El United "regala" el primer disgusto a adidas
  • La eliminación del United en la fase de grupos de la actual edición de la Champions League dejará en la multinacional alemana adidas un serio agujero en la planificación estratégica de la compañía con el club británico para la presente temporada




Era una de las premisas con las que nacía la relación Manchester United - adidas, el mayor acuerdo de sponsorización técnica jamás firmado hasta la fecha dentro del fútbol mundial: casi 100 millones de euros anuales durante los próximos diez años. Esa condición sine que non partía de la casi obligatoriedad del club británico de tener presencia en la Champions League para que la firma pudiera, con ello, obtener una tasa de retorno lo suficientemente positiva que hiciera rentable su inversión en uno de los clubes más poderosos del mundo. Hoy, apenas unos meses después de entrar en vigor dicha alianza, el United ya se ha encargado de hacer ver a adidas que igual su aventura empresarial con el club de Manchester no le va a ser tan rentable como en principio esperaba.

Un contrato con letra pequeña



Hace apenas algo más de un año el Manchester United y la marca alemana adidas confirmaban de manera oficial uno de los mayores contratos de patrocinio deportivo jamás firmado en la industria del deporte, el mayor sin lugar a dudas dentro del apartado de la sponsorización técnica: la marca alemana lograba arrebatar a su gran rival Nike uno de los grandes valores de la compañía estadounidense dentro del fútbol mundial, el Manchester United, aunque ello no le iba a salir nada barato.

Las dos entidades confirmaban una relación que vincularía a las partes durante los próximos diez años por una cifra cercana a los 100 millones de euros anuales, 94,5 millones, en lo que muchos vieron un acuerdo que hipotecaría la capacidad de actuación de la firma a nivel mundial en el resto de patrocinios, tal y como quedó demostrado en algunos movimientos posteriores de la compañía con otros acuerdos dentro del propio Reino Unido.

Sin embargo, para tratar de garantizarse que la inversión a acometer le fuera rentable, adidas introducía una cláusula con la que se cubría las espaldas ante posibles varapalos deportivos en una entidad que desde la marcha de sir Alex Ferguson ha presentado los fracasos en esta parcela como principal tarjeta de visita: para lograr alcanzar esos 94,5 millones de euros al año el club de Manchester se comprometía a estar estar presente en las correspondientes ediciones de cada año de la Champions League. En caso contrario, el acuerdo económico disminuiría hasta un 30% para quedarse en alrededor de 60 millones de euros, una cifra sensiblemente inferior a la última oferta que dejó Nike encima de la mesa del United que rondaba los 75 millones de euros anuales.

El United "regala" el primer disgusto a adidas



La primera prueba de fuego de cara a la viabilidad del contrato alcanzado entre las partes se presentaba a finales de la temporada pasada. La posibilidad de que el United se quedara fuera de la mayor competición a nivel de clubes para esta temporada estuvo sobrevolando Manchester hasta prácticamente las últimas jornadas de la liga, donde el club finalmente obtuvo su pasaporte para la presente edición de la Champions. Primer objetivo para ambas partes conseguido: el club se aseguraba la percepción en esta primera temporada de esos casi 100 millones de euros y adidas obtenía, por su parte, el respaldo a dicha inversión con la exposición mediática que la participación de los británicos en Champions le iba a otorgar.

Sin embargo, lo que no fueron capaces de prever en adidas fue la posibilidad de que el United quedara apeado a las primeras de cambio de la misma. La posibilidad de que un club de la entidad del United (o de cualquiera de los otros "grandes" de la competición) quedara fuera de la misma en la fase de grupos, una fase duramente criticada desde muchos sectores al ser considerada como una medida para mayor gloria económica de la UEFA donde los grandes clubes tienen prácticamente asegurada, por el sistema de clasificación, su pase hacia la ronda de octavos de final, era mínima. Y sin embargo, el United lo ha vuelto a hacer.

Además del enorme descalabro económico que dicha eliminación supone para las arcas del club británico (se estima que su rápida eliminación provocará el dejar de percibir alrededor de 30 millones de euros procedentes directa o indirectamente de su participación en Champions), la misma tiene una seria y gran repercusión para adidas, que se encuentra con la obligatoriedad de hacer frente al desembolso de los 94,5 millones pactados pero con la dificultad de no poder contar, a partir de enero, de la exposición que a nivel mundial le daba la participación del United en la máxima competición a nivel de clubes, una exposición valorada en el sector en decenas de millones de euros.

Encuesta Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top