Murray se une a Djokovic en sus criticas a William Hill

  • El británico Andy Murray se une a la corriente crítica encabezada por Novak Djokovic que pone en duda la conveniencia e idoneidad de permitir la llegada de patrocinadores al mundo del tenis procedentes del sector de las apuestas, una figura que se traduce en muchos millones de euros a través de la sponrización de los torneos




El mundo del tenis parece haberse dividido en dos importantes frentes después de las acusaciones vertidas por la BBC británica, justo antes del inicio del primer Grand Slam de la temporada, acerca de la supuesta trama de corrupción y sobornos que afecta a importantes jugadores de talla mundial del circuito que habrían participado, presuntamente, en apuestas ilegales con sus derrotas en determinados encuentros. Así, si la posición oficial de la mayoría de jugadores y de las organizaciones que rigen el futuro de este deporte en general es la de exigir una rectificación a la cadena o, en su caso, la presentación de pruebas que confirmen dichas acusaciones, además de defender a capa y espada la presencia de firmas de apuestas deportivas en el catálogo de patrocinadores del tenis y tenistas, existe una cada vez más importante división integrada por estrellas de este deporte que critícan duramente la relación que en la actualidad tiene el tenis con estas casas de apuestas. El último en unirse a esta opción, el británico Andy Murray.

Djokovic abrió el camino



Informábamos de ello en nuestra edición de hace un par de días. Frente a la postura oficial de la mayor parte de jugadores del torneo a los que se preguntó en la rueda de prensa oficial de presentación del primer Grand Slam de la temporada, el Abierto de Australia, cuál era su posición respecto a las acusaciones vertidas por la BBC, una postura oficial que instaba a la cadena británica a presentar una disculpa sino era capaz de sacar a la luz pruebas de dichas acusaciones, el actual número 1 del mundo, Novak Djokovic, se encargó de reconocer la existencia de dicha trama argumentando que a él mismo le fue ofrecido participar en una de ellas en Rusia en la que le llegaron a ofrecer hasta 250.000 dólares por su derrota.

Pero Djokovic fue mucho más allá: el tenista serbio, desde la fortaleza que da ser el número 1 actual del tenis mundial, no dudó en poner el acento a la cuestión en tratar de entender si, de verdad se pretendía poner fin a esta supuesta trama de corrupción existente, como, por otro lado, la Federación Internacional de Tenis, la ATP y la organización de los diferentes torneos que componen el circuito no ponían límites a la llegada de patrocinadores procedentes del sector de las casas de apuestas al tenis, en clara referencia a la presencia de uno de los nuevos y más importantes sponsors oficiales del Abierto de Australia, William Hill.

Murray se une a Djokovic en sus criticas a William Hill



Djokovic, con su pregunta sin respuesta, trasladó la presión del asunto a la hipocresía existente dentro del tenis en todo este dilema, capaz de rasgarse las vestiduras por las acusaciones realizadas  por la BBC y luego, por otro lado, permitir que se abra las puertas a una posible vía de entrada para ello con el patrocinio de casas de apuestas dentro del torneo.

La senda abierta por Djokovic ha calado hondo en algunos jugadores y otras importantes estrellas del circuito han comenzado a censurar la presencia de estas casas, en especial y por ser el primer gran torneo de la temporada, de William Hill, en el Open de Australia. Así, el siguiente en censurar esta doble moral ha sido el británico Andy Murray, que ha criticado duramente que las autoridades del tenis estén intentado erradicar el amaño de partidos por las mafias internacionales a través de casas de apuestas oficiales pero que no pongan trabas a la llegada de esas mismas casas de apuestas, las más importantes del circuito, a la publicidad de los grandes torneos, como ocurre ahora con el Abierto de Australia.

El británico afirmó que se estaban enviando mensajes contradictorios desde el mundo del tenis al permitir que empresas de apuestas deportivas se convirtieran en patrocinadores oficiales del Open de Australia de Australia de este año si, por otro lado, se estaba defendiendo las medidas puestas en marcha desde el tenis para evitar el amaño de partidos.

Ante este cada vez mayor posicionamiento de las grandes estrellas de este deporte (Federer también dejó insinuar su extrañeza por la llegada de casas de apuestas al patrocinio del tenis), el presidente de la ATP, Chris Kermode, defendió que no se deben confundir pasatiempos legales en tramas de corrupción completamente ilegales basadas en el amaño de partidos: "La distinción que todo el mundo debe hacer y que debe tener muy clara es que, por sí mismo, apostar no es un pasatiempo ilegal y que mucha gente apuesta en el mundo del deporte. Otra cosa es el tema que nos ocupa que es la supuesta trama de corrupción que pudiera existir en torno a él", señaló en una conferencia de prensa dada hace unas horas para rechazar las acusaciones de las que habla la cadena británica BBC.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top