Nike acelera la presión sobre el Barça para que firma con Qatar
  • La firma norteamericana exige al Barça conocer ya el nombre del nuevo patrocinador comercial de la camiseta del club para que éstas estén listas a tiempo la temporada que viene

  • En Nike son conscientes de que esa premura en la decisión azulgrana sólo es posible alcanzarla con Qatar, por lo que se eliminaría de un plumazo el riesgo de un acuerdo con Rakuten que deje a los norteamericanos sin la gestión del merchandising del club




A pesar de que la explosión a nivel deportivo que ha supuesto la irrupción del mejor Neymar en el esquema de juego del FC Barcelona justo cuando más se le necesitaba, ante la ausencia por lesión del internacional argentino Leo Messi, se ha convertido en una nueva baza para la directiva azulgrana a la hora de encarar las renovaciones con Nike, existe un detalle que está motivando que la firma norteamericana haya rescatado para sí esa capacidad de presionar y sea ella la que esté apremiando al FC Barcelona a cerrar el acuerdo de sponsorización técnica lo antes posible, algo que sólo es factible, en estos momentos, y dadas las urgencias de Nike, con Qatar a pesar de tener avanzados los contactos con Rakuten.

El tiempo se acaba



Nike ha reaccionado a las intenciones del FC Barcelona de convertir el resurgir de Neymar como emblema de la entidad ante la ausencia de Messi en el gran elemento de presión de dicha directiva para convencer a Nike de la necesidad de renovar al alza con el club azulgrana ante la más que evidente certeza de que el crack brasileño será el auténtico guía del club en los próximos años, algo por lo que ha estado luchando Nike, el tener como cabeza visible del FC Barcelona a uno de sus embajadores, desde hace años.

La supremacía que en este sentido han dispensado desde la irrupción de Messi en la plantilla del Barça la marca adidas, capaz de eclipsar hasta a la propia Nike, sponsor técnico del club, para aprovechar para sí los éxitos de la entidad azulgrana, han hecho que desde Nike se haya buscado un referente dentro de la entidad azulgrana capaz de eclipsar ese dominio que imponía adidas desde el propio seno del club.

Pero en Nike han sabido dar la vuelta a esa presión para volverla a dejar en el tejado de la directiva azulgrana con un argumento al que la misma no puede negar la evidencia: el tiempo se acaba.

Nike acelera la presión sobre el Barça para que firma con Qatar



En estas negociaciones que ya están comenzando a mantener entre directiva y la firma norteamericana, Nike ha vuelto a hacer ver a los dirigentes azulgranas la necesidad de dejar cerrado el asunto del patrocinador comercial de la camiseta del club para poder tener listas el diseño, impresión y frabricación de las mismas de cara a la próxima temporada.

En Nike ya trabajan sobre la misma y apremian para que en apenas una semana conozcan el nombre que deben estampar. Cualquier retraso más allá de este tiempo supondrá un importante trastorno en los plazos considerados normales por Nike para producir la nueva elástica azulgrana para la próxima temporada. Y ahí es donde entra en juego el poder de sugestión de Nike.

A Nike le era indiferente, al menos hasta ahora, el nombre de la compañía que debía estampar en el frontal de la camiseta azulgrana: Qatar, Botemanía, Rakuten... Sin embargo, la ruptura de las negociaciones con Qatar y el giro dado por la directiva azulgrana para acercar posturas con Rakuten, unido a las exigencias de ésta última para estampar su firma, sí que han comenzado a inquietar en la sede de Nike.

La condición indispensable en el acuerdo a firmar con Rakuten impuesta por el amazon chino, la gestión total del merchandising del club a través de su plataforma (algo que en la actualidad tiene Nike) ha hecho que en la marca norteamericana traten de presionar al club para que cierre el acuerdo con el patrocinador de la camiseta lo antes posible, algo que sólo sería posible en estos momentos retomando las negociaciones con Qatar que ya tenía un plan de abono incluso más que cerrado.

En Nike son conscientes de ello y por eso ahora apremian más que nunca a los dirigentes azulgranas a cerrar el nombre a poner en la elástica del club para evitar que sigan las negociaciones con Rakuten y acaben quitando a Nike la gestión de un merchandising que mueve millones de euros al año en volumen de negocio.

El acuerdo con Qatar estaba más que redactado: una renovación de cuatro años a razón de 55 millones el primero; 58 millones el segundo; 62 millones el tercero y 65 millones el último. En total, 240 millones en 4 años, o lo que es lo mismo, 60 millones de euros anuales. Sin embargo, las exigencias de 5 millones de euros más cada año hasta lograr los 65 con los que se presentaron los dirigentes azulgranas a la última reunión con Qatar hicieron explotar un acuerdo casi cerrado. Ahora, las negociaciones con Rakuten apenas han comenzado pero la marca ya ha afirmado que no podrán ir mucho más allá con el dinero a aportar, por lo que, unido a la presión que está ejerciendo Nike para conocer ya el nombre del patrocinador y tener listas las camisetas del año que viene a tiempo han provocado que la única vía posible sea retomar el acuerdo inicial con Qatar, algo que devolvería a Nike la iniciativa en sus negociaciones con el club al eliminar el interés de Rakuten en el merchandising del Barça.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top