Nike ya ha ganado en el próximo Balón de Oro
  • La marca norteamericana logra "colocar" a sus dos principales representantes dentro del planeta fútbol en la gran final por el mediático trofeo que entregará la FIFA el próximo 11 de enero




La FIFA ha dado a conocer, hace tan sólo unas horas, los nombres de los tres finalistas del próximo Balón de Oro que se entregará el próximo 11 de enero en Zurich en una gala que se ha convertido en uno de los eventos más mediáticos dentro del mundo del fútbol para alegría de las marcas y firmas comerciales asociadas a los jugadores que optan al galardón. Y, año tras año, ese interés comercial ha quedado reservado para dibujar un nuevo duelo entre dos de las compañías de ropa deportiva más importantes del mundo: la multinacional alemana adidas y la firma norteamericana Nike, que ha copado con sus embajadores el trío de candidatos en los últimos años en dicho evento. Y aunque existan indicios más que fiables que dan a Messi, y por lo tanto, a adidas, como vencedores de la edición del Balón de Oro de este año, Nike ya ha ganado el próximo Balón de Oro.

El escenario que no quería Nike



A media tarde de ayer en Europa la FIFA dio a conocer el nombre de los tres futbolistas que optarán a una nueva edición del cada vez más comercial Balón de Oro, un trofeo que reconoce al Mejor Jugador del Mundo del año anterior al que se da pero que ha quedado convertido en un instrumento más para las marcas para la explotación comercial de la imagen del vencedor, a su vez, representados.

Messi y Cristiano Ronaldo son, por descontado, dos de los grandes candidatos a la disputa del trofeo. Sin embargo, conocida la segura presencia de las dos estrellas que llevan copando el protagonismo del mismo en los últimos años, el interés en el anuncio de la FIFA se centraba en conocer el nombre del tercer futbolista que acompañaría a los dos cracks anteriores.

Sobre la mesa, dos candidatos tenían todas las papeletas para ser ese tercer candidato, y ambos del mismo club: el internacional uruguayo Luis Suárez, y el internacional brasileño Neymar Jr. Dos estrellas del FC Barcelona de cuya elección estaban muy presentes adidas, pero sobretodo, Nike.

La marca norteamericana no quería un escenario similar al planteado el año pasado por FIFA, un escenario que, a pesar de ser copado mediáticamente por Cristiano Ronaldo, elegido vencedor, estuvo protagonizado por todo momento por la multinacional alemana (recordémoslo una vez más, sponsor de FIFA y uno de los grandes auspiciadores del galardón), con Messi y Neuer, dos embajadores de la firma germana, escoltando al portugués.

La elección de Suárez habría supuesto dibujar un escenario completamente idéntico al del año pasado y con un serio agravante: si en la última edición Nike tenía el consuelo de que todas las encuestas daban como vencedor a su representante, en la presente la figura de Cristiano Ronaldo entrará en dura pugna por conquistar... el segundo puesto a el otro candidato. Este hecho habría configurado una gala plena totalmente para los intereses de la marca alemana adidas, que ya parte con cierta ventaja en su calidad de patrocinadora de FIFA y del premio.

Nike ya ha ganado en el próximo Balón de Oro



Sin embargo, FIFA no tuvo a bien seleccionar al uruguayo y eligió como tercer candidato al Balón de Oro a un jugador que está en boca de todo el mundo en los últimos meses por su rendimiento deportivo: Neymar Jr, una elección que vino a dar un enorme soplo de aire fresco a una Nike que veía como la gala del presente año estaba destinada a mayor gloria de adidas.

Con su elección, Nike tiene motivos más que suficientes para sonreir: a nivel individual, dos de los tres aspirantes al galardón son embajadores de la firma norteamericana mientras que si se analiza el trío de candidatos a nivel colectivo, dos de los aspirantes pertenecen a un club equipado por los norteamericanos, Messi y Neymar en el FC Barcelona, e igualmente, a nivel de selecciones, también dos pertenecen a selecciones equipadas por Nike, Neymar (Brasil) y Cristiano Ronaldo (Portugal).

Pero por encima de todo, Nike está contenta por la inclusión de Neymar, su gran apuesta en el corto y medio plazo. Como ya anticipamos la semana pasada, el objetivo y deseo de Nike es incrementar, en los próximos meses, el peso específico del jugador brasileño como punta de lanza de las estrategias de Nike a nivel mundial, obteniendo una transición idónea entre el actual icono de la firma, Cristiano Ronaldo, en horas bajas a nivel deportivo, y el que desde hace años está llamado a ser su sustituto a nivel comercial, el brasileño Neymar.

Con la inclusión de éste en el trío de candidatos para el triunfo final, Nike obtiene un importante respaldo a sus estrategias que con el delantero del Barça como protagonista se verán en los próximos meses, facilitando que esa transición Cristiano-Neymar dentro de la compañía discurra dentro de la más absoluta normalidad y, lo que es mejor, sin interrupción en la línea temporal a seguir.

adidas acude a la cita con la certeza de ver, nuevamente, a Messi coronarse como próximo Balón de Oro una vez más, una gala en la que se respira adidas por todos lados, no sólo con la figura de Messi sino por otras consideraciones ya citadas: el hecho de que la marca sea patrocinadora de FIFA, de que los premios a entregar en Zurich formen parte de ese patrocinio y de las especiales consideraciones para el resto de firmas que pudieran tener presencia en dicha gala (ninguna puede utilizar los emblemas o distintivos del Balón de Oro en sus estrategias comerciales aún cuando uno de sus representantes sea el vencedor final por motivos de protección de derechos de la marca alemana), la configuran ya de partida y de antemano como seria triunfadora, año tras año, en una gala cada vez más orientada a las marcas comerciales. Más sin embargo, pese a todo ello, Nike tiene motivos para sonreir; ya ha ganado en el próximo Balón de Oro.


Encuesta Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top