Mendes quiere una salida de Cristiano a precio de saldo
  • La cada vez más depreciación del jugador luso lleva a Florentino a plantearse una venta que le supondría dejar de ingresar decenas de millones de euros al año procedente de los derechos de imagen del jugador luso y enrarecer aún más la suya propia ante la afición blanca

  • Por contra, el entorno de Cristiano quiere salir prácticamente a precio de saldo para facilitar que el club de destino le ofrezca una ficha similar a la que actualmente tiene en el Real Madrid

  • Jorge Mendes presiona a Florentino con ofrecer a James Rodríguez a los principales clubes de Europa si no se aviene a negociar




Falta todavía toda la segunda vuelta y algunos partidos de la primera para que dé por finalizada una nueva temporada en la liga de fútbol más importante del mundo, La Liga BBVA, pero a nivel de representantes no hay ni un sólo minuto de descanso para tratar de cerrar una nueva operación que se traduzca en una importante suma de dinero con destino a las arcas del agente de turno gracias al movimiento de éste o aquél jugador de un club a otro. Y si en este escenario hay un nombre propio en los últimos meses, este no es otro que el de Cristiano Ronaldo, cuyos días parecen más que contados en el club blanco, una entidad que, sin embargo, y debido a los últimos acontecimientos vividos en la misma tanto a niveles deportivos como extradeportivos, aconsejan al presidente ser cauteloso a la hora de valorar la oportunidad de un posible traspaso del jugador portugués.

Un futuro incierto



Hasta hace apenas un par de semanas, si acaso antes de la celebración del Clásico, Florentino Pérez lo tenía claro: había llegado el momento para que, a final de temporada, se produjera la salida de una de las grandes estrellas del Real Madrid en los últimos años, Cristiano Ronaldo. Las partes coincidían: el jugador parecía haber entrado en una cuesta abajo en cuanto a su rendimiento se refiere, mucho más agravada si cabe con las actuaciones de Leo Messi en el FC Barcelona, lo que llevó a considerar a todos los agentes implicados en la operación la necesidad de una salida del jugador del Real Madrid.

Florentino sabía que estaba (y está) quizás ante su última gran oportunidad para sacar tajada con el traspaso del jugador. Sobre la mesa tenía informes económicos que hablaban de la depreciación del valor de la estrella portuguesa hasta el punto de que, si hace apenas doce meses contaba con ofertas que rondaban los 200 millones de euros por el crack, ahora las mismas "apenas" superan los 100 millones, hecho que pretende aprovechar el mandatario blanco antes de que la depreciación continúe.

Por su parte, el representante del jugador, el todopoderoso Jorge Mendes, también estimaba estar ante quizás la última oportunidad de obtener un gran contrato para el portugués, un contrato que se traducirá, gracias al traspaso, en una importante comisión para el superagente luso. Y Cristiano sabe que está ante quizás una de las últimas oportunidades de su vida de firmar otro gigantesco acuerdo antes de que comience a entrar de lleno en la recta final de su carrera.

Todas las partes coincidían. ¿Qué ha cambiado entonces para ahora replantearse la continuidad del portugués en el Real Madrid?

Una depreciación acelerada y el temor a la grada



Sin embargo, los acontecimientos se han precipitado de tal manera en el club madridista que el presidente ha considerado comenzar a valorar seriamente si de verdad la salida del portugués del equipo blanco es la mejor opción para los intereses de todos. A primera vista, parece que tanto para el propio jugador como para su representante la respuesta es sí. Entonces, ¿qué ha sucedido para que Florentino se replantee la situación?

Los últimos acontecimientos dentro del club madridista han hecho sopesar y mucho la situación al presidente blanco. La derrota ante el FC Barcelona por 0-4, con una decepcionante actuación de Cristiano (al igual que de todo el equipo) y el posterior ridículo de la Copa del Rey, han puesto de manera indirecta a Florentino en el punto de mira de las críticas de la afición.

Para colmo, la actuación del portugués desde entonces (ya es un síntoma prácticamente desde comienzos de temporada) ha ido a peor, por lo que la depreciación es ahora superior a la de hace tan sólo unas semanas. Florentino tiene hoy las mismas ofertas que antes por el jugador pero considerablemente a menor precio: a un máximo de 70-80 millones de euros. Y la cifra no deja de caer.

El presidente blanco sabe que si bien ya iba a recibir críticas con el traspaso del jugador, la cuantía que percibiría por el mismo sería argumento más que suficiente para presentar como antídoto a las mismas. Sin embargo, un traspaso a un precio relativamente bajo para la fama y calidad del luso podría provocar una reacción exageradamente en contra de los intereses del propio Florentino. Si a esto le sumamos que Ronaldo sigue generando millones de euros al año por publicidad y derechos de imagen, cifra por la cual el Real Madrid recibe casi la mitad de las mismas, la suma de todos los factores han hecho reconsiderar al presidente blanco el traspasar o no a Cristiano a otro club.

Mendes presionará con James a Florentino si no vende a Cristiano


Pero esta postura no gusta, y nada, en el entorno de Cristiano y mucho menos de Jorge Mendes, su representante. Ambos saben que están ante la oportunidad de obtener un último gran contrato y una permanencia en el club blanco, con una figura depreciándose a pasos agigantados, hará inviable el traspaso a otro club por la misma cifra que cobra en la actualidad en el Real Madrid como ficha: casi 17 millones de euros netos.

Mendes, por contra de lo que sucede con Florentino Pérez, sabe que tan sólo con un avaratamiento de la cuantía del traspaso lograría que el club de destino aceptase dicha ficha para el jugador luso, algo a lo que no está dispuesto a acceder un presidente cuyas relaciones con el agente portugués están más que deterioradas.

Pero Mendes tiene un plan B: tal y como contábamos a comienzos del pasado mes de noviembre, el representante portugués puede atacar al presidente madridista donde más le duele: con la figura del colombiano James Rodríguez, una de las perlas del club al que el mandatario blanco quiere convertir en estrella mediática en los próximos años además de uno de los grandes embajadores de adidas, sponsor técnico del club. Y casualmente, jugador representado por Mendes, que ya ha dejado filtrar en el entorno de Florentino Pérez que comenzará a ofrecer al jugador colombiano, con un enorme escaparate a nivel europeo, a los principales clubes de Europa si no deja salir a Cristiano en las condiciones pactadas, una situación perfectamente factible y más tras las frías relaciones que mantiene el colombiano con su actual entrenador.

Todas las pistas llevan a que, finalmente, Florentino aceptará y Cristiano acabará saliendo del Madrid tal y como estaba previsto pero casi a precio de saldo. O eso, o el que ocupará su lugar en la casilla de salida es uno de los puntales sobre los que Florentino quiere fijar el Madrid del futuro, al menos a nivel mediático: James Rodríguez.


Encuesta Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top