La "NBA" de la Euroleague provoca un cisma en el basket europeo
  • Los grandes clubes europeos que se han quedado fuera de esta "NBA" europea amenazan con crear una competición paralela en la que ya estaría sumamente interesada en su organización la propia FIBA

  • Las competiciones nacionales también han puesto el grito en el cielo ante un formato que amenaza con herir de muerte a las mismas y devaluar el interés entre el aficionado y los propios clubes por éstas




Muy probablemente (la gran mayoría de expertos dentro del sector así lo reconocen) el acuerdo entre la Euroleague y la consultora IMG del que informábamos en el día de ayer no se más que la respuesta a los objetivos y estrategias de FIBA por hacerse con el control de la organización de la mejor competición de baloncesto del mundo a nivel de clubes tras la NBA. Los movimientos que en los últimos meses llevaba realizando la Federación Internacional de Baloncesto orientados, en su inmensa mayoría, a hacerse con dicha organización, tenían más que inquieta a una Euroleague que ha tomado como vía de escape una alianza que puede provocar un importante cisma en el baloncesto europeo.

Un acuerdo revolucionario



Con el acuerdo presentado hace tan sólo 48 horas por la Euroleague y la prestigiosa consultora especializada en marketing deportivo IMG se ponía punto y final a la disputa que desde hace meses mantenía la Euroleague con la Federación Internacional de Baloncesto ante el interés de esta última de rescatar para sí la organización de una de las competiciones más rentables en el basket europeo actual desde el punto de vista comercial.

El acuerdo presentado entre las partes supone la puesta en marcha de un plan de negocio de importancia máxima orientado a relanzar el torneo donde los clubes recibirían un mínimo garantizado de 36,3 millones de euros por temporada, una cifra superior en más de tres millones de euros a la propuesta presentada por la FIBA que garantizaba 30 millones de euros a repartir entre los clubes aunque con una importante contraprestación por parte de éstos: la cogestión del torneo junto con la FIBA, algo que rechazaban la inmensa mayoría de los mismos.

La "NBA" de la Euroleague provoca un cisma en el basket europeo



El nuevo plan acordado por la Euroleague e IMG supondrá unos ingresos totales garantizados por encima de los 630 millones de euros, que en la previsión más optimista podría llegar a alcanzar hasta los 759 millones de euros. De ese dinero, un 60% iría a los clubes mientras que el 40% restante iría a la propia organización.

Esos 380 millones de euros que percibirían los clubes en los próximos diez años oscilaría entre un mínimo de 36,3 millones y un máximo de 49,2 millones de manera anual. Aunque esta tasa de retorno sólo sería posible alcanzarla con una decisión drástica y polémica: convertir la Euroleague en una especie de NBA a la europea, es decir, una competición que se reduciría de los 24 equipos actuales a 16 y donde 11 plazas estarían reservadas a los clubes propietarios, dejando por lo tanto tan sólo cinco plazas a los mejores clubes europeos en competiciones nacionales. El nuevo modelo entraría en vigor ya la próxima temporada a modo de liga cerrada todos contra todos para pasar posteriormente a los cruces de cuartos de final y la Final Four.

Sin embargo, esta "NBA" a la europea que implantarán la Euroleague e IMG ha provocado un verdadero cisma en el basket europeo entre los clubes que se han quedado fuera de la competición. Crear una competición casi cerrada, con once clubes participantes de manera permanente, con independencia de los resultados deportivos obtenidos en sus respectivas competiciones nacionales y dejar tan sólo cinco plazas para el resto ha provocado la indignación de las entidades afectadas y encuadradas en este último apartado. Hasta tal punto es así que desde las mismas no se descarta la creación de una competición paralela en la que sí podría tener mucha voz la propia FIBA.

Pero no sólo en los clubes afectados. Las respectivas nacionales ya han puesto igualmente el grito en el cielo ante un formato de competición que provocará, ineludiblemente, una devaluación de su producto sí o sí. Con los grandes de esas ligas más preocupados por su participación en esa nueva competición, el desinterés de estos por sus ligas nacionales puede provocar una alteración en la limpieza de las mismas, algo que iría en detrimento propio de dichas organizaciones.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top