Maria Sharapova deja plantados a sus sponsors
  • La tenista rusa anunció el pasado martes a través de las redes sociales que no participaría en la presente edición del US Open con el consiguiente lamento tanto de organizadores como de aficionados

  • Los patrocinadores de la tenista, que invierten casi 30 millones de dólares cada año en pagos a la jugadora, ya hacen números acerca de cuánto le va a suponer, económicamente hablando, la ausencia de la jugadora




Hace tan sólo unos días dio comienzo en la ciudad de Nueva York el US Open, el último Grand Slam de la temporada y uno de los más importantes del circuito por varias circunstancias que confluyen en torno a él: el ser precisamente el último gran torneo de la temporada, en el que la gran parte de las estrellas de este deporte se dan cita como colofón a sus respectivas campañas; el importe en premios a repartir, cada año que pasa de mayor envergadura y que encaraman al prestigioso torneo a lo más alto de la clasificación en este sentido y, sobre todo, el escenario en el que se disputa, en el USTA Billie Jean King National Tennis Center, en Flushing Meadows, en Nueva York, lo que le convierte en un foco de atracción mediática para sponsors y patrocinadores. Pero este año el primer día de competición la atención se la llevó la tenista rusa Maria Sharapova y no precisamente por su rendimiento sobre la pista de este torneo.

Maria Sharapova deja plantados a sus sponsors



Sin aparentemente previo aviso y sin que nadie (o muy pocos, sólo su círculo más cercano) supiera nada al respecto, la tenista rusa anunció a través de las redes sociales el pasado lunes que no participaría en la presente edición del torneo. La actual número tres del mundo lo hacía público y explicaba los motivos: una lesión en su pierna derecha de la que no consiguió recuperarse a tiempo de manera satisfactoria para poder disputar la cita neoyorquina.

El anuncio de la tenista provocó una enorme decepción tanto en la organización del torneo como entre los aficionados tanto los que se darán cita en las pistas como los que seguirán el evento a través de la televisión. Sin embargo, si hay un sector que mostró abiertamente su preocupación por dicha ausencia ese no fue otro que el del nutrido grupo de firmas y marcas comerciales que configuran el catálogo de patrocinadores personales de la deportista rusa.

Pérdidas de millones de dólares



Aunque para el aficionado neófito en estos temas el asunto pueda resultar baladí, la ausencia de Maria Sharapova del elenco de estrellas que disputarán el torneo es un duro golpe para sus patrocinadores, que ya calculan unas pérdidas millonarias motivadas por dicha ausencia sobre todo por el caracter del torneo, quizás uno de los más mediáticos por, como decíamos antes, su ubicación y el escenario en el que se disputa.

Marcas como Avon, TAG Heuer, Head, Evia, Nike o su última incorporación, American Express, que firmó con la tenista precisamente para explotar al máximo su presencia en el US Open, le suponen a las mencionadas compañías, en su conjunto, casi 30 millones de dólares en desembolsos a favor de la tenista de manera anual.

Para hacernos tan sólo una idea, American Express firmó hace tan sólo unos días un importante acuerdo de dos años de duración con la tenista rusa. Para comenzar a rentabilizar dicha inversión, logró llenar Nueva York con la imagen de su nueva embajadora promocionando la compañía y su participación en el US Open, un acto que no le habrá salido nada barato (recordemos que American Express fue la segunda marca que más dinero invirtió el año pasado en publicidad de este Grand Slam con 7,7 millones de dólares, tan sólo por detrás de los 8,2 que invirtió Mercedes. La ausencia habrá trastocado muy seriamente las previsiones planificadas para la tasa de retorno a conseguir y, con ello, las pérdidas pueden llegar a ser multimillonarias. Al resto de sponsors le ocurre otro tanto. Sharapova no estará en esta edición del US Open. El varapalo para la organización y los aficionados será grande, tanto que muchos ya lloran su ausencia. La pregunta a hacerse si lo hacen tan fuerte o al menos igual que lo que hacen los patrocinadores de la tenista.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top