El Atletismo, otro deporte en duda para los sponsors
  • El nuevo escándalo de dopaje que salpica esta vez a la Federación Rusa de Atletismo amenaza con llevarse por delante los acuerdos de patrocinio las firmas comerciales tienen con dicha Federación ante el temor de que los mismos puedan provocarles una seria crisis de reputación




Poco a poco, y debido a los escándalos en diferentes especialidades, el mundo del deporte se va convirtiendo en un auténtico terreno prohibido para las firmas y marcas comerciales, que comienzan a recelar de manera importante sobre la oportunidad y conveniencia de asociar su imagen a la de un sector, el deporte, cada vez más castigado por los mismos y que pone en serio riesgo la imagen comercial de las marcas asociadas al mismo.

Un sector en duda



Poco a poco, y sin que apenas nadie se haya ido percatando a lo largo de este proceso, el mundo del deporte se va convirtiendo, muy a su pesar, en un territorio a evitar por las firmas comerciales como medio de protección de sus respectivas marcas.

Ciclismo, fútbol, ahora atletismo... Los escándalos que desde distintos frentes salpican a las diferentes modalidades deportivas comienzan a pesar y mucho en los planes estratégicos que las casas comerciales prevén poner en marcha de cara al corto y medio plazo ante el temor de que éstos, dichos escándalos, acaben por afectar a su vez a la reputación de las mismas.

Un golpe mortal


De este modo, y en apenas unos años, el deporte, otrora vehículo ideal para las firmas a la hora de articular sus estrategias de marketing para la expansión, consolidación e internacionalización de sus marcas, se ha convertido en un verdadero problema para las mismas, lo que ha llevado a todo el sector a verse envuelto en un verdadero problema ante los repetidos escándalos que afectan a los mismos.

El dopaje se lleva la palma. Los casos que han dejado tocado y casi hundido a un deporte como el ciclismo se trasladan ahora al mundo del atletismo, donde la Agencia Mundial Antidopaje ha puesto su foco sobre la Federación de Atletismo Rusa, a la que acusa de recurrir a dicha práctica de una manera institucionalizada, algo que le podría costar su participación en los próximos Juegos Olímpicos de Río 2016 y un serio golpe para sus patrocinadores.

adidas y Nike no se pronuncian... por el momento


Pero el solo hecho de verse salpicada por dicha investigación ya supone un importante daño moral a las firmas patrocinadoras, algo que les puede costar muy caro a las mismas. Por de pronto, y siguiendo un paralelismo casi absoluto en otros escándalos dentro del mundo del deporte, sus patrocinadores pretenden adoptar un prudente silencio a la espera de acontecimientos.

Así, ni adidas ni Nike se han pronunciado sobre el asunto, algo que llama poderosamente la atención toda vez que la primera es sponsor de la Federación Rusa de Atletismo y la segunda de la Asociación de Atletismo Internacional. Gazprom, patrocinador de los Juegos Olímpicos 2016 y 2018, también guarda silencio.

Un silencio que se podría tornar en reacciones tan drásticas como las que ya ocurrieran en el ciclismo con los casos de dopaje o más recientemente en el fútbol con el escándalo de corrupción en FIFA donde más de un patrocinador oficial ha decidido poner tierra de por medio para evitar que los mismos puedan provocarle una importante crisis de reputación de marca a sus compañías.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top