La eliminación de Inglaterra, una catástrofe económica
  • La eliminación de Inglaterra a manos de Australia en el Mundial de Rugby que organiza junto a Gales va a suponer una importante merma económica en la economía inglesa que ya se cifra en 700 millones de euros aproximadamente




El drama nacional que se ha vivido en el Reino Unido con la histórica derrota de Inglaterra ante Australia en la fase de Grupos de la Rugby World Cup que precisamente organizan junto a Gales  y que se ha convertido en la primera ocasión de la historia en la que el país anfitrión no logra clasificarse para los octavos de final de la competición va mucho más allá de la mera cuestión anímica y moral para los aficionados. Su eliminación está teniendo unas serias repercusiones en el ámbito financiero que han convertido la eliminación inglesa en una verdadera catástrofe económica.

Una venganza doce años después



Suele decirse que la venganza es un plato que se sirve frío. Pero en el caso de la Rugby World Cup que estamos viviendo en estos días en Inglaterra y Gales, más que frío, ha sido una venganza que se ha servido helada. Concretamente la que da el haber tenido en la nevera dicho plato durante casi doce años.

Así, la derrota de Inglaterra ante Australia por 13-33 que confirmaba la eliminación de la selección inglesa en esta fase de grupos de la Copa del Mundo de Rugby no venía a ser más que la cumplida venganza que los Wallabies daban a los ingleses en el templo de Twickenham de la dolorosa derrota sufrida doce años atras en la final de Sidney en el año 20023 con un drop de Johnny Wilkinson en el último minuto de la prórroga que daba el título a los británicos.

La eliminación de Inglaterra, una catástrofe económica



Ahora, con la marcha de Inglaterra de "su" Mundial, el asunto llega a adquirir tintes dramáticos. Sobre todo en terrenos no menos importantes para los organizadores como es el del apartado puramente económico.

Así, la caída de Inglaterra en esta primera ronda del Rugby World Cup va a suponer para las arcas inglesas unas pérdidas que rondarán los 500 millones de libras según las primeras estimaciones, esto es, más de 700 millones de euros, pérdidas que procederán fundamentalmente de un importante descenso en ventas de restaurantes, bares, comercios, hoteles, televisión y puestos de merchandising entre otros. De hecho, un importante ejemplo de ello es el precio de las camisetas de la selección inglesa de rugby en las tiendas oficiales. Hasta tal punto ha sido el descalabro comercial vivido con la eliminación que ya se puede adquirir las mismas con un descenso de hasta el 30% de su precio inicial marcado, algo que demuestra que la caída de Inglaterra en "su" Mundial es mucho más que una simple eliminación deportiva.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top