Las prisas de Florentino por presentar a Zidane
  • Una claúsula en el contrato con Rafa Benítez obligaba al Real Madrid a pagarle los tres años de vinculación que tenía con el club madridista si el técnico era cesado después del 15 de enero de este año




El empate a dos goles cosechado por el Real Madrid en la última jornada liguera y, sobretodo, el juego mostrado por el equipo blanco para hacerse con este resultado, muy alejado de lo que los aficionados madridistas esperan obtener de un club de la talla mundial como el conjunto blanco, parecieron dejar sentenciado el futuro del hasta el pasado lunes entrenador del club merengue, Rafa Benítez, como máximo responsable de los designios deportivos de la institución. Sin embargo, poco a poco se van conociendo detalles que hacen pensar que todo estaba previamente planificado y orquestado para que ello sucediera a la mayor brevedad posible.

Un destino que pudo ser otro



Muy probablemente, de haber logrado un resultado mucho más positivo y, por otro lado, de haber mediado un juego mucho más vistoso y dominante por parte de conjunto dirigido por Rafa Benítez en su visita a Mestalla del pasado domingo en el encuentro que le enfrentó al Valencia y que concluyó con empate a dos goles en el marcador, el ya cesado técnico madridista habría metido en un verdadero apuro al presidente de la entidad en cuanto a su futuro se refiere.

Sin embargo, no fue tal y los hechos discurrieron tal y como se han contado a través de los medios de comunicación y tal y como los aficionados de medio mundo pudieron ver a lo largo de la retransmisión por televisión:  el Madrid desplegó un fútbol feo aunque sumamente práctico que no fue del gusto de los aficionados y que acabó por precipitar los acontecimientos.

Las prisas de Florentino por presentar a Zidane


En otras circunstancias, un resultado como un 2-2 en un siempre difícil campo como Mestalla ante un no menos complicado equipo como el Valencia se habría dado por más que meritorio. Pero las circunstancias que rodeaban al  encuentro no lo hicieron así. En primer lugar, porque el Valencia no llegaba precisamente en las mejores condiciones al partido y, sin embargo, dominó gran parte del mismo.

En segundo lugar, porque el juego desplegado por el Madrid provocó, en muchos casos, el hastío entre los aficionados que comenzaban a dudar de que ese fuera el estilo que debía presentar el club en los terrenos de juego. Y en tercer lugar, porque el Madrid dejó escapar dos puntos más en su lucha por perseguir al FC Barcelona, líder de la competición, que empató en su visita al RCD Espanyol.

Todo ello propició el caldo de cultivo necesario para que Florentino y su junta directiva se apresurara, al día siguiente, a presentar a Zinedine Zidane como máximo responsable de la parcela técnica del conjunto blanco y a anunciar el cese de Rafa Benítez como entrenador madridista. Pero aparte de todos esos factores, había quizás uno de mayor peso específico que hizo que los acontecimientos se precipitaran tal y como ocurrieron.

Una de las cláusulas del contrato que ligaba al Real Madrid con Rafa Benítez disponía que, en el caso de que el técnico blanco llegara al 15 de enero de este año como máximo responsable de la parcela técnica, el club, en un hipotético despido posterior, debería abonarle los tres años de contrato restantes de manera íntegra. Si por el contrario dicha destitución llegaba antes del 15 de enero, el Real Madrid tan sólo se vería obligado a abonarle un año de contrato.

Los acontecimientos quisieron que Florentino Pérez tuviera las escusas perfectas para poder finiquitar el acuerdo con Benítez antes de ese 15 de enero. Pero, con un escenario tan sumamente enrarecido como el que había en torno al entrenador madrileño, ¿qué habría sucedido si el Real Madrid hubiera presentado un fútbol más dominador y vistoso en Mestalla y hubiera cosechado un triunfo irrefutable?


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top