Rossi da una patada a los derechos comerciales de Marquez
  • Además de recibir una sanción que le obligará a salir el último en el Gran Premio de Valencia que cerrará la temporada con lo que deja en bandeja el título a Jorge Lorenzo, el piloto italiano se expone a perder para su empresa, VR46, al principal activo comercial de la misma: precisamente el piloto español Marc Márquez, cuyos derechos comerciales gestiona la compañía del italiano




Ha sido uno de los nombres del fin de semana por su gesto antideportivo que ha levantado las críticas de sus propios seguidores, que consideran impropio de un piloto de su categoría una actuación así: el todo vale para ganar no parece ser una de las máximas de un deporte como el motociclismo y así se lo han hecho recordar al protagonista de la acción desde todos los puntos de vista. Hablamos de Valentino Rossi y su ya famosa patada a Marc Márquez en el circuito de Sepang que acabó con el piloto español, y con gran parte de la buena reputación de Rossi, por los suelos.

La última oportunidad




Tanto los aficionados al mundo del motor como los que no lo son tanto a buen seguro que han oído al menos hablar del incidente, bien sea a través de los medios de comunicación o bien sea a través de las redes sociales. La patada que este domingo propició Valentino Rossi en plena carrera a Marc Márquez que hizo que éste acabara en el suelo ha sido una de las noticias del domingo.

El gesto no tiene justificación alguna aunque sí podemos encontrar alguna explicación a la incomprensible actuación de uno de los mejores pilotos de motociclismo de todos los tiempos. Con 36 años y con el final de su carrera cada día más cercanos, fuentes cercanas al piloto consideran que fue más un gesto de impotencia ante la posibilidad de que se escapara su última posibilidad (aún le queda una en la última carrera del año) de volver a proclamarse Campeón del Mundo de MotoGP, con lo que ello supondría no sólo para su ya extenso historial deportivo, que también, sino para su maltrecha tesorería tras la multa impuesta por la Hacienda italiana (acordada con el piloto) de 35 millones de euros por fraude fiscal cometido hace tan sólo unos años, un alivio que llegaría en forma de grandes acuerdos comerciales, quizás los últimos, a los que podría acceder en su carrera.

Rossi da una patada a los derechos comerciales de Marquez




La posibilidad de conquistar su décimo y, probablemente, último campeonato mundial se traduce a su vez en un importante volumen de acuerdos comerciales que le auparían a tratar de recuperar un trono mediático ahora en poder, precisamente, del piloto damnificado, Marc Márquez. Los 20 millones de euros que percibe por contrato y publicidad y que le convierten en el piloto mejor pagado de la parrilla no parecen ser suficientes para poder afrontar con garantías el final de una carrera que ha estado llena de triunfos y victorias.

Pero tras esa patada se esconde mucho más. Rossi no sólo quiere despedirse a lo grande, con un nuevo título de Campeón del Mundo bajo el brazo, sino que además quiere volver a dominar un mercado, el del merchandising, que ahora está controlado como decimos por Marc Márquez en gran parte. Lo paradójico del caso es que los derechos comerciales de Márquez son gestionados por VR46, empresa del propio Valentino Rossi, por lo que la patada a su cliente puede suponerle mucho más castigo que el que en principio se le va a imponer deportivamente hablando sancionándole con salir desde la última posición de la parrilla en Valencia, lo que deja prácticamente en bandeja el título a su gran rival por el mismo, Jorge Lorenzo. La patada puede suponer además la salida de su ámbito de acción de uno de sus mejores clientes para su empresa VR46, que podría buscar otros aires menos abruptos para continuar una relación que se traduce en muchos millones de euros al año en publicidad.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top