El Mundial 2006 puede dar Alemania a Puma
  • El escándalo de la elección de sede del Mundial FIFA 2006 y la presunta compra de voluntades de la DFB gracias a la colaboración económica de adidas ha dejado muy tocada la posibilidad de renovación de la marca con la Federación Alemana para los próximos años

  • Las consecuencias del mismo han permitido entrar en las negociaciones para vestir a la Mannschaft a una marca con la que nadie contaba hasta ahora: la también alemana Puma 




A pesar de que todo parecía más que cerrado, la crisis generada por el escándalo de la adjudicación a Alemania de la organización del Mundial del año 2006 puede traer serias consecuencias a una de las marcas más afectadas por dicho escándalo y con importantes vínculos con la Federación Alemana de Fútbol: adidas, que ve como las acusaciones que se ciernen en torno a ella y a la propia DFB pueden acabar convirtiéndose en un verdadero lastre para el futuro de la relación.

Dinero para comprar voluntades



Las consecuencias del escándalo en la adjudicación del Mundial 2006 a Alemania como país organizador son, a día de hoy, imposibles de predecir y, ni tan siquiera, de calcular. Sin embargo, en la multinacional alemana adidas han comenzado a visualizar un horizonte que puede ser muy perjudicial para la relación que en la actualidad mantiene con la DFB.

Las investigaciones puestas en marcha han demostrado que el que fuera máximo dirigente de la marca alemana, Robert Louis-Dreyfus, habría aportado casi siete millones de euros a la DFB a comienzos del año 2000 para que ésta comprara voluntades en FIFA que garantizaran la elección del país germano como sede del Mundial 2006.

El asunto es tan sumamente serio que en la DFB temen que el escándalo pueda llevarse por delante la imagen y reputación de la organización a nivel mundial, un escándalo que como decíamos al comienzo de este artículo, tiene unas consecuencias de difícil previsión para cada una de las partes afectadas en el momento actual.

El Mundial 2006 puede quitar Alemania a adidas


Pero si serias son las consecuencias que podrían tener dicho escándalo para la reputación del a DFB, la Federación Alemana de Fútbol, las que se podrían derivar del mismo para la firma germana adidas son, simplemente, trascendentales.

Así, según ha podido conocer Marketing Deportivo MD, la DFB está comenzando a sopesar la continuidad de su relación con la multinacional germana en el futuro, una relación que finaliza en el año 2018 y cuya renovación adidas, antes de que saltara el escándalo, tenía bien encaminada ofertando un contrato de 1.000 millones de euros para asegurarse seguir equipando a la actual Campeona del Mundo durante los próximos 10 años ante los continuos intentos de Nike de hacerse con uno de los mayores valores del fútbol actual.

Sin embargo, la situación ha dado un giro tal que ha permitido entrar en la pugna por la DFB a una tercera marca hasta ahora sin invitación a esta especial subasta: la también alemana Puma, cuya posición dentro de esta carrera por equipar a la Mannschaft ha subido varios peldaños ante la baza de presentar a la Federación Alemana una continuidad en la relación entre ésta y la firma que vista a la Selección germana en el sentido de seguir contando con una firma nacional frente a la llegada de los norteamericanos de Nike.

Sobre la mesa, la oferta de adidas es, a día de hoy, inigualable para las otras dos contendientes, pero el escándalo del Mundial de 2006 ha equiparado mucho los pros y los contras de cada una de dichas ofertas. Y, lo que es peor para adidas, ha dejado entrar en la disputa a una marca, Puma, con muchos condicionantes para tomar el relevo en la DFB.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top