actuación de sus estrellas (futuras estrellas puesto que se impondrá a partir de ahora como norma en los contratos a firmar por las nuevas incorporaciones blancas) en las redes sociales sino en tratar de obtener beneficio de la presencia de éstas en dichas plataformas.

Así, por contrato, el club blanco introducía un punto, el apartado 4.9, dentro de dicho documento, que venía a regular no ya esa presencia, como decimos, de David De Gea en redes sociales sino los derechos que el club blanco tendría, desde la firma de dicho documento, sobre las cuentas oficiales del jugador en dichas redes sociales.

De este modo, el jugador se comprometía, en caso de estar involucrado en la creación de cualquier producto o servicio online, electrónico y/o digital (incluyendo blogs, cuentas en redes sociales tales como Facebook, Twitter, Youtube o cualquier otra) relacionado con él mismo y/o con su imagen, otorgar al club madridista derechos como la inclusión de un espacio permanente dentro de dicho perfil en esas redes al Real Madrid, que contará con un enlace permanente y destacado con destino a las páginas oficiales del Real Madrid en esa red social en la que tenga presencia el jugador o a la página web indicada por éste, por el club, en cada momento.

De igual modo, De Gea se comprometía a recomendar a través de esas redes sociales las fotos, vídeos o promociones, incluyendo links a las plataformas del Real Madrid, que la entidad blanca dispusiera o lanzara. Sería el propio club el que indicaría al jugador el contenido de cada comentario o recomendación así como los links y menciones que, en todo caso, debían ser presentados como propios por parte de De Gea.

Y lo que es más importante, el jugador cedía al Real Madrid el 50% de los derechos de explotación comercial de cualquier producto o servicio online, electrónico o digital, entre los que estarían esas cuentas oficiales en las plataformas más conocidas o la creación de blogs, relacionados con su imagen, lo que se podía traducir en una importantísima fuente de ingresos para el club de la mano de esa presencia en redes de su nueva estrella, que sólo con sus cuentas de Facebook y Twitter cuenta con más de 11 millones de seguidores.

La postura del Real Madrid es imponer dichas cláusulas a todas sus nuevas incorporaciones a partir de ahora en lo que será una nueva fuente de ingresos para el club y de la que, a buen seguro, comenzarán a tomar buena nota el resto de entidades deportivas a nivel mundial.




Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top