El guiño de Florentino a adidas en la presentación de Zidane que inquieta a Nike
  • "La palabra imposible para Zidane no existe" es un claro guiño a la multinacional alemana adidas con su mítico emblema "Impossible is Nothing"

  • adidas es patrocinador personal del nuevo entrenador madridista y uno de los principales sponsors del Real Madrid

  • En Nike temen que ese guiño sea la confirmación extraoficial de que tanto club como marca tienen todo ya cerrado para su renovación




“Zidane, has sabido estar al frente de los desafíos. Este es tu club y este es tu estadio, tienes capacidad para encandilar al madridismo. Eres el entrenador del Real Madrid y como presidente es un orgullo tenerte a mi lado. La palabra imposible para Zidane no existe”. Son palabras que pronunció el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, el día de la presentación oficial del francés como nuevo entrenador madridista, unas palabras que, además de dar la bienvenida al técnico galo, mandaban un mensaje envenenado a Nike que los norteamericanos han recibido con preocupación.

Citius, altius, fortius



Aquellos que aún vean el mundo del deporte desde su lado más romántico, como la representación pragmática de la locución latina Citius, altius, fortius (Más rápido, más alto, más fuerte), que fue utilizada como lema en los Juegos Olímpicos de Munich en el año 1972 y que fue pronunciada por el barón Pierre de Coubertin en la inauguración de los primeros Juegos de la Edad Moderna en el año 1896 en Atenas, se equivocan de pleno.

El mundo del deporte en la actualidad se ha convertido en la excusa perfecta de un no menos perfecto conglomerado de intereses y negocios que utilizan al mismo como medio vehicular para conseguir sus fines. Ello motiva que cualquier circunstancia, hecho o, como es en este caso, frase que en dicho entorno pueda ser pronunciada, como es el caso, no esté libre de ser susceptible de un somero análisis que nos dejará ver la estrecha vinculación que existe entre el mundo del deporte y el de los negocios que ampara tras de sí.

Cuando en la tarde del pasado lunes el máximo dignatario de una entidad como el Real Madrid, Florentino Pérez, empresario de éxito que llegó al club blanco hace más de una década para tratar de adaptar las técnicas empresariales al mundo del deporte en una de las mayores instituciones deportivas del mundo, pronunció "La palabra imposible para Zidane no existe", rápidamente se encendieron todas las luces de alarma en Nike.

Del "Imposible no existe" de Florentino al "Impossible is Nothing" de adidas



Aunque a muchos le pudo pasar desapercibida o incluso por alto las fuertes vinculaciones que tras la misma se escondían, nada de casual había en las mismas. Y mucho menos si tenemos en cuenta una serie de relaciones que se antojan clave en todo este entramado.

Los más observadores dentro del sector se habrán ya percatado a estas alturas del enorme paralelismo existente entre esa frase y el Impossible is Nothing, lema estrella de la multinacional alemana adidas, casualmente principal patrocinador personal del francés Zinedine Zidane, al que tiene como uno de sus máximos embajadores y cuya figura realzará a partir de ahora mucho más, y uno de los más importantes apoyos del Real Madrid, club en el que ejerce la labor de sponsor técnico de la entidad.

El guiño que en un acto tan sumamente emblemático como fue el cese de Rafa Benítez como entrenador blanco pero sobretodo el nombramiento de Zidane como responsable de la parcela deportiva a partir de entonces y la importancia que la propia adidas ha dado al hecho (apenas unos minutos después ya estaba felicitando a través de sus redes sociales al nuevo entrenador madridista) han provocado que en Nike comiencen a temer por la viabilidad de su estrategia para alcanzar el Real Madrid.

El guiño de Florentino a adidas en la presentación de Zidane que inquieta a Nike


Cuando Nike rehusó, hace ahora algo más de un año, a seguir equipando al Manchester United tras haberle puesto encima de la mesa una oferta de más de 70 millones de euros anuales y cuando todo el mundo daba por hecho el acuerdo, dejando el camino libre para que fuera adidas la que, a cambio de 94,5 millones de euros anuales, vista durante los próximos diez años a los diablos rojos, nadie comprendió la situación.

Sin embargo, todo parecía ser fruto de una estrategia más que calibrada que tenía como fin último conquistar a los dos clubes de fútbol más grandes del mundo: el FC Barcelona y el Real Madrid. Con el Barcelona ya siendo vestido por Nike (la renovación con los norteamericanos es prácticamente un hecho), los esfuerzos de Nike se orientaban a conseguir el beneplácito de Florentino para equipar al club blanco. Para ello, en Nike confiaban que el megacontrato firmado con el United supusiese motivo de queja para otros grandes clubes equipados por adidas y, por ende, una vía de entrada para Nike.

Así al menos ocurrió con el Bayern de Munich, que nada más conocer el contrato con el United reclamó un trato igual para ellos, algo que adidas se "vio obligada a hacer" en tanto en cuanto dueña (aunque minoritaria) del club alemán. Otros casi 80 millones de euros anuales de adidas para el Bayern durante los próximos años iban hipotecando la capacidad de actuación de los alemanes en negociaciones futuras a la vez que daban solidez poco a poco al maquiavélico plan de Nike. El siguiente debía ser el Real Madrid... ¿pero...?

En todo este proceso nunca se alzó una voz discordante desde el club blanco hacia la marca que lo vestía reclamando un trato semejante al del United, sobretodo cuando el Real Madrid venía de ganar la última Champions cuando se conoció el acuerdo adidas-United y los británicos no se clasificaron ni tan siquiera para la Europa League ese año. Y sin embargo el Madrid nunca dijo nada, algo que llevó la sospecha y la inquietud a Nike, una sospecha e inquietud que se han confirmado y hasta agigantado con el guiño del presidente a adidas en la última rueda de prensa.

En Nike temen que ese silencio y esos guiños de Florentino a adidas sean fruto de un pacto más que cerrado para la renovación entre ambas entidades, una renovación que Florentino se guarda como baza principal y golpe de efecto para cuando las cosas vayan mal (peores podríamos decir) en el club madridista. Y con ello se pondría punto y final de golpe a toda la estrategia que Nike habría estado argumentando en los últimos meses para llegar al club blanco.

El pasado lunes muchos se preguntaban cuánto habría costado ese guiño del presidente, ante medios de comunicación de todo el mundo, hacia adidas. Muy probablemente, un acuerdo de renovación con los alemanes de una cifra muy cercana a los 100 millones de euros.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top