John Wall, la nueva disputa de Under Armour y Nike
  • A pesar de tener un preacuerdo con adidas desde el pasado mes de Julio, las condiciones no han llegado a concretarse de manera definitiva, lo que ha dado pie a que el jugador de los Wizards se convierta en nuevo motivo de disputa de Nike y Under Armour, que rivalizan por incorporarlo a su catálogo de embajadores dentro de la NBA




Julio de 2015. En Marketing Deportivo MD anticipamos los últimos movimientos en el mercado de las zapatillas de una NBA que concluía su temporada con las negociaciones puestas en marcha por los representantes de adidas y los agentes de uno de los jugadores consolidados ya en el universo de estrellas de la competición norteamericana como es John Wall, uno de los pilares sobre los que la marca, apenas un par de años antes, decidió apoyarse en su estrategia para combatir a una intratable Nike en este mercado. Hoy, apenas cuatro meses después, la situación es muy distinta. Tanto que dichas negociaciones, que en principio parecían cerradas, han llegado a un punto de no retorno que anticipa la salida de Wall del catálogo de los alemanes.

El salto de Reebok a adidas



La relación de Wall con adidas nace allá por el 2013. A comienzos del mes de enero de dicho año el mundo del mercado del calzado deportivo en los Estados Unidos, focalizado en la NBA, vivía uno de los momentos más interesantes de los últimos tiempos. Con un Derrick Rose sin llegar a responder del todo (fruto de las lesiones) a las expectativas que sobre él había depositado adidas, la marca alemana buscaba en la NBA una alternativa que viniera a ocupar el hueco dejado por el base de los Bulls al menos durante sus largas ausencias de las pistas.

De igual manera, y por otro lado, adidas trataba de reorientar su negocio en una de sus filiales, la marca norteamericana Reebok, uno de los grandes quebraderos de cabeza de los alemanes causante de no pocos descalabros económicos en la firma matriz. Ambas circunstancias coincidían en el tiempo para provocar que adidas reclamara los servicios de un jugador que amenazaba con ser una de las grandes estrellas de la NBA en el corto plazo para abandonar de este modo el contrato firmado con Reebok en el año 2010 y pasar a incorporarse a la marca alemana como embajador propio durante los dos años restantes.

5 años, 5 millones de dólares anuales



La nueva vinculación entre las partes supuso el lanzamiento de las primeras zapatillas con marca propia del  jugador, las J Wall 1 a las que seguirían este mismo verano, allá por el mes de Julio, las J Wall 2, en plenas negociaciones entre las partes que confirmaban a todo el entorno el casi cerrado acuerdo que uniría a ambos en el futuro.

Así, en virtud de dicha nueva alianza, Wall seguiría siendo una de las estrellas más reconocidas de la marca alemana que, a su vez, duplicaría los ingresos que hasta entonces recibía de la misma el jugador, 2,5 millones de dólares, para formalizar un nuevo acuerdo de 5 años de duración a razón de 5 millones de dólares anuales.

John Wall, la nueva disputa de Under Armour y Nike



Pero por causas que hasta el día de hoy no han salido a la luz, el acuerdo nunca se llegó a cerrar del todo y la situación ha desembocado en el extremo opuesto: con una adidas incapaz de hacer frente a las nuevas peticiones de un Wall que se ve con la suficiente fuerza como para presionar a los alemanes ante el interés que el jugador ha despertado en una compañía como Under Armour.

La marca de Baltimore anda a la búsqueda de estrellas jóvenes pero consolidadas en el universo NBA que finalicen su contrato para incorporarlos como acompañantes del su gran éxito en el sector: Stephen Curry. La llegada de otro All Stars como lo es en la actualidad Wall daría al proyecto de la marca presidida por Kevin Plank una nueva dimensión en su disputa del mercado con Nike.

¿Y dónde queda Nike? La firma de Oregon no ha recibido de buen agrado los movimientos en torno a Wall y se ha visto obligada a analizar seriamente las implicaciones de su contratación. Por un lado, Nike no precisa de un nuevo jugador en su ya amplia nómina de embajadores. Evidentemente nunca le vendrá mal tener una estrella más en su catálogo pero lo tiene suficientemente completo con jugadores como LeBron, Kevin Durant o Kobe Bryant. Pero por otro lado, con la llegada de Wall la marca impediría que Under Armour se reforzara en un mercado donde ya va teniendo brillo propio y, además, conseguiría un sustituto casi perfecto a la más que probable retirada, de aquí a pocos años, de Kobe Bryant.

Under Armour y Nike ya lo han decidido: Wall será su próximo motivo de disputa y adidas, a menos que se anticipe, asistirá como mera observadora a una batalla que amenaza con convertirse en otro caso Durant.


Encuesta Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top