Volskwagen le quita Red Bull a Mercedes
  • Altos directivos de la compañía de bebidas energéticas habrían viajado hasta Alemania para concretar y cerrar la venta de la escudería austríaca al Grupo Volkswagen, que tendría presencia en la Fórmula 1 a partir de la temporada 2018




Una vuelta de tuerca más. La polémica relación que se vive durante los últimos meses entre la escudería austríaca Red Bull y la marca Renault, encargada de suministrarle los motores, ha vivido un nuevo acontecimiento, esta vez sí, parece ser que definitivo y que, para sorpresa de todo el paddok, dejará a Mercedes sin uno de sus grandes objetivos: la escudería de la bebida energética.

Mercedes, tras la llegada de Aston Martin a Red Bull



A comienzos del pasado mes de Julio, Marketing Deportivo MD adelantaba una noticia que rápidamente comenzaba a circular por las redes sociales: la mítica Aston Martin estaría dispuesta a regresar a la F1 tras un largo periodo de ausencia y para ello se asociaría con la escudería Red Bull, que de este modo incorporaría a un nuevo e importante patrocinador dentro de su roster de sponsors oficiales.

Sin embargo, la jugada escondía otra mucho más complicada y oculta que suponía la llegada de Mercedes a la propia escudería austríaca para ser ella la que tomara el relevo a Renault en el suministro de los motores que, a partir de ese determinado momento, comenzarían a llegar procedentes desde Alemania.  

Volskwagen le quita Red Bull a Mercedes



La noticia no sentó nada bien a los franceses de Renault, que vieron en el movimiento una deslealtad que provocó un agrietamiento en sus relaciones que han acabado con los galos a un paso de hacerse con la escudería Lotus y, por ende, con su abandono de Red Bull.

Todo parecía pues dispuesto para que Mercedes cumpliera su objetivo: estar en otra escudería dentro de la Fórmula 1 que viniera  a contribuir en la financiación y rentabilidad que la compañía ya realizaba en la Fórmula 1. Sin embargo, una nueva vuelta de tuerca hemos podido vivir en las últimas horas en toda esta relación al confirmarse que altos directivos de Red Bull, con Dietrich Mateschitz (propietario del 49% de las acciones de Red Bull) a la cabeza, habrían volado hasta Alemania para concretar la venta de la escudería austríaca al Grupo Volkswagen, que de esta manera tendría una escudería propia en el Mundial a partir del año 2018. Hasta entonces, todo apunta a que la escudería austríaca, tras la salida de Renault, pasaría a montar motores Ferrari en la misma hasta ese 2018.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top