Nike lo tiene claro: es hora de que Neymar releve a Cristiano
  • En la firma norteamericana deben considerar si ha llegado el momento para que el brasileño tome el relevo como máximo referente a nivel mundial de la firma en el Planeta Fútbol. 

  • El cada vez mayor rendimiento deportivo del jugador brasileño, su auge a nivel comercial y el ocaso del máximo emblema de la firma en el fútbol hasta ahora, Cristiano Ronaldo, hacen que en la firma se deban plantear si éste no es el momento idóneo para que Neymar coja el relevo del portugués. 




Año 2014. Meses previos al Mundial de Fútbol de Brasil. En la sede de la firma norteamericana Nike muy probablemente se debate la oportunidad o no de dar un paso hacia adelante en la estrategia de la compañía respecto a su relación con uno de los iconos mediáticos y deportivos del país donde se celebrará el evento, el brasileño Neymar Jr, o bien mantener una postura más conservadora respecto a dicha estrategia y apostar por una estrella consolidada como Cristiano Ronaldo. Hoy, apenas un año y medio despúes de la cita, y debido a las actuales circunstancias en torno a los mismos, hay factores que generan motivos para dar el paso: es hora de que Neymar releve a Cristiano.

Mundial de Brasil: más "contras" que "pros"



La disputa del Mundial de Fútbol FIFA en el año 2014 en Brasil supuso para Nike (recordemos, una firma non sponsor de dicho acontecimiento) la aparición de una seria disyuntiva en cuanto a la estrategia a adoptar con motivo del evento. La misma planteaba dos opciones: o arriesgar y articular la misma en torno a una de las grandes estrellas del mercado brasileño, el internacional del FC Barcelona, Neymar Jr, con una imagen grandiosa en suelo brasileño pero pendiente aún de explotar deportiva y comercialmente hablando fuera de sus fronteras. o consolidar y afianzar su apuesta por una opción mucho más sólida y segura como era la figura de Cristiano Ronaldo, en el punto álgido de su carrera y verdadero icono comercial a nivel mundial.

En Nike apostaron por una posición intermedia aunque mucho más conservadora que la postura que defendían los más osados dentro de la compañía: se elaboraría una estrategia comercial con Neymar jugando un importante papel en la misma pero teniendo sumamente claro que la referencia en la campaña global de Nike para Brasil 2014 sería siempre el portugués Cristiano Ronaldo.

Entre los factores que llevaron a los responsables de Nike a adoptar dicha decisión a buen seguro que estarían, además de en los citados anteriormente, el temor de sus dirigentes a quemar, comercialmente hablando, no sólo su estrategia global si se articulaba en torno al brasileño y éste no respondía a las expectativas creadas sino al propio jugador de cara a futuro, como repetimos, una verdadera estrella mediática en el mercado brasileño pero con bastante camino por recorrer a nivel internacional en este apartado.

Año de transición



La disputa del Mundial y la decepcionante actuación del internacional portugués con su selección, apeada a las primeras de cambio, motivaron la aparición de un nuevo escenario propicio para iniciar un proceso de transición a la figura de Neymar como máximo embajador de la marca a nivel mundial por encima incluso de Cristiano Ronaldo.

Sin embargo, el rendimiento deportivo del jugador brasileño no acababa de ser lo suficientemente destacable en el FC Barcelona como para desbancar comercialmente a CR7 de las preferencias de Nike como máximo representante a nivel comercial, más si tenemos en cuenta que el portugués se consagró como Mejor Jugador del Mundo de 2014 obteniendo un nuevo Balón de Oro para sus vitrinas. La apuesta más segura era, por lo tanto, continuar apostando por Cristiano con una inmersión cada vez mayor en Neymar a poco que el brasileño diera el salto de calidad que se le presumía que tiene en su rendimiento con el Barça.

Nike lo tiene claro: es hora de que Neymar releve a Cristiano



La llegada del año 2015 supuso, en toda esta estrategia, un antes y un después en dichas consideraciones. A pesar de que el rendimiento de Neymar, deportivamente hablando, aún carecía de ese plus que le llevara a convertirse en foco mediático en el FC Barcelona capaz incluso de eclipsar al mismo Leo Messi (embajador de adidas), el ocaso de la marca Cristiano se iba haciendo cada vez más patente. Muy probablemente, en Nike se encontraban ahora no sólo con un problema sino con dos: ni Neymar daba el paso adelante que justificara su elección como máximo representante de Nike ni Cristiano lograba mantener por más tiempo su excelso rendimiento deportivo lo que, a la larga, repercutiría necesariamente de manera negativa en la estrategia de la firma para/con el jugador luso.

Pero, como en todo, siempre hay un antes y un después. Y el ansiado paso adelante que esperaba todo el mundo que diera Neymar se llevó a cabo en uno de los momentos más delicados para la suerte del FC Barcelona en las competiciones a nivel deportivo: hace un par de meses se lesionaba su auténtica referencia sobre el terreno de juego, Leo Messi, una lesión que le tendría apartado del césped casi ocho semanas. Era el momento para comprobar la valía de Neymar que debía salir como máximo referente del club, misión para la que fue fichado. Y sin el argentino sobre el campo, Neymar no ha decepcionado.

El rendimiento mostrado por el internacional brasileño sobre el césped durante este tiempo le ha aupado a convertirse en la gran referencia del equipo tanto a nivel deportivo como mediático hasta el punto de que muchos lo logran situar, incluso, al menos al mismo nivel de importancia en el club que el propio argentino. Además se confirmaba lo que muchos consideraban sucedería: sólo cuando el protagonismo recayera necesariamente en Neymar, hecho que únicamente ha ocurrido cuando Messi no ha estado sobre el césped, el brasileño sería capaz de explotar los motivos por los que tanto Real Madrid como FC Barcelona se disputaron su contratación.

Nike ya tiene motivos más que suficientes para colocar a Neymar un peldaño más arriba en su estrategia. Pero la realidad le daba aún otros más para apostar por esta decisión. En el propio Real Madrid consideran que Cristiano, con 30 años recién cumplidos, está entrando en su etapa final de su carrera deportiva, hecho éste que se ha confirmado con un apreciable descenso en su rendimiento deportivo, motivo clave para que en el club blanco consideren que es el momento idóneo para traspasar el jugador a un precio todavía rentable para la entidad.

Ese inicio del ocaso deportivo de Cristiano unido a una más que probable salida del Real Madrid, probablemente el club de fútbol más mediático del mundo, seguro que ha dado a Nike más razones aún para debatir si emprender su apuesta por Neymar como nuevo referente a nivel mundial. Su rendimiento deportivo (muchos lo ponen incluso como serio candidato al próximo Balón de Oro), su cada vez mayor tirón comercial entre los aficionados y las marcas y la celebración de los Juegos Olímpicos en Río el año próximo hacen que Nike tenga cada vez más razones para considerar una máxima que ya es una realidad: es hora de que Neymar releve a Cristiano.


Encuesta Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top