Guerra de sponsors en FIFA por el trono de Blatter
  • La imputación la semana pasada del máximo dirigente de la FIFA por parte de las autoridades judiciales suizas, que lo acusan de delitos de gestión desleal, apropiación indebida y abuso de confianza, han sacado a la luz la enorme batalla que a nivel interno existe entre sus patrocinadores comerciales oficiales entre partidarios y detractores de la continuidad del suizo al frente del organismo




El escándalo de corrupción y sobornos que asola a la FIFA ha dejado al descubierto el enorme y complicado entramado de intereses que existen en la misma y que tiene como principales protagonistas a los sponsors y patrocinadores oficiales de la entidad, que se han inmerso en una batalla sin parangón para defender la marcha o continuidad de Blatter al frente del organismo.

Blatter, imputado



Aunque hasta ahora parecía que existía un cierto consenso a la hora de enjuiciar la complicada y delicada situación que se vivía en el seno de la FIFA por parte de los patrocinadores y sponsors oficiales de la entidad, que abogaban por un radical cambio en el funcionamiento interno de la misma para volver a la senda de la transparencia y honorabilidad tanto del organismo como de sus miembros, la imputación hace tan sólo unos días de su todavía presidente, Joseph Blatter, por parte de la justicia suiza, se ha convertido en un importante punto de inflexión en toda la trama.

Así, los escándalos que salpican al dirigente al final de su larga carrera al frente de la FIFA no parece tener fin. A la ya puesta en marcha investigación contra varios de los dirigentes de la FIFA más cercanos a Blatter por corrupción, que supuso la renuncia anticipada a su presidencia (anunció su dimisión apenas cuatro días después de ser reelegido el pasado mes de junio pero no la hará efectiva hasta el año que viene), ahora el todavía presidente de FIFA se ve inmerso en otro proceso penal abierto por la justicia suiza.

Así, ésta le imputa dos presuntos delitos de gestión desleal, apropiación indebida y abuso de confianza, recriminándole haber firmado un contrato contrario a los intereses de la entidad con la Unión Caribeña de Fútbol, presidida por Jack Warner, antiguo vicepresidente de FIFA y estrecho colaborador del presidente.

Guerra de sponsors en FIFA por el trono de Blatter



Pero dicha imputación no ha traído serias consecuencias únicamente para la figura del propio Blatter. Como contamos, ha supuesto un importante punto de inflexión en la relación interna existente entre los diferentes sponsors y patrocinadores principales de la entidad, con la aparición de dos posturas bien diferenciadas.

Así, si hasta ahora la tendencia en los mismos en el escándalo de corrupción de FIFA había sido, con más o menos tibieza, pedir públicamente (quizás más que nada por la presión mediática) que se luchara por el establecimiento de un nuevo sistema mucho más transparente y limpio dentro de la entidad, la imputación de Blatter ante la justicia suiza ha dejado al descubierto una importante división interna entre partidarios y detractores de Blatter.

Nada más conocerse dicha imputación, tres importantes sponsors, McDonalds, Coca Cola y VISA exigieron públicamente la renuncia y marcha definitiva, a la mayor brevedad posible, de Joseph Blatter como presidente de la FIFA, una postura que venía en consonancia a la que habían estado manteniendo desde que se destapó el escándalo de corrupción en la FIFA y que defendía, como decíamos, un importante giro hacia la transparencia en el organismo.

Sin embargo, en ese trío de patrocinadores oficiales que pedían la cabeza de Blatter destacaba, más que la presencia de ellos mismos y la exigencia de la dimisión del suizo, la ausencia de dos importantes marcas que no sólo no se unieron al llamamiento sino que, además, se posicionaron en el bando contrario defendiendo la llegada rápida y contundente de cambios para asegurar el proceso de transición a un nuevo sistema mucho más limpio y transparente, pero en ningún momento instaron por exigir la renuncia de Blatter. Estas marcas eran adidas y KIA.

La imputación ha sacado a la luz la enorme batalla comercial que entre bambalinas se está llevando a cabo por el control de la FIFA entre partidarios y detractores de Blatter, con el único objetivo de quedar lo mejor posicionados posible en el nuevo escenario que se aventura a dibujar tras la etapa del suizo al frente del organismo.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top