¡Sorpresón en Can Barça!: Qatar se planta y no subirá de los 60 millones
  • Cuanto todo el mundo daba por hecho que la delegación encabezada por el FC Barcelona que viajó a Qatar hace tan sólo un par de días volvería con el acuerdo con Qatar Airways bajo el brazo, la exclusión del orden del día de la Asamblea de Socios del próximo domingo de la votación de la renovación con la entidad árabe ha sacado a la luz la negativa con la que se ha encontrado el club para renovar por parte de la compañía qatarí

  • El "No" de Qatar a subir su aportación más allá de los 60 millones de euros anuales podría responder a la incertidumbre que ha creado el entorno de Leo Messi manifestando que la persecución que creen vive el argentino por parte del fisco español sólo se solucionará saliendo del club en el corto/medio plazo




Lo anunciábamos en nuestra edición de ayer: una delegación del FC Barcelona había viajado hasta Qatar para cerrar el acuerdo con QSI para renovar al alza con Qatar Airways durante otros tres años más a razón de al menos 65 millones de euros anuales, lo que convertiría a la camiseta del FC Barcelona en la mejor pagada del mundo por patrocinio comercial, igualando a la del Manchester United. Sin embargo, cuando todo el mundo pensaba que Bartoméu y Faus volvían de su aventura qatarí con el acuerdo bajo el brazo y con apenas tiempo para presentar, en apenas 72 horas, el mismo a la junta directiva azulgrana en el día de ayer y, posteriormente, el próximo domingo, a la Asamblea de Socios para someterlo a aprobación, las negociaciones han dado un giro de 180 grados que los medios sólo hemos conocido al ver publicado el orden del día de la Asamblea del próximo domingo en el que se ha retirado del mismo la votación del acuerdo con Qatar.

Qatar da marcha atrás y no subirá de los 60 millones de euros



Mucho se ha hablado de un contrato cuya renovación parecía más que encaminada incluso antes de la celebración de las últimas elecciones presidenciales, a las que se llegó con un preacuerdo del equipo de Bartoméu y compañía por unos 60 millones de euros anuales. Sin embargo, tras la enorme corriente en contra del acuerdo que manifestó durante las elecciones en las diferentes encuestas una importante masa de socios azulgranas, el club se vio obligado a presentar nuevos valores añadidos al preacuerdo al que Qatar ha ido, poco a poco, y en ocasiones a regañadientes, asumiendo.

Así, la primera concesión que hizo Qatar fue liberar la camiseta de entrenamiento, por la que el FC Barcelona puede cerrar un acuerdo que rondaría entre los 30 y 40 millones de euros anuales. Sin embargo, ello no fue motivo suficiente para rebajar la crispación en una importante parte de esa masa social en contra de la renovación con Qatar, por lo que Bartoméu exigió a la compañía un nuevo sobreesfuerzo que se materializó en una petición por parte del FC Barcelona de un incremento de las cantidades a abonar por Qatar que provocaría una cifra final de unos 65 millones de euros anuales, algo a  lo que en principio accedió la compañía. O al menos eso se manifestó desde el entorno de la directiva azulgrana.

El efecto Messi pasa factura



Lo anunciábamos hace tan sólo unos días: la situación que se vive en el entorno de la principal estrella de la plantilla azulgrana, Leo Messi, en relación a su llamada a sentarse en el banquillo para declarar como imputado en el juicio por fraude fiscal que se sigue contra el argentino y su padre, propició que el mismo, dicho entorno, considerara que existe una persecución en la justicia española contra el argentino que sólo tendrá solución con la salida, más o menos inmediata, del internacional azulgrana del club, algo que, tal y como informábamos en nuestro artículo, podría pasar factura al club azulgrana a la hora de encarar acuerdos y renovaciones de patrocinio en sus negociaciones con las marcas.

Y la primera prueba de fuego a la que se enfrentaba tras la filtración a la prensa de las intenciones del entorno del argentino de sacarlo del FC Barcelona en el corto/medio plazo era la renovación con Qatar Airways a través de QSI, un organismo que ha considerado que los esfuerzos que desde el club blaugrana se exigían a la entidad qatarí eran superiores a los que la misma podía afrontar, más si tenemos en cuenta que la amenaza de la salida de uno de los mayores valores del club tanto deportiva como comercialmente hablando, se cierne como una peligrosa sombra sobre la entidad, que no logra transmitir seguridad a la hora de confirmar la continuidad del argentino entre sus filas.

La negativa de Qatar a hacer más esfuerzos e incrementar la cantidad a abonar al FC Barcelona tiene una consecuencia derivada casi tan importante como el propio no de Qatar Airways al acuerdo: la firma norteamericana Nike, actual sponsor técnico, exige por contrato que el club facilite con un año de antelación, que es el periodo con el que Nike comienza a fabricar las camisetas del año siguiente, el nombre del patrocinador comercial de la camiseta, algo que el club no va a poder cumplir ante el nuevo giro de los acontecimientos dados con Qatar, lo que podría tener serias repercusiones en su relación con Nike.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top