Florentino quiere los millones de IPIC para tapar la salida de Cristiano
  • La demora en el inicio de las obras del estadio madridista unido a la aparición de una serie de contingencias sobrevenidas en el apartado deportivo del club blanco han hecho replantearse a Florentino Pérez el destino de los millones procedentes del acuerdo con IPIC para rebautizar el estadio madridista. 

  • Asuntos como el "fiasco" de Benitez (al menos momentáneo) como entrenador blanco, el retraso en las obras y, sobretodo, la más que probable salida de Cristiano Ronaldo del Real Madrid a final de temporada, han convertido a los millones de IPIC en claves para organizar un proyecto basado en fichajes de renombre en el Madrid con el objetivo de ocultar todo el lastre que dichos problemas pueden echar a la imagen del dirigente blanco entre la afición




El pasado mes de Septiembre publicábamos un más que  interesante artículo en el que exponíamos las prisas que habían entrado a Florentino Pérez, máximo mandatario madridista, para cerrar el acuerdo para el naming (realmente sería un trading right) del Bernabéu, un acuerdo que pretendía que entrara en vigor cuanto antes debido al eterno proceso sin solución en el que se había enfrascado judicialmente el asunto de los permisos necesarios para poder acometer las obras del estadio madridista. Esas "prisas" del presidente blanco no constituían más que un guiño de éste hacia los adinerados dirigentes árabes, que no lograban entender qué estaba pasando con el proceso de reforma del estadio y ante el temor de Pérez de que esa eterna espera pudiera acabar con el trato alcanzado. Hoy, apenas dos meses después, la justificación para acelerar la entrada en vigor del nuevo naming del estadio es otra muy diferente.

Rebautizar ya al Bernabéu



Tras el enorme varapalo que han supuesto en el seno del Real Madrid las dos últimas sentencias dictadas por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid paralizando la remodelación del Santiago Bernabéu que debe llevarlo a ser uno de los mejores estadios del mundo, a mediados del pasado mes de septiembre, el máximo mandatario madridista, no se sabe muy bien si como un guiño a los importantes patrocinadores árabes del mismo, IPIC, o bien por presiones de éstos hacia el club blanco, dio un paso adelante con el objetivo de bautizar cuanto antes el estadio Santiago Bernabéu, dándole un apellido.

El acuerdo de trading right que se estaba (y se está) gestionando implica la presencia, por primera vez en la historia del club blanco, del nombre de una marca comercial acompañando al nombre con el que se conoce la sede blanca, Santiago Bernabéu, un movimiento que dejará en las arcas del club merengue una importante suma de dinero.

Florentino quiere los millones de IPIC para tapar la salida de Cristiano



Esa agilización del proceso que debía concluir con el nombre de IPIC o cualquiera de sus empresas (se habla y mucho de Cepsa) acompañando a de Santiago Bernabéu en la fachada del estadio tenía como gran objetivo el comenzar a ingresar un dinero que iría destinado a la financiación de esas obras de reformas aún cuando no se conozca aún muy bien el momento exacto en el que las mismas podrán ponerse en marcha.

Sin embargo, el paso del tiempo y la extraña situación que se vive en el club madridista en torno a un entrenador, Rafa Benítez, que comienza a disparar las dudas acerca de su capacidad para ofrecer un buen resultado como técnico blanco no sólo entre la afición madridista sino incluso entre la directiva blanca, unido al objetivo de Pérez de tratar de poner en el mercado, a la conclusión de la presente campaña, al que es su gran buque insignia dentro de la plantilla merengue, Cristiano Ronaldo, han variado, y mucho, el destino inicial de esos millones procedentes del naming árabe.

Así, Florentino considera mucho más prioritario el invertir gran parte de dichos millones en la configuración de un plantel blanco que vuelva a sentar en torno a él a los grandes jugadores del planeta fútbol con un triple objetivo: 1) tapar el posible fiasco de un entrenador que en ningún momento era el que deseaba el mandatario madridista para el banquillo (Pérez hubiera considerado que el más apropiado en estos momentos es un Zinedine Zidane que, según el dirigente, ya estaría en condiciones de pasar a tomar las riendas de la nave madridista, algo que muchos de sus consejeros aún no ven); 2) ocultar o al menos minimizar los efectos negativos ante la afición blanca de una posible salida del que es el ídolo de la misma, el portugués Cristiano Ronaldo, y hacerlo a base de fichajes de renombre. Y 3), hacer un importante guiño a los dirigentes árabes, que siguen sin lograr alcanzar las trabas legales que la justicia española pone al inicio de las reformas del club y que dilata en el tiempo la entrada en vigor de un acuerdo que pretenden esté en marcha lo antes posible para conseguir rentabilizar su inversión.

Sin embargo, de todos esos tres puntos, el que mayor preocupación ocupa en la actualidad en el dirigente madridista es la salida de Cristiano Ronaldo. En el club saben que, a pesar de tener casi cerrado tal y como informábamos hace tan sólo unos días un acuerdo tácito con Jorge Mendes, representante del jugador luso, para facilitar su salida a la conclusión de la presente temporada, la marcha del jugador referencia entre la afición madridista puede suponer un importante desgaste para la imagen de Florentino, que sólo podrá tapar su salida con la llegada de importantes nombres del fútbol europeo que eclipsen una marcha que se antoja complicada.

En la cabeza del dirigente blanco suenan nombres como Hazard, Ibrahimovic y algún fichaje de renombre procedente del FC Barcelona (en un movimiento muy similar al que en su día llevó a Figo a la entidad madridista), para lo cual necesita mucho dinero (mucho más de los 100 millones de euros que se plantea obtener por el traspaso de Cristiano Ronaldo) y la única vía posible para acometerlo es con los millones de IPIC, unos millones en principo destinados a la financiación del estadio pero que las urgencias del día a día en la planta noble del club han hecho cambiar de destino de manera importante.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top