El Liverpool lucha contra la maldición de las marcas en la Premier
  • Desde que se creara la Premier League allá por el año 1992 ninguna entidad que no haya vestido a las tres grandes del Reino Unido, Nike, adidas o Umbro, ha logrado alzarse con el título de Campeón

  • Tan sólo el Blackburn Rovers en la temporada 1994/1995 rompió el maleficio vistiendo a la marca japonesa Asics

  • Los aficionados del Liverpool ya han comenzado a centrar sus críticas en New Balance, considerando que mientras sigan vistiendo a los norteamericanos su primer título de la Premier estará, cada vez, un poco más lejos




El año 2011 es un año marcado en rojo en la historia del Liverpool y quizás, por qué no, en la historia de la industria del marketing deportivo. Una firma norteamericana llamada Warrior, con enorme arraigo en los Estados Unidos en deportes poco tradicionales al otro lado del Atlántico, daba su salto a Europa para irrumpir en el mundo del fútbol a lo grande, instalándose en uno de los clubes más importantes de Europa y del Mundo, el Liverpool, que de este modo, y gracias a los millones que los norteamericanos ponían encima de la mesa, despedían de la sponsorización técnica del club a la marca alemana adidas, que llevaba varios años equipando al club británico. A partir de ahí, una amenaza se cierne sobre el club de la ciudad de los Beatles.

El Liverpool lucha ante la maldición de las marcas en la Premier



Desde que en aquel verano de 2011 los dirigentes del Liverpool se comprometieran con la firma norteamericana para que, tan sólo un año después, la misma desembarcara en el club de Liverpool en calidad de nuevo sponsor técnico, la entidad británica estaba convirtiéndose en protagonista de una de las maldiciones que más presente está en la Premier League: la de las marcas de ropa deportiva que equipan a los clubes de la competición.

Así, desde que en el año 1992 naciera la competición, tan sólo cuatro marcas han sido capaces de coronarse como vencedoras vistiendo a los clubes que se han logrado alzar con el título a final de cada temporada. Tal es así que, cual maldición, ningún club que no haya vestido a las tres grandes que dominaban el sector hasta hace pocos años (hasta la venta de Umbro por parte de Nike), adidas, Nike y Umbro, y excepción hecha con el título logrado por el Blackburn Rovers en la temporada 1994/1995 vistiendo a la firma japonesa Asics, ha logrado alzarse con el título de liga en la Premier a lo largo de toda su historia.

Ni New Balance ni Warrior gustan en Liverpool



Y la cuestión no es un asunto baladí ni mucho menos. Entre la afición del Liverpool se ha instalado la idea de que el club seguirá sin alzar un título de la Premier League, que sería el primero de toda su historia, en tanto en cuanto la entidad no vuelva a vestir a una de las tres grandes: adidas (que ya tuvo su etapa en Liverpool), Nike o Umbro.

La idea de esa maldición no es, sin embargo, una cuestión exclusiva para supersticioso. La misma pesa como un lastre para la nueva marca que viste al club, New Balance, casa matriz de Warrior y que llegó al club británico hace tan sólo un año tras recabar para sí la firma los valores que en el fútbol había logrado adquirir Warrior en apenas tres años de vinculación con este deporte. Y más si tenemos en cuenta que la firma nunca ha tenido el visto bueno de los aficionados del club, que tras ver como el paso de Warrior era considerado como una de las peores experiencias en materia de sponsorización técnica que jamás haya tenido el club, la nueva situación no ha mejorado con New Balance, a la que ven como una firma poco relacionada con el mundo del fútbol y muy alejada de la tradición que se vive en el club.

En este escenario, la situación durante la presente temporada no ayuda para nada a nivel de rendimiento deportivo. Con un entrenador ya cesado y con las esperanzas puestas en el alemán Jürgen Klopp, las expectativas este año de romper la maldición parece que tendrá que esperar una temporada más, lo que alimenta más la cada vez creciente creencia entre los aficionados de que esta situación sólo se solucionará cuando el Liverpool vuelva a vestir a una de las tres grandes.



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top