Murray le hace un flaco favor a Under Armour en el US Open
  • Después de dos torneos luciendo las primeras zapatillas de Under Armour para el mundo del tenis, el escocés ha decidido volver a calzar la marca adidas en uno de los torneos más mediáticos e importantes del mundo: el US Open

  • El hecho ha servido para que adidas lance mensajes envenenados a través de Twitter a su gran rival Under Armour sobre el asunto




De la noche a la mañana, Andy Murray se convirtió en uno de los principales embajadores de la marca norteamericana Under Armour, que lograba hace ahora casi un año en un único movimiento dos importantes objetivos: arrebatar a un importante representante de adidas, una de sus firmas rivales, y conseguir, por otro lado, entrar por la puerta grande en un deporte como el mundo del tenis, donde la firma de Baltimore apenas tenía representación. Ahora, con la disputa del US Open, el escocés le ha hecho a la compañía la peor publicidad posible.

Un contrato con Under Armour... y con adidas



Las cosas no andaban del todo bien entre Andy Murray y la que había sido su marca durante los últimos años, adidas. El escocés no estaba contento del todo con el trato que desde la marca se dispensaba al primer británico que, después de más de 60 años, había logrado alzarse hacía tan sólo un año con uno de los torneos más prestigiosos del circuito, el de Wimbledon. Un incremento en las percepciones económicas a percibir a buen seguro que habrían ayudado a Murray a considerar que el trato que se le daba era el adecuado. Más sin embargo desde adidas estipulaban que la cantidad demandada por el británico, casi el doble de lo que hasta entonces cobraba, unos 2,5 millones de euros, sobrepasaba con creces la tasa de retorno que le reportaba dicha alianza.

Con este escenario, apareció en el mismo la cada vez más amenazadora silueta, para firmas como Nike o la propia adidas, de la marca estadounidense Under Armour, que estaba dispuesta a darle a Murray todo aquello a lo que adidas se negaba. El desenlace, el previsto: Andy Murray se incorporaba al catálogo de embajadores de la firma de Baltimore a cambio de una buena suma de dinero pero con una condición: seguiría luciendo zapatillas de su por entonces todavía marca, adidas, hasta el momento en el que en la compañía presidida por Kevin Plank tuvieran las suyas propias en el mercado, otro de los condicionantes impuestos por el propio escocés a la firma: el desarrollo de unas zapatillas de tenis por parte de Under Armour, algo de lo que carecía hasta entonces su catálogo.

Murray le hace un flaco favor a Under Armour en el US Open



De este modo ha discurrido el transcurrir de Andy Murray en su relación con Under Armour durante los primeros meses de la misma hasta el pasado mes de junio, donde el jugador se presento al prestigioso Torneo de Queens luciendo por primera vez unas zapatillas Under Armour, un debut que no pudo tener mejor resultado para los intereses de ambas partes puesto que acabó con el triunfo del británico, que se llevó para casa su cuarto título del mencionado evento en toda su carrera.

Con el ánimo de repetir éxito, Murray se plantó en el torneo de Wimbledon donde alcanzó la ronda de semifinales, momento en el que fue eliminado por Roger Federer después de tres sets. Ello provocó una mella en la confianza de Murray con Under Armour y sus zapatillas que provocó que el escocés volviera a optar por lucir adidas en los torneos siguientes hasta llegar al US Open, el último Grand Slam de la temporada y uno de los torneos más apreciados por las marcas por su capacidad mediática.

En este escenario, había realmente expectación por comprobar por qué marca de zapatillas se decidiría el tenista británico para su participación en el evento. Y, nuevamente y para desconsolación de Under Armour, el tenista eligió adidas, un hecho que fue rápidamente aprovechado por la compañía para lanzar un mensaje envenenado en Twitter con destino a Under Armour, que ve como uno de sus proyectos más ambiciosos, tener sus propias zapatillas de tenis, sufre un importante varapalo justo en sus primeros meses de vida procedente, precisamente, de su principal embajador en este deporte: Andy Murray.



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top