El temor su ruptura con VR46 hace recular a Márquez
  • El temor a una ruptura definitiva en su relación con Valentino Rossi y su empresa VR46, que gestiona los derechos comerciales del piloto español, ha llevado a Márquez a tender la mano nuevamente al piloto italiano confiando en que dicha relación vuelva a sus cauces




Lo decíamos hace tan sólo una semana: Poderoso caballero es Don Dinero. Y todo el circo mediático que se ha montado en torno a las relaciones entre el piloto catalán Marc Márquez y el italiano Valentino Rossi tras su incidente con Sepang iba a tener como protagonista clave para su resolución un importante trasfondo existente en la relación entre ambos fuera del terreno meramente deportivo y más centrado y focalizado dentro del apartado del marketing: su vinculación a través de la empresa del italiano, VR46. Ahora, apenas unos días después a que concluyera el Mundial 2015 de MotoGP y tras unas duras declaraciones por ambos lados, ha sido Márquez el que ha tendido nuevamente la mano a Rossi para tratar de salvar una situación cuya ruptura puede costar muchos millones de euros a ambas partes.

La patada voladora de Rossi en Sepang



Nadie lo pone en duda. Ni dentro ni fuera del sector. La patada que el piloto italiano Valentino Rossi propició a Marc Márquez en el circuito de Sepang en el penúltimo Gran Premio de la temporada supuso un evidente antes y después en la relación entre ambos e hizo volar no sólo al piloto catalán por los aires del circuito asiático sino, además, una relación entre ambos sólida y consolidada a nivel comercial estructurada en torno a la empresa VR46, que gestiona los derechos comerciales de Márquez y propiedad de Valentino Rossi.

Así, el enorme circo mediático montado a raíz de la misma, propició la aireada reacción a partir de ese momento del italiano, que ha cargado sus tintas con todo el que ha osado criticar su acción sobre el circuito, unas críticas que, sin embargo, han tenido un destinatario protagonista: Marc Márquez hasta el punto de quedar seriamente dañada la conexión que fuera de las pistas, en el mundo del marketing y los negocios, tienen ambos a través de la firma de Valentino, una relación que reporta a los dos pilotos muchos millones de euros al año.


El temor su ruptura con VR46 hace recular a Márquez



La situación se ha tornado tan insostenible que ha tenido que ser Márquez el que haya dado un paso adelante para tender la mano a un Valentino aún muy irritado y dolido con la actuación de su socio fuera de los circuitos. Márquez es consciente que, a pesar de estar en la etapa final de su carrera, Valentino sigue siendo el rey tanto dentro como fuera de los circuitos, aspecto este último que es el que le preocupa verdaderamente al piloto catalán.

Su relación con Rossi no le atañe única y exclusivamente a él puesto que su hermano Alex también tiene la misma alianza con la compañía del italiano. La vinculación que ambos tienen a través de VR46 Racing Appareal es un exitoso negocio que reporta a Rossi pingües beneficios de manera anual (la marca gestiona los derechos comerciales de los hermanos Márquez pero también de otros pilotos y ex pilotos e incluso de clubes de fútbol como la Juventus) hasta el punto de facturar más de 12 millones de euros en ventas en el ejercicio pasado pero también a Márquez, que percibe del italiano más de medio millón de euros anuales por ceder la gestión de esos derechos a VR46.

Todo ello, pero sobretodo el temor a que el problema se enquiste y pueda afectar a su relación comercial, es lo que ha llevado a Márquez a tender la mano a un italiano que se ha convertido en enemigo irreconciliable del piloto español. Márquez sabe que hay mucho en juego. Además de ese medio millón de euros que le da VR46, las gestiones de Valentino a través de su compañía ha propiciado la llegada de una legión de patrocinadores al catálogo de Márquez. Firmas como Allianz, Danet, Oakley, Lotus, Play Statiton o Munich entre muchas otras dejan en las arcas del pilotó catalán casi cinco millones de euros anuales. Y todo gracias a la gestión de VR46, motivo más que suficiente como para que, a pesar de haber sido tildado por Rossi como "tramposo", "guardaespalda de Lorenzo" o de "tener un comportamiento vergonzoso", el piloto español haya afirmado seguir "teniendo la mano tendida ahora y siempre para Valentino", convencido y confiado de que dentro de unos meses, alejada ya la presión del campeonato recién finalizado, la relación vuelva por sus cauces.

La relación tampoco es cómoda para el italiano, que sabe que Márquez es, hoy por hoy, el principal filón comercial dentro del mundo actual de MotoGP, por lo que no será de extrañar ver dentro de poco unas declaraciones similares de Rossi o su entorno para/con Márquez. Porque, como decíamos al principio, Poderoso caballero es Don Dinero.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top