Nike imita a adidas minimizando el Balón de Oro
  • La marca norteamericana, con dos candidatos al Balón de Oro en la gran final, trató de minimizar al máximo el triunfo de Messi y de adidas sin apenas referirse al evento antes, durante y, sobretodo, posteriormente a la elección del argentino como Mejor Jugador del Mundo del año 2015




¿Qué ha cambiado de un año a otro en la última gala del Balón de Oro? Dos aspectos fundamentales: el primero, el nombre del ganador, algo más que evidente: el internacional argentino coge el testigo de un Cristiano Ronaldo que había vencido en las dos últimas ediciones. Y segundo, el acompañante de una dupla, Cristiano-Messi, que pasará a la historia del fútbol como la que dominó durante años el panorama futbolístico mundial: así, alemán Neuer dejaba su sitio en el podium al brasileño Neymar. Lo que no ha cambiado para nada es la estrategia a seguir por la marca que finalmente no obtiene el premio, una estrategia que pasa por una minimización casi al extremo del mismo para evitar convertirse en altavoz indirecto del triunfo de su rival.

2015: adidas esconde el Balón de Oro



Hace ahora justo un año se decidía en Zurich quién iba a ser elegido nuevo Balón de Oro que coronaría al vencedor como Mejor Jugador del Mundo del año 2014. Sobre el papel, tres candidatos: los dos omnipresentes en las últimas ediciones, Cristiano Ronaldo y Leo Messi, al que acompañaba en esta ocasión un tercero: Manuel Neuer.

Tres aspirantes que representaban la guerra de marcas total que se vivía (y vive) en torno al Balón de Oro. La edición del año pasado era una edición plenamente concebida para el triunfo de adidas, una firma que no sólo patrocinaba a la FIFA, organizadora del evento, sino que también tenía en dos de los tres candidatos a embajadores suyos: Manuel Neuer y Leo Messi. Todo estaba exquisitamente preparado para que la marca hubiera sacado un importante rédito en términos de exposición a la gala, pero faltaba un único detalle: todas las quinielas daban ganador a Cristiano Ronaldo, embajador de Nike, tal y como finalmente ocurrió.

Desde ese preciso momento, desde el instante en el que se proclamó vencedor el representante de Nike, la gala del Balón de Oro acabó para adidas. La marca no se hizo eco ni de la misma ni del triunfador (evidentemente) ni lo que es más llamativo, de los dos embajadores que tenía en la gran final y sobre los que podía haber argumentado una importante estrategia de marketing incluso aún en la derrota.

Sin embargo, la estrategia de adidas era otra;: si no se habla del evento, no existe el evento. Y la marca trató de minimizar el triunfo de Nike a costa de sacrificar su posible estrategia con esos dos embajadores. Y todo con el fin de que la mediaticidad y repercusión de la cita fuera tan escasa que se minimizara casi al mínimo la victoria de una Nike que por otro lado, y por las normas de FIFA, se veía casi atada de pies y manos a la hora de argumentar su estrategia al no poder hacer referencia ni utilizar logos y emblemas del Balón de Oro por cuestiones comerciales.

2016: Nike imita a adidas minimizando el Balón de Oro


Hace apenas unas horas concluyó la gala del Balón de Oro en su edición de 2016, la que elige y nombra al Mejor Jugador del año 2015. En esta ocasión había un ligero matiz con respecto al año anterior mirado el evento desde el punto de vista de las marcas comerciales: esta vez era Nike la que tenía dos representantes en la final por uno de adidas, aunque, como ocurrió en la última edición, precisamente era el representante de la firma en inferioridad el que tenía todas las papeletas para llevarse el gato al agua, tal y como así ocurrió. Messi fue elegido como Balón de Oro y toda la maquinaria de adidas se puso en marcha, esta vez sí, para promocionar y divulgar a los cuatro vientos la victoria de su embajador con las redes sociales como grandes aliadas. Pero, ¿y Nike?

La estrategia de Nike fue un calco de la de adidas la temporada pasada si acaso con la excusa de que Nike no puede poner encima de la mesa toda su artillería por esas limitaciones que pone FIFA a sus non sponsors. Sin embargo, ello no es argumento suficientemente sólido como para que ni tan siquiera haya lanzado un mensaje de ánimo a sus dos representantes en la final, presente y futuro de la marca, Cristiano Ronaldo y Neymar. Es más, en el trofeo femenino, que fue a parar a manos de Carol Lloyd, otra embajadora de Nike, si acaso una pequeña y escueta felicitación a través de su cuenta en Twitter.

Es más que evidente que Nike decidió seguir los pasos marcados por adidas apenas un año antes: si no se habla de ello, no existe. Una táctica que a adidas no le dio muy buenos resultados el año pasado ni a Nike en este, dada la cada vez mayor notoriedad y repercusión que este premio está adquiriendo en los medios año tras año.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top