El Rayo Oklahoma City no gusta en Vallecas
  • El Rayo Vallecano confirmó en el día de ayer la compra del Oklahoma City FC, franquicia de la NASL norteamericana, a cambio de una cifra que ronda el millón de euros.

  • La adquisición se enmarca dentro de la estrategia de la entidad madrileña de expansión de su marca a nivel internacional, comenzada en China con la llegada de Qabao y que sigue ahora en Norteamérica, otro importante mercado para la entidad.

  • La compra no ha gustado, sin embargo, demasiado en la afición vallecana, que considera existen otras necesidades mucho más importantes en el club que la compra de una franquicia en los Estados Unidos.




El pasado 20 de agosto, Marketing Deportivo MD adelantaba en exclusiva una noticia que rápidamente se convertiría en tendencia en redes sociales: el Rayo Vallecano, el modesto pero gran conjunto de la barriada de Vallecas de Madrid y que milita en la Liga BBVA, iba a seguir los pasos ya dados por un gigante dentro del mundo del fútbol como es el Manchester City haciéndose con una de las franquicias con mayor proyección según fuentes del Rayo Vallecano dentro del soccer nortamericano: los Oklahoma City FC, equipo de la NASL, la segunda división del fútbol norteamericana tan sólo por detrás de la MLS. Ayer, nada más hacerse oficial la noticia que adelantamos en su momento, las primeras reacciones en el entorno del club madrileño no se han hecho esperar. Y dentro de las mismas, las de la afición han reclamado para sí un protagonismo propio, una afición a la que no le gusta nada la nueva aventura norteamericana del club de sus amores.

Siguiendo los pasos del City



Ayer fue un día grande en el Rayo. Siguiendo los pasos que desde hace meses lleva dando en su estrategia de expansión de su marca un club como el Manchester City, el Rayo Vallecano hacía oficial la adquisición de una franquicia situada a 8.000 kilómetros de Vallecas, en Oklahoma, con el objetivo de sembrar una semilla que sea lo suficientemente rentable para hacer crecer a nivel internacional la marca del club.

Así, desde la entidad se confirmaba la adquisición de la mayoría de las acciones del Oklahoma City FC, franquicia de la NASL norteamericana para convertirse, de este modo, en el primer club español en hacerse un hueco en el soccer USA. De este modo, se ponía fin a más de tres años de negociaciones y viajes, idas y venidas, de los dirigentes del club para comenzar la andadura de la entidad vallecana en una liga donde el ex madridista Raúl ha colgado las botas o donde militan el Fot Lauderdale de Ronaldo o el Miami FC de Maldini, éste último a partir de la próxima temporada.

El Rayo Oklahoma City no gusta en Vallecas



En el Rayo consideran clave el paso dado para el proceso de expansión e internacionalización de su marca, un proceso fundamental para la supervivencia del club según consideran en la entidad y que iniciaron en China con la llegada de Qbao como patrocinador y refrendan ahora con la compra del Oklahoma City.

Sin embargo, no todo el mundo está satisfecho con la adquisición. Y ese todo el mundo es, precisamente, una de las partes que más preocupaba su reacción en la directiva del club: la afición. En ésta no ven lógico la inversión realizada por el club, alrededor de un millón de euros, cuando consideran perentorio y fundamental otras necesidades dentro del propio entorno del club o de la entidad, como el arreglo de unas deficitarias instalaciones en el estadio de Vallecas, no sólo para los jugadores sino para los propios aficionados o el inicio de las negociaciones para abandonar el actual recinto y buscar nuevo acomodo en otro estadio de la capital.

Las críticas han sido tales que la adquisición rápidamente se convirtió en importante objeto de debate en redes sociales con tantos partidarios como detractores podía presentar la misma en cuanto a su adquisición. Sin embargo, lo que ha dejado muy claro la compra es la existencia de un enorme e improtante núcleo entre la afición rayista opuesto al paso dado por el club, algo que tendrán que explicar muy clara y concienzudamente los dirigentes rayistas para tratar de revertir el proceso.

En el club consideran clave la compra del Oklahoma City FC. Pero no por ello quieren evitar que su adquisición suponga vaya en detrimento de su relación con su masa social, por lo que tratarán de confeccionar muy detenidamente la estrategia a seguir para revertir la situación y hacer ver los beneficios que para la entidad de Vallecas puede tener una operación como ésta. Y existir, existen.

El paso de gigantes dado por el Rayo se plasmará en resultados en los próximos años aunque en principio tiene todas las papeletas para que se convierta en un verdadero éxito. La ciudad de Oklahoma tiene una población de alrededor de 600.000 habitantes aunque en su zona metropolitana residen más de un millón de personas, aficionados que en el momento actual tienen como grandes referencias dentro del mundo del deporte a estrellas como Durant o Ibaka en sus Thunder. Pero esto puede cambiar. La ciudad no tiene equipos ni en la NHL, ni en la MLB ni en la NFL, las otras grandes competiciones deportivas estadounidenses, y la presencia de los Oklahoma City FC en la NASL puede convertirse en esa alternativa al baloncesto que tanto reclaman en la ciudad.

A partir de ahora, una vez confirmada la compra, se comenzará a trabajar en aspectos más destinados al marketing: diseño del escudo, nombre de la franquicia, estadio en el que jugar... y no olvidemos del enorme paralelismo entre los dos equipos profesionales de la ciudad: se pasará de los Truenos de los Thunder a los Rayos de Vallecas, una coincidencia con un potencial comercial muy prometedor.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top