El PSG, la solución al conflicto de BeIn Sports en la Champions
  • La disputa, en apenas quince días, de la tercera jornada de Champions League con el enfrentamiento estrella entre PSG y Real Madrid, una de las posibles salidas al enquistado proceso de negociación de los derechos de la competición para España en el que se encuentran Mediapro y Movistar

  • El dueño del PSG, el multimillonario Nasser Al-Khelaifi, es además propietario del grupo Al Jazeera, grupo al que pertenece el canal Bein Sports, y es uno de los principales interesados en que el choque pueda seguirse en directo por televisión para expandir su marca a nivel internacional




La segunda jornada de la Champions League que finalizó en el día de ayer no trajo nada nuevo a la situación, ridícula situación para muchos, que se vive en España con respecto a los derechos de retransmisión de la competición europea, en propiedad recordemos de Bein Sports y que ha dejado sin fútbol de Liga de Campeones a una inmensa mayoría de aficionados abonados a televisión de pago en España ante el nulo avance de las negociaciones entre Mediapro, copropietaria de Bein Sports, y Movistar, la compañía que más abonados cuenta con televisión de pago, de las últimas semanas. Sin embargo, en el horizonte se plantea una solución a quince días vista de la próxima jornada de Champions y que viene precisamente del país vecino, Francia. Esa solución lleva nombre de club y se llama PSG.

El partido menos visto del Real Madrid en Champions de la historia



Muchos vaticinaban, hace ahora quince días cuando se inauguró una nueva edición de la Champions League que trajo como resultado que millones de aficionados españoles se quedaran sin jornada de Liga de Campeones ante el conflicto existente en España en cuanto a los derechos televisivos de la competición, que el problema estaría resuelto cuando el mismo afectara al Real Madrid, club que en esa primera jornada fue protagonista del partido en abierto que emitió Antena 3.

El razonamiento era bastante sencillo: uno de los clubes que más aficionados arrastra en cuanto a audiencias televisivas del mundo, el Real Madrid, se vería en la encrucijada de estar en la misma situación que se encontraron en esa primera jornada los aficionados del resto de clubes españoles participantes en la competición, a saber Sevilla, FC Barcelona, Valencia y Atlético de Madrid, y cuyos hinchas no pudieron seguir por televisión las evoluciones de los suyos ante la imposibilidad de poder verlo en ninguna de las plataformas principales, especialmente Movistar+, que congrega a millones de abonados en torno a ella.

Con la llegada de la segunda jornada de Champions y con el partido Malmö - Real Madrid sin posibilidad de poder ser seguido en abierto, se confiaba en que la solución al conflicto llegaría a su punto final y que las dos partes enfrentadas en la pugna, Mediapro, compañía vinculada a Al Jazeera, propietaria de Bein Sports, y Movistar, llegarían a un acuerdo para que la primera cediera sus derechos a la firma de Telefónica y los encuentros de Liga de Campeones pudieran seguirse a través de su plataforma de pago Movistar+. Sin embargo no fue así y en un pulso incomprensible para los aficionados, el Malmö - Real Madrid se convirtió en la jornada de ayer en el encuentro menos visto de la historia del conjunto blanco en la Champions.

El PSG, la solución al conflicto de BeIn Sports en la Champions


Más a pesar de que las posiciones parecen más distanciadas que nunca, todo apunta a que la solución al conflicto procederá de donde menos se espera: de Francia con la llegada del PSG que será el próximo rival al que se enfrentará el conjunto madridista en la tercera jornada de Champions League dentro de 15 días. Y motivos hay para pensar así.

Los datos de audiencia de la Champions League facilitados por La Liga son, simplemente, demoledores. Se ha pasado de una media de casi 5 millones de espectadores de la temporada pasada en estas primeras jornadas de la competición a apenas el millón de televidentes que en la actual campaña lleva la presente edición de la Champions, una situación a la que se quiere poner remedio... ¡desde Francia!. La explicación es sencilla.

Dentro de quince días se disputará uno de los choques estrellas de esta primera fase de grupos: el enfrentamiento entre el PSG parisino y el Real Madrid y que a buen seguro dirimirá cuál de las dos entidades acabará como primera del grupo en el que están encuadradas. Pero para muchos la pregunta es obvia: ¿Y qué tiene que ver el PSG en el complicado entramado de derechos de la Champions que se vive en España? Aparentemente, nada. En el fondo, mucho.

El jeque dueño del PSG, el multimillonario árabe Nasser Al-Khelaifi, es además el propietario del grupo Al Jazeera, grupo al que pertenece BeIn Sports, propietaria de los derechos de la Champions para España. Y a buen seguro que no le gustará nada que uno de los partidos que más notoriedad mediática puede reportarle a nivel mundial, un PSG-Real Madrid, quede eclipsado por el conflicto de intereses entre Mediapro y Movistar con respecto a esos derechos de Champions.

La cosa es tan sencilla que muchos incluso ya tan sólo hacen apuestas acerca del día, dentro de ese plazo de quince que existe hasta la siguiente jornada de Champions, será el elegido para anunciar el acuerdo entre las partes. El multimillonario árabe sabe que no puede dejar pasar la oportunidad de llevar su marca a través del PSG a millones de aficionados en España, algo que también saben en Telefónica, motivo por el que habría estado dando largas a la última oferta de Mediapro, ceder los derechos a cambio de 200 millones de euros, "apenas" 20 millones de euros más que lo que ofrecía Telefónica, que se plantó en 180 millones de euros.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top