Movistar tiene la solución: obligar a BeIn a romper con Mediapro
  • La compañía de telecomunicaciones española considera clave el hecho de romper la relación existente entre Mediapro y BeIn Sports para tratar de alcanzar un acuerdo directamente con los responsables árabes que dé por finalizada la complicada situación televisiva que se vive en España por los derechos de la Champions League




Hoy martes da comienzo una nueva jornada de Champions League y el complejo y enredado panorama televisivo existente en España en cuanto a los derechos de la competición volverá a copar portadas en prácticamente todos los medios de comunicación. A excepción hecha de los seguidores del FC Barcelona, cuyo encuentro ante el Bate Borisov podrá seguirse en abierto por Antena 3, el resto de aficionados del Real Madrid, Sevilla, Valencia o Atlético de Madrid volverán a verse en la encrucijada de no saber por dónde poder seguir las evoluciones de sus equipos, algo que está lastrando enormemente la imagen de los tres actores principales implicados en esta peliaguda situación: Movistar, Mediapro y BeIn Sports.

Un partido clave: el PSG - Real Madrid



Lo anunciábamos hace ahora quince días. Tras la disputa de la última jornada de la Champions League, una posible solución se avistaba en el horizonte respecto al complejo panorama televisivo reinante en España con los derechos de una de las competiciones deportivas más importantes del mundo.

Y la solución pasaba no ya tanto por la voluntad de las partes de poner fin a dicha situación sino por el interés de una de ellas, BeIn Sports, de que el encuentro PSG - Real Madrid que se disputará mañana miércoles pudiera ser seguido por el mayor número de aficionados posibles en todo el mundo. Tras este interés se escondía un aspecto clave: el dueño de BeIn Sports, Nasser Al Khelaifi, no es otro que el actual propietario del PSG parisino y, en su ánimo por extender la marca PSG por todo el mundo, considera clave la retransmisión a través de uno de sus canales televisivos del encuentro que enfrentará al club galo con una de las entidades deportivas más mediáticas del mundo: el Real Madrid.

Movistar tiene la solución: obligar a BeIn a romper con Mediapro



Sin embargo, no todo parece tan sencillo a priori como hace quince días quizás se pudo llegar a transmitir a través de nuestra información, una dificultad que estriba en la posición, casi inamovible, de uno de los tres actores participantes en este entramado: Mediapro. La entidad presidida por Jaume Roures ya ha manifestado que sólo venderá los derechos a uno de sus grandes rivales, Movistar + si ésta está dispuesta a desembolsar una cifra cercana a los 200 millones de euros por los mismos, una cantidad completamente fuera de mercado según todos los expertos.

Pero Movistar ya ha encontrado quizás la vía de solución al conflicto. Y ella pasa por una máxima que puede dar al traste con la relación iniciada hace ahora unos meses entre Mediapro y Al Jazzera, grupo al que pertenece BeIn Sports: divide y vencerás. Así, Movistar, vista la posición inamovible en la que se encuentra enroscado Jaume Roures, ha decidido romper negociaciones... pero con Mediapro, no con BeIn Sports, por lo que ha puesto en marcha una nueva estrategia que es acercarse al canal árabe para tratar de cerrar un acuerdo sin tener en cuenta la consideración de Mediapro.

Los cantos de sirena que Movistar está haciendo llegar a los responsables de BeIn Sports no están cayendo ni mucho menos en saco roto a pesar de que ello le pueda suponer la pérdida de un socio como es Mediapro en su estrategia por convertir al canal en el dominador absoluto dentro del panorama televisivo español, algo que ya ocurre en Francia donde ha desplazado a la todopoderosa Canal +.  Sin embargo, la jugada es complicada. Al menos para Movistar.

El ofrecer a BeIn Sports la posibilidad de llegar a la audiencia española a través de su plataforma supondría el alimentar a uno de sus grandes rivales en la lucha por el panorama televisivo dentro del mundo del deporte en España. Por tal motivo, desde Movistar se trata de hilar muy fino en los términos conceptuales del acuerdo a alcanzar para no darse lo que muchos consideran sería un auténtico tiro en el pie por parte de Movistar.

El que quedaría completamente fuera de juego sería Roures, que ha visto como las continuas negativas que desde Movistar han estado dando a Mediapro desde finales del pasado mes de agosto, momento en el que se rompieron las negociaciones, unas negociaciones que no se han vuelto a retomar por causas de Movistar según ha aireado a cuantos le han querido escuchar el propio Roures, ya tienen una explicación, que no es otra que el intento de división que la compañía de telecomunicaciones española está tratando de sembrar en la relación Mediapro-BeIn Sports, una división que puede, ahora más que nunca, dar por zanjada la esperpéntica situación respecto a los derechos televisivos de la Champions League que este año se está viviendo en España.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top