El "efecto Zidane" recrudece la batalla entre Nike y adidas por Guardiola
  • La llegada de Zidane al banquillo del Real Madrid ha recuperado el interés de las grandes firmas de ropa deportiva por el mundo de la representación de los entrenadores.

  • El francés ha provocado que toda la maquinaria de la marca alemana adidas se ponga en marcha para explotar comercialmente su imagen desde uno de los banquillos más mediáticos del mundo.

  • Nike pretende contrarrestar dicho efecto recuperando a Guardiola, algo que sólo albergaría visos de convertirse en realidad si el técnico catalán recala en el banquillo del Manchester City




Tan sólo ha bastado un encuentro para que el efecto ilusionante y de optimismo que ya provocó su presentación como nuevo entrenador del Real Madrid se haya multiplicado de manera exponencial. Un efecto que han sabido aprovechar desde el punto de vista comercial y del marketing el propio Real Madrid y la multinacional alemana adidas, que en un movimiento muy inteligente volvieron a poner en el mercado la camiseta con el mítico número 5 que el jugador vistió en su etapa madridista y el nombre de Zidane. Y es precisamente este contagioso efecto, que ha devuelto el interés y el protagonismo a la marca adidas por el banquillo más mediático del mundo, el que ha desencadenado la última gran batalla por un objetivo común entre las dos firmas de ropa deportiva más importantes del planeta: la que libran adidas y Nike por mantener la una y recuperar la otra los servicios de Pep Guardiola como embajador.

Guardiola, objetivo número 1



La llegada de Zinedine Zidane al banquillo madridista ha precipitado y de que manera los acontecimientos dentro del mundo de la sponsorización y patrocinio en cuanto a entrenadores se refiere, una figura que hasta ahora estaba limitada a los dos grandes embajadores que durante años libraron una importante batalla no sólo como referentes en los banquillos del Real Madrid y FC Barcelona, Jose Mourinho y Pep Guardiola, sino además como representantes de las dos firmas de ropa deportiva más importantes del mundo: adidas y Nike respectivamente.

Sin embargo, la salida de ambos de dos de las entidades deportivas más prestigiosas y mediáticas del planeta provocó que el interés en la batalla por este sector, el de la representación a nivel de embajadores, decayera paulatinamente hasta el punto de ver cómo Nike "apenas" oponía resistencia al fichaje de Pep Guardiola por su gran rival adidas coincidiendo con su desembarco como nuevo entrenador del Bayern.

Así se ha mantenido esta situación durante algunos años, con los otroras enfrentados, Mourinho y Guardiola, bajo el paraguas de la misma marca, adidas, y con una Nike apenas sin representación realmente importante dentro de este tipo de patrocinios con la impresión de no querer entrar en batallas con su rival bajo esta figura.Una situación que se ha mantenido justo hasta ahora, donde los movimientos en los banquillos de los grandes clubes europeos pero sobretodo, la llegada de Zidane al Real Madrid, ha precipitado los acontecimientos y ha levantado nuevamente el interés tanto de adidas como de Nike por un objetivo claro: Pep Guardiola.

El "efecto Zidane" recrudece la batalla entre Nike y adidas por Guardiola



Con Zidane en el banquillo madridista, adidas ha recuperado de un sólo movimiento el protagonismo y el interés dentro de este tipo de acuerdos, hasta el punto de haber motivado la actuación de una Nike que no desea ver cómo la marca alemana acapara todo el foco de atención en medios y redes sociales cada jornada en este campo con el trío formado por Zidane, Mourinho y Guardiola.

Con los dos primeros como embajadores indiscutibles de adidas y con destinos más que claros (al menos en el caso de Zidane aunque todos los datos apuntan a que Mourinho acabará en el PSG francés, un mercado de alto interés para adidas a pesar de ser un club Nike, sobretodo en este año de la Euro, que se celebrará precisamente en Francia), todos los esfuerzos de Nike por recuperar protagonismo en esta parcela pasan por el que fuera durante tantos años una de sus referencias, primero como jugador y después como entrenador: Pep Guardiola.

Guardiola al City "sí o sí"



Con el anuncio de la marcha del catalán como entrenador del Bayern a final de temporada, todo apuntaba a que su futuro estaba más que cerrado con el Manchester City, un club equipado por Nike aunque ello no generó realmente interés para la firma del swoosh por tratar de recuperar a uno de sus embajadores aprovechando su estancia en un club equipado por ella. ¿Qué es lo que ha precipitado entonces dicho interés? Dos movimientos claves: el primero, la ya citada llegada de Zidane al Real Madrid. El segundo: el hueco que dejará Louis Van Gaal en el banquillo del United, otro club adidas, que ha paralizado el anuncio de la llegada de Guardiola al City ante el interés de los Diablos Rojos por hacerse con el entrenador catalán y del propio técnico por recalar en el banquillo del United.

Si ya la presencia de Zidane en el banquillo madridista como embajador de adidas era un elemento altamente preocupante para Nike, la llegada de Guardiola al United bajo el cobijo de adidas supondría un golpe de efecto sin posibilidad de réplica actualmente de los alemanes contra Nike, algo que la firma quiere evitar a toda costa. Y ello sólo sería posible con el desembarco del ex del Barça en el banquillo del Manchester City.

En Nike son conscientes de que la única posibilidad ahora mismo de recuperar a Guardiola como baza para poder contrarrestar el "efecto Zidane" de adidas en el Real Madrid es con el técnico catalán en las filas del City, un club Nike que facilitaría los acercamientos nuevamente entre la marca norteamericana y los representantes del entrenador tal y como ocurrió con adidas hace ahora casi tres años con la llegada de Guardiola al Bayern. Cualquier otra combinación supondría un verdadero golpe de efecto de la marca alemana sobre su rival: un trío Zidane, Mourinho y Guardiola como jefes de fila de tres de los banquillos más mediáticos del planeta como son Real Madrid, PSG y Manchester United, y todos como embajadores de adidas, supondría dejar todo el protagonismo dentro del apartado de la representación (escasa aún por otra parte) en el mundo de los entrenadores a adidas, algo que Nike quiere evitar a toda costa, un objetivo que sólo logrará con Guardiola en el City.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top