¿Se está planteando Nike una retirada del fútbol?
  • Los últimos movimientos mostrados en la industria por las dos grandes firmas rivales vienen a poner la duda acerca de la estrategia a seguir por la compañía dentro de este deporte

  • A nivel de clubes la marca ha perdido en apenas un año gran parte de su representación en Europa con la marcha de clubes como el Oporto, la Juventus y el Manchester United a firmas rivales, estos dos últimos a su gran rival adidas

  • A nivel de selecciones, el anuncio de adidas de la renovación con España y la más que probable con Alemania, dos de las grandes aspiraciones de Nike, dejan igualmente comprometido el papel de la marca en este ámbito




Cuando hace algo más de un año la multinacional alemana adidas revolucionaba el mundo de la sponsorización técnica en Europa con la firma del mayor acuerdo alcanzado hasta la fecha entre una compañía y un club en todo el mundo, casi 100 millones de euros al año durante diez años, más de uno pensó (pensamos) que todo se debía a una calculada y maquiavélica estrategia urdida por su gran rival Nike para debilitar económicamente a su contrincante y poder acceder a entidades hasta ahora inaccesibles a la entidad como bien podrían ser Real Madrid o Bayern de Munich. El hecho de tener que soportar, año tras año, un desembolso de 94,5 millones de euros podría hipotecar la libertad de movimientos de adidas a la hora de encarar renovaciones que se presumían harto complicadas con clubes como el Bayern o Real Madrid que reclamarían (como así ha sido) un trato semejante por parte de adidas. Sin embargo, movimientos posteriores han venido a demostrar que quizás no fuera todo como presumíamos y que podamos estar, aunque a muchos les sorprenda, ante una retirada paulatina de Nike, forzada o no, del mundo del fútbol.

¿Una estrategia de Nike?



Aunque desde Marketing Deportivo MD fuimos los primeros en plantear dicha posibilidad, la de que todo respondiera a una enrevesada estrategia por parte de Nike, que renunciaría voluntariamente al Manchester para hipotecar la capacidad de movimientos de adidas en operaciones futuras, tanto a nivel de clubes como a nivel de selecciones y de embajadores, hemos de reconocer que el devenir de los acontecimientos dentro del sector ha comenzado a plantear nuevas dudas acerca de si, verdaderamente, todo responde a dicha estrategia.

Como era de suponer, el Bayern, club patrocinado por adidas (además de ser propietaria en un 9% de sus valores), fue uno de los primeros en reclamar a la marca un trato semejante al que ésta dispensaba al United, algo a lo que la marca tuvo que dar obligado cumplimiento con otro contrato superlativo: alrededor de 80 millones de euros anuales. Con la firma de ambos contratos pareciera que el plan de Nike avanzaba para encontrar el terreno completamente despejado en su intento de conquistar el Real Madrid.

Sin embargo, ese plan presentaba varias lagunas: si el objetivo era (y es) llegar al Real Madrid o al menos poner a adidas en la tesitura, los norteamericanos estaban comenzando a sufrir demasiadas bajas en el camino: a la pérdida del United se unía la renovación del Bayer y tan sólo unos meses antes, el paso de la Juventus al catálogo de adidas y casi un año antes el del Oporto a Warrior (posteriormente New Balance). Demasiadas pérdidas que restarían exposición a la marca, una marca que salvo los éxitos que le está propiciando el FC Barcelona a nivel internacional, apenas tenía representación en otros clubes en cuanto a logros.

¿Se está planteando Nike una retirada del fútbol?



La cosa comenzó a apuntar mal cuando, además de a nivel de clubes, la firma fue perdiendo presencia en otros apartados dentro del fútbol. Así, en el campo de embajadores, la marca ha visto como importantes representantes de la misma han concluido sus contratos y han decidido no renovar (o no ha sido capaz de convencerlos para renovar). Los más llamativos, las marchas de Zlatan Ibrahimovic, de David De Gea y el más reciente caso de Keylor Navas.

La situación se complica con los últimos movimientos dados por adidas a nivel de selecciones. El anuncio de la firma de renovar con la Real Federación Española de Fútbol y el supercontrato puesto encima de la mesa de la DFB para seguir vistiendo a Alemania durante los próximos diez años, las dos últimas Campeonas del Mundo (España además es la Campeona de las dos últimas ediciones de la Eurocopa de Naciones) han dejado a Nike sin posibilidades de poder acceder a otros de sus dos grandes objetivos, unos objetivos con los que Nike pretendía revertir una situación que, a nivel de selecciones, se antoja mucho más que preocupante.

En los últimos 25 años, el dominio de adidas en el panorama de selecciones nacionales en las tres principales competiciones del mundo, Copa del Mundo, Eurocopa y Copa América, es abrumador. Así, en los Mundiales de los últimos 25 años, Nike tan sólo ha logrado hacerse con el título en el Mundial de Corea y Japón del año 2002 con Brasil. adidas, por el contrario, tiene en el mismo periodo cuatro entorchados (Italia 90, con Alemania; Francia 98 con Francia; y los dos últimos de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014 con España y Alemania respectivamente).

En la Eurocopa el panorama es mucho peor. En ese periodo de los últimos 25 años, desde 1990, Nike no ha obtenido ni una sóla Eurocopa. Por contra, adidas domina dicho periodo con cinco títulos de los seis celebrados: Inglaterra 96 (Alemania); Bélgica-Holanda 2000 (Francia); Portugal 2004 (Grecia); Austria y Suiza 2008 (España) y Polonia y Suecia 2012 (España). Tan sólo la Dinamarca de Hummel en Suecia 92 rompe esta hegemonía alemana.

El único respiro que obtiene Nike a nivel de selecciones es en la Copa América, donde durante ese periodo ha logrado cuatro títulos (Bolivia 97, Paraguay 99, Perú 2004 y Venezuela 2007, todos ellos con Brasil) donde la representación de la marca ha logrado superar a su gran rival adidas (sólo títulos con Argentina en Chile 91 y Ecuador 93).

Con este escenario, tanto a nivel de clubes como de selecciones o de embajadores, el panorama se presenta harto complicado para la firma norteamericana que, lejos de reaccionar, parece condenada a una sonora resignación que ya ha comenzado a dar que hablar en el sector y a dejar en el aire una pregunta que poco a poco va adquiriendo cada vez más protagonismo a tenor de lo visto: ¿Se está planteando Nike una retirada del fútbol?

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top