Mediapro se toma venganza del FC Barcelona a través de Qatar
  • El conflicto por los derechos televisivos de la Champions League en España está pasando factura al FC Barcelona a través de la propia Qatar, propietaria de Al Jazeera, cadena propietaria del canal BeIn Sports

  • El FC Barcelona abandonó el pasado mes de Febrero a Mediapro para acabar firmando con Movistar para la gestión de los derechos televisivos del club azulgrana en La Liga




La venganza es un plato que se sirve frío. Muy frío. Y en el FC Barcelona están ahora mismo degustando el que les ha puesto encima de la mesa la compañía de Jaume Roures, Mediapro, que tan sólo unos meses después de comprobar como el club catalán abandonaba su compañía para firmar con Movistar, el destino le ha servido en bandeja poder devolverle el golpe al club azulgrana a través de BeIn Sports y el conflicto de los derechos televisivos de la Champions League que se vive en España.

El Barcelona planta a Mediapro y se va con Movistar



El pasado mes de febrero, en plena guerra por los derechos televisivos dentro del fútbol español, el FC Barcelona acordaba la cesión de los derechos televisivos para la temporada 2015/2016 a la compañía Movistar, una de las grandes rivales por hacerse con tales derechos de la firma que hasta ahora, y desde el año 2008, venía gestionando los mismos en el cuadro azulgrana: la compañía Mediapro.

La pérdida del FC Barcelona suponía el primer gran varapalo de Mediapro en el fútbol español, al perder a uno de los clubes que, junto con el Real Madrid, garantizan mayor probabilidades de éxito en la comercialización por parte del operador correspondiente de sus paquetes televisivos de cara al aficionado.

Mediapro se toma venganza con el FC Barcelona a través de Qatar



Sin embargo, el destino y la capacidad empresarial de Jaume Roures han querido que el FC Barcelona esté viviendo la particular venganza del empresario a través del conflicto suscitado en España por los derechos televisivos de la Champions, en propiedad de BeIn Sports. Así, el dueño de Mediapro, propietaria al 50% con Al Jazeera del nuevo canal, ha pedido cerca de 200 millones de euros a Telefónica para que la misma pueda emitir la Champions League a través de Movistar +, su plataforma de pago por visión, una oferta a la que desde la compañía telefónica no han podido acceder.

Y esa negativa de Telefónica a aceptar la propuesta de Roures está teniendo serias consecuencias para el FC Barcelona, que ha visto como sus patrocinadores han comenzado a presentar ante los directivos azulgranas sus protestas por la pérdida de exposición mediática que supone el televisar sus encuentros a través de BeIn Sports.

Así, uno de esos sponsors que ya han manifestado su malestar por la situación que se está viviendo es Qatar Airways, cuya negociación con el club azulgrana está a punto de cerrarse para una nueva renovación a cambio de una cifra que superaría, en principio, los 60 millones de euros. Sin embargo, el debut del FC Barcelona ante la Roma en Italia en la primera jornada de Champions ha dejado unas paupérrimas cifras de exposición de la compañía, con un retorno publicitario muy pobre, destino que ha compartido otro importante sponsor azulgrana, Nike, que estrenó en ese debut su camiseta azul que apenas ganó relevancia debido al mismo problema.


Qatar versus Qatar




Lo verdaderamente llamativo es que BeIn Sports es un canal peteneciente a Al Jazeera, grupo presidido por el presidente qatarí del PSG, Nasser Al-Khelaifi, y tiene los derechos en exclusiva de la Champions para España, derechos que ha compartido con Roures, socio de Al Jazeera, al no tener BeIn Sports una plataforma propia para emitir los encuentros a través de la televisión.

Por todo ello, Roures ha adjudicado los mismos a Vodafone TV, Orange TV (ambas plataformas online) y Telecable en Asturias, además de ofrecer los encuentros a través de su propio canal, Total Channel, un canal suficientemente problemático que ha impedido seguir a los aficionados el debut de los equipos españoles en Champions (salvo el Real Madrid, que en la primera jornada fue retransmitido por Antena 3).

La emisión a través de BeIn Sports ha impedido que el potencial de Movistar, con casi cuatro millones de abonados, haya quedado reducido casi a la mínima expresión con el canal qatarí, lo que repercute en una pobre exposición mediática para los sponsors, entre ellos, Qatar Airways o Nike. Roures se toma así venganza a través de la propia Qatar del desplante realizado por el Barça al firmar con Movistar el pasado febrero.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top