adidas pone a James Rodríguez en cuarentena
  • En la marca alemana preocupa, y mucho, la evolución de la carrera del jugador colombiano dentro del Real Madrid

  • Sus problemas físicos y sus supuestas salidas nocturnas han obligado a la compañía a adoptar con el jugador una suerte de cuarentena comercial con el fin de no amortizar su potencial comercial y evitar distanciarse con ello del destino que le tenía reservado la firma dentro del conjunto blanco




Estaba llamado a ser una de las grandes referencias a nivel deportivo del nuevo Real Madrid que Florentino Pérez comenzó a concebir nada más concluir el Mundial de Brasil 2014, un papel que la multinacional alemana adidas quería aprovechar para extender la importancia de la misma al terreno más comercial de la faceta del jugador y aprovechar su relevancia dentro del equipo para convertir al jugador en la alternativa alemana a Nike y Cristiano Ronaldo. Apenas un año y medio después, y tras varios problemas musculares (y también extradeportivos) que han acabado pasando factura a su rendimiento dentro del terreno de juego hasta el punto de verse relegado a una segunda línea de actuación dentro del club, la firma germana ha decidido tomar cartas en el asunto y poner en cuarentena al que iba a ser su gran buque insignia dentro de la entidad madridista: el colombiano James Rodríguez.

El James de las camisetas



Su llegada al club blanco fue una auténtica revolucón y no sólo a nivel deportivo. Su incorporación al Real Madrid se convirtió en todo un fenómeno mediático que llevó a muchas "presuntas consultoras especializadas en marketing deportivo" a lanzar cifras astronómicas de ventas de camisetas en apenas 48 horas, cifras que rondaban el millón de elásticas vendidas y de las que la propia adidas se alejó oficialmente afirmando que, a pesar de que el ritmo de ventas era envidiable, la realidad era que jamás se llegaron a esos niveles.

Sin embargo, todo ello sirvió para que la firma alemana considerara al jugador como el embajador ideal dentro del club blanco para hacerles sombra a una dupla que se había mostrado incontestable como verdadera referencia comercial dentro del Real Madrid, recordemos una vez más, una entidad vestida por la propia adidas: la que conformaban Nike y Cristiano Ronaldo.

Con un potencial deportivo y comercial incuestionable en aquellos momentos, en adidas veían a James Rodríguez como la nueva punta de lanza de la entidad a poco que rendimiento y resultados, a nivel deportivo, acompañaran. La marca había encontrado por fín el antídoto con el que contraatacar a Nike dentro del propio Real Madrid.

adidas pone a James Rodríguez en cuarentena



Toda esta estrategia partía de una premisa: la relación rendimiento deportivo-explotación comercial. Cualquier atisbo de disociación entre ambas variables que pudiera advertirse o presentarse en el futuro en dicha relación podía echar por tierra los planes de la marca germana para/con el jugador dentro del Real Madrid.

La primera temporada de James con Ancelotti en el banquillo discurrió por los parámetros previstos. El jugador exhibía su rendimiento sobre el terreno de juego, lo que daba motivos y alientos a la marca para convertirlo en eje angular de sus estrategias (fue uno de sus principales "odiados" en la conocida campaña de la firma alemana). Pero todo cambió a raíz de la destitución de Ancelotti.

Una inoportuna lesión deportiva que le impidió desempeñar sus servicios sobre el terreno de juego unido a la llegada de un nuevo entrenador, Rafa Benítez, con el que nunca hubo sintonía, llevaron a James Rodríguez a poco menos que el ostracismo dentro de la entidad. Sus problemas físicos unidos a una cada vez más conocida (y poco recomendable) vida nocturna del jugador colombiano en Madrid confirmaron, aún con la llegada de Zidane al banquillo tras el cese de Benítez, los problemas del cafetero para recuperar su mejor versión dentro de la plantilla blanca.

Todo ello ha llevado a adidas a actuar. En la marca temen que todos esos ingredientes, unidos a una sobreexposición comercial del jugador vaya en detrimento del rendimiento que del mismo, siempre desde ese punto de vista comercial, se pudiera obtener y, con ello, echar por tierra los planes de la compañía para el colombiano dentro del Real Madrid.

En adidas, al igual que en el club, no gusta nada que el que estaba llamado a ser una de las referencias del madridismo está asociado a valores poco recomendables a nivel institucional y comercial como con los que se transmiten con esa supuesta "vida nocturna" por las calles de Madrid. Por de pronto, una de las primeras actuaciones, ha sido la de ir relegando, poco a poco, a James de la primera plana de las estrategias de adidas a la espera de que recupere su mejor versión dentro de la entidad, lo que dará pie a argumentar nuevas campañas en torno al mismo para lograr llegar al destino para el que fue fichado: ser el antídoto a Nike dentro del Real Madrid.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top