Los Vikings enfurecen a su afición tras despedir a su mascota
  • La decisión de los Minnesota Vikings de no acceder a las peticiones de su "mascota oficiosa" para continuar apareciendo durante los encuentros ha desatado las críticas de los aficionados, que con sus mensajes han obligado a la franquicia a abrir una pequeña puerta a la vuelta del conocido Ragnar aunque sea como invitado




La incursión en el mundo del deporte de las redes sociales ha supuesto un auténtico vuelco a las relaciones de las entidades deportivas con sus aficionados. Tanto es así que ahora cualquier decisión que en otro tiempo pudiera quedar limitada a la arbitrariedad de sus dirigentes, ahora es minuciosamente fiscalizada a través de esas nuevas herramientas digitales hasta el punto de ser capaces de obligar a los responsables encargados de tomar dicha decisión de dar incluso marcha atrás en la medida adoptada. Y aunque esta última circunstancia aún no se ha podido vivir en el entorno de los Vikings de Minnesota, la franquicia está viviendo su particular proceso de fiscalización anteriormente citado hacia una decisión que ha levantado no poca polémica en redes sociales.

Los Vikings enfurecen a su afición tras despedir a su mascota



Hace tan sólo unos días los Vikings anunciaron que, tras no alcanzar un acuerdo para la renovación de sus servicios con Joe Juranitch, la franquicia se veía en la obligación de despedir al hombre que durante 21 años ha estado metido en la piel de Ragnar, la conocida mascota de los Vikings.

El motivo de las discrepancias entre las partes radicaba, fundamentalmente, en el aumento de salario solicitado por Ragnar que exigía hasta 20.000 dólares por partido durante los próximos 10 años, una cifra que habría arrojado un montante total durante ese periodo incluyendo a los partidos de pretemporada que alcanzaría los 2 millones de dólares.


Verlo por la tele



Nada más conocerse el comunicado de manera oficial, Juranitch subió una foto a su cuenta oficial en Facebook donde aparecía ataviado como la mítica mascota y viendo uno de los encuentros de los Vikings por televisión: "Esta no es mi elección. Yo no tomo decisiones. Añoro a los hinchas y su apoyo".

A pesar de no ser la mascota oficial del equipo, cargo que ostenta Viktor, Ragnar ha sabido convivir con ella y se ha ganado el cariño de la afición que lo ha encumbrado hasta el punto de lograr cobrar el año pasado cerca de 1.500 dólares por encuentro. Las críticas a la decisión adoptada por los Vikings supuso que la franquicia abriera una pequeña puerta a hacerle un reconocido homenaje a Ragnar además de admitir que podría aparecer como invitado en más de un encuentro. Un ejemplo más de cómo las redes sociales han cambiado para siempre el mundo del deporte.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top