Cristiano o cómo dañar su propia imagen
  • El portugués ha vuelto a dar una muestra más de lo fácil que es dañar su propia imagen con declaraciones capaces de transmitir valores que no son precisamente los más apreciados por las firmas y marcas comerciales. 

  • Las marcas anhelan una posición más humilde y modesta en Cristiano, el jugador más comercial del mundo, tal y como manifiesta y logra transmitir Messi con sus actuaciones




Es uno de los mejores jugadores del mundo, uno de los más mediáticos y, a nivel comercial, probablemente el más importante en la actualidad dentro del planeta fútbol. Y sin embargo, las marcas han comenzado a recelar de la actitud del jugador en cada encuentro que disputa, bien sea con su club, el Real Madrid, bien sea con su selección, Portugal. Durante este fin de semana, Cristiano Ronaldo ha vuelto a demostrar cómo no hay mayor peligro para la propia imagen que uno mismo.

"Todos a mi nivel"



"Si todos estuvieran a mi nivel, estaríamos primeros". Cristiano Ronaldo dixit. Ocurrió el pasado sábado, nada más concluir el encuentro que disputaron el Real Madrid y el Atlético de Madrid y que acabó con victoria de los visitantes por 0 goles a 1, lo que disparó las críticas de los aficionados blancos presentes en el estadio madridista contra los jugadores y contra el presidente.

Puede que quizás por este motivo (los defensores del portugués se esgriman en este argumento) o puede que por su propio caracter y pesronalidad (los detractores se inclinan más por este otro), lo cierto es que en zona mixta en su comparecencia ante los medios de comunicación, el portugués se despachó a gusto contra sus compañeros, a los que criticó por no estar a su nivel: "Si todos estuvieran a mi nivel, estaríamos primeros", unas palabras que han escocido y mucho dentro del vestuario blanco además de en la planta noble del Real Madrid, donde no ven el momento en el que el jugador luso salga de la entidad madridista.

Cristiano o cómo dañar su propia imagen


Sin embargo, la salida de tono del delantero madridista no ha tenido consecuenicas únicamente en la entidad madridista. El jugador portugués puede que, quizás incluso sin saberlo, haya asestado un golpe casi mortal a su propia imagen de cara a las firmas y marcas interesadas en su patrocinio.


El hecho en sí no pasa desapercibido para los medios de comunicación y redes sociales que rápidamente comienzan a hacerse eco de la polémica. Nuevamente, a esos valores de ambición, capacidad de sacrificio y afán de superación se le une, una vez más, un toque individualista y egocéntrico que comienza a lastrar desde hace tiempo la imagen de marca del jugador de cara a las firmas y compañías interesadas en asociar su imagen a la del portugués.

Ese toque individualista comienza a pasar factura en la imagen del jugador hasta el punto de cada vez son más los aficionados que identifican al crack luso más preocupado por la consecución de objetivos individuales que por los propios del grupo, un enorme lastre como decimos que poco a poco comienza a hacer dudar a las firmas a la hora de unir su imagen a la del jugador y, sobretodo, a la hora de desembolsar sumas millonarias de dinero por vincularse comercialmente con el internacional del Real Madrid.

Cristiano o Mesi



Frente al estilo Cristiano, resalta por encima de todo su gran rival en los terrenos de juego, el internacional argentino Leo Messi, capaz de transmitir unos valores mucho más aprciados por las compañías. Prestigiosas agencias especializadas dentro del sector han tratado de poner en marcha  estudios y análisis para valorar el potencial comercial de las marcas de ambos jugadores. Tal es así, que el resultado es concluyente: aunque la balanza se decante ligeramente del lado del portugués, tanto la marca de uno como de otro ronda una valoración de unos 40 millones de euros, una cifra sencillamente espectacular.

Lo elevado de la cifra responde a un interés de las compañías y marcas comerciales por unir su nombre a dos jugadores que aunan en torno a ellos valores que esas firmas tratan de hacer llegar a sus consumidores finales utilizando la figura de dichos cracks como medio elegido para ello. Aunque como veremos, el resultado es completamente diferente.

Los valores que desprende la imagen de Leo Messi y, por lo tanto su marca, suelen asociarse a la entrega, el trabajo, el apoyo en el colectivo y la solidaridad. Valores que muchos de ellos coinciden con los del portugués, aunque los de éste tienen un aspecto diferente: en el portugués las marcas valoran el afán de superación del luso, su capacidad de trabajo o su enorme ambición por alcanzar objetivos. Tanto en uno como en otro caso, valores igualmente evaluables y cuantificables en diferente rangos para las compañías comerciales según sus propios intereses. Y sin embargo, existe un valor que poco a poco va haciendo estragos en la marca del internacional portugués y que, en el corto/medio plazo puede comenzar a pasarle factura al delantero del Real Madrid.




Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top