Qatar presiona al Barça con la amenaza de Neymar
  • El anuncio de L'Equipe del interés del PSG por hacerse con los servicios del internacional brasileño del FC Barcelona, Neymar Jr., esconde mucho más que el simple deseo deportivo de los responsables del club parisino por tener en sus filas a uno de los mejores jugadores del mundo.

  • La relación QSI, propietaria del PSG, con el FC Barcelona para la renovación de Qatar Airways como sponsor del club, tienen un papel protagonista en la decisión del club galo por hacerse con los servicios del crack brasileño.




Lo anunciaba el prestigioso diario francés L'Equipe la pasada semana: el PSG había dejado de mostrar interés por el internacional portugués del Real Madrid Cristiano Ronaldo para fijar sus objetivos en otro internacional, también jugador de La Liga, pero esta vez brasileño y perteneciente a la plantilla del FC Barcelona: Neymar Jr, en un cambio de decisión que habría estado argumentado supuestamente en decisiones deportivas que habrían hecho ver a los dirigentes del PSG la idoneidad y oportunidad de decidirse por el jugador carioca en lugar del luso. Pero, ¿qué movimientos reales hay detrás de dicha decisión?

Qatar presiona al Barça con la amenaza de Neymar



Para entender este repentino interés del PSG por Neymar Jr. debemos analizar mucho más detenidamente todas las variables que existen en esta complicada trama que tiene como protagonista indirecto al FC Barcelona y su relación con Qatar Sports Investments, casualmente propietaria del PSG y de Qatar Airways, la firma que sponsoriza comercialmente la camiseta del cuadro azulgrana.

Los acontecimientos se precipitaron el pasado miércoles, antes del partido de vuelta de la Copa del Rey que disputó el cuadro azulgrana ante el Espanyol. Josep María Bartomeu informó convenientemente a los miembros de su junta directiva de la más que probable realidad de verses obligados a buscar alternativas a Qatar Airways como socio comercial de la camiseta del club ante el bloqueo que existían en las negociaciones con los responsables de QSI que se negaban a dar su brazo a torcer en las peticiones exigidas desde el club, unas exigencias que tuvieron como respuesta el presunto interés del PSG, recordemos, dominado por la propia QSI, por el brasileño Neymar apenas un par de días después.

Antecedentes


Muy probablemente la situación que ahora vive el FC Barcelona con el asunto del patrocinador comercial de su camiseta haya sido generada por la propia entidad, que ha pasado de tener cerrado el acuerdo antes de la celebración de las últimas elecciones presidenciales del club a verse envuelta en una complicada situación que amenaza con el futuro deportivo de sus estrellas fuera de la entidad.

Recordemos que en plena campaña electoral, justo un día antes de disolver a la por entonces junta directiva del club, el presidente de la entidad compareció ante los medios para anunciar el acuerdo alcanzado con Qatar Airways para prolongar su relación con el FC Barcelona a cambio de 60 millones de euros anuales, casi el doble de lo que recibe en la actualidad, un acuerdo no obstante que el presidente saliente ponía a disposición de la nueva junta directiva resultante de los comicios para que ésta valorara la idoneidad de seguir adelante con la firma del mismo o no.

Sin embargo, tras ganar las elecciones, todo cambió. En la siguiente reunión con los representantes de QSI, el FC Barcelona se descolgó pidiendo más dinero que vendría a sumarse a la concesión ya obtenida de los dirigentes árabes en plena campaña electoral de ceder la camiseta de entrenamiento a una nueva firma comercial ante las reticencias que gran parte de la afición azulgrana mostraba a la posibilidad de seguir viendo a Qatar en el frontal de la elástica de la entidad.

El cambio de parecer y de condiciones no gustó en Qatar, que dieron por rotas las negociaciones ante la presunta indiferencia del club, que defendía tener más firmas interesadas en hacerse con el patrocinio de su camiseta.

La presión, para el Barça


Sin embargo, esas supuestas firmas se redujeron al interés mostrado por Rakuten, el Amazon asiático, que accedía a las condiciones exigidas por el club a cambio de la cesión de la comercialización online del merchandising de la entidad, algo que ahora mismo está en poder de Nike y que desató el malestar en la firma norteamericana, también inmersa en el proceso de renovación con el club.

Con el triplete bajo el brazo, los dirigentes azulgranas retomaron las conversaciones con Qatar justo en fechas navideñas más cuando todo hacía presumir un acercamiento de las partes, los representantes del club se descolgaron con una nueva cantidad muy cercana a los 100 millones de euros. Qatar, conocedora de los problemas del Barça para cumplir las normas del juego limpio financiero de UEFA y la necesidad de ésta de hallar, a la mayor brevedad, un patrocinador comercial para su camiseta, no sólo dijo no sino que, además, ha contraatacado anunciando el interés del PSG por Neymar Jr, la gran esperanza azulgrana para sustituir a Messi.

Partida de poker


La situación se ha convertido en una particular partida de poker en la que ambas partes tratan de averiguar quién va de farol y quién no. Y todo apunta a que la mano ganadora la tiene QSI. ¿Tiene el PSG capacidad económica para fichar a Neymar y pagar su cláusula de 190 millones de euros en una operación que, ficha incluída, se iría a más de 300 millones de euros? Sí. Para eso y mucho más.

¿Tiene el FC Barcelona alternativas lo suficientemente solventes y rentables a QSI? La realidad, o al menos eso parece, es que no. Marcas interesadas en estar en el frontal de la camiseta, muchas, pero que estén dispuestas a abonar lo que daría Qatar Airways a través de QSI y, además, hacer las concesiones que ésta adoptaría con la entidad azulgrana (como renunciar a la camiseta de entrenamiento), no parece que haya tantas. La prueba es que, en caso contrario, ya estaría el contrato más que firmado.

Y Neymar, ¿estaría dispuesto a abandonar el FC Barcelona? La ambigüedad mostrada por el jugador en sus declaraciones cuando ha sido preguntado al respecto, una postura inteligente para incrementar su caché (el dejarse querer) para dicha renovación, así lo parece. Pero no con destino al PSG en una liga de mucho menor prestigio que la española sino quizás para coger el puente aéreo con destino Madrid.

Florentino Pérez le ha prometido, acuciado ante la afición por una notable pérdida de imagen y dispuesto a recuperar la reputación de dicha imagen a base de talonario, no dudaría en poner encima de la mesa los 190 millones de su cláusula. Además, ya le ha hecho llegar al entorno del  jugador su oferta: una ficha cercana a lo que cobra actualmente Cristiano Ronaldo del club (más de 20 millones de euros limpios) además de un proyecto deportivo en el que sería la figura protagonista. A cambio, pide la cesión del 50% de los derechos de imagen del brasileño, una cuestión para nada baladí habida cuenta que el brasileño, de tan sólo 23 años, ingresó por su imagen la temporada pasada una cifra cercana a los 20 millones de euros.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top