La sombra de IPIC sobrevuela el Bernabéu
  • El último encuentro liguero del Real Madrid disputado en el Santiago Bernabéu hace apenas siete días ante el Granada sacó a la luz la estrategia del club blanco para promocionar a IPIC, el grupo inversor árabe que dará apellido al Santiago Bernabéu y puede que, quién sabe, sustituya a Emirates quizás antes de la conclusión de su contrato con la entidad blanca, en la camiseta madridista, una estrategia que lleva repitiendo desde hace casi un año




Fue un gesto que pasó casi inadvertido para la inmensa mayoría de aficionados. Una acción perfectamente planificada por el club madridista que se perdió en la notoriedad de la presencia del niño refugiado sirio Zaid Abdul a cuya familia el Real Madrid ofreció trabajo y asilo en España después de saltar a la fama por ser golpeado su progenitor ante las cámaras de todo el mundo por una periodista belga que cubría la desgracia humanitaria de los refugiados que se agolpan a las puertas de las fronteras de los países europeos. Pero a pesar de ello, un gesto a muchos nos llamó seriamente la atención y que hace poner encima de la mesa una realidad: IPIC está más presente que nunca en el Real Madrid, la estrategia que el club blanco lleva repitiendo una y otra vez desde la temporada pasada.

Un sueño hecho realidad



La jornada se presentaba como la idónea para poner en marcha una hermosa iniciativa solidaria por la que una entidad del calado del Real Madrid daba todo su apoyo y ponía a la disposición de organizaciones no gubernamentales toda su fortaleza como entidad para ayudar a la crisis humanitaria que sufren los refugiados que se concentran en masa a las puertas de las fronteras de los países europeos limítrofes que dan acceso a la Unión Europea.

La puesta en escena resultaba ser un homenaje y un reconocimiento al pequeño Zaid Abdul, el niño refugiado sirio que vio como se cumplía su sueño tras varias jornadas llenas de sorpresas desde su llegada a España: saltar al césped del Santiago Bernabéu con sus ídolos junto a Cristiano Ronaldo antes del encuentro que enfrentaba al conjunto blanco con el Granada en el segundo encuentro liguero (cuarta jornada de liga) que el Real Madrid disputaba en su feudo y que venía a poner un final feliz a la historia ya conocida por todos del pequeño Zaid y su familia en su peregrinar hasta llegar a España.

La sombra de IPIC sobrevuela el Bernabéu



Sin embargo, la puesta en escena del particular homenaje y apoyo que la plantilla blanca daba a todos los refugiados inmersos en dicha crisis humanitarias logró ocultar un gesto, un hecho, que para muchos pasó desapercibido ante el ruido de esta iniciativa madridista pero que para otros llamó poderosamente la atención.

El pequeño Zaid Abdul encabezaba el grupito de niños que suele acompañar a los futbolistas antes de los encuentros en su salida al césped, un elenco que vestía completamente de blanco como la indumentaria del club madridista con unos matices que nos ha llevado a hacer una profunda reflexión que se centra sobre dicho uniforme.

Así, cada uno de los once niños que acompañaron a los jugadores madridistas lucían un uniforme con los colores del club de la marca alemana adidas pero con una particularidad: en el frontal de la camiseta la publicidad que lucía no era Emirates, patrocinador del club, sino IPIC, el consorcio árabe que dará apellido al Bernabéu y que desembolsará una sustanciosa suma de dinero que ayudará a financiar las obras de reformas del estadio madridista si finalmente se llevan a cabo.

Una estrategia perfectamente planificada



Para dar una idea de lo planificado de la acción, el club se cuidó y mucho de que dicha indumentaria presentara algunos matices respecto a la equipación oficial del club: una tonalidad de negro en las tradicionales bandas de adidas mucho más intenso que en su versión original, más en tonos grisáceos, y, sobre todo, la ausencia del escudo madridista de la camiseta, lo que impedía posibles reclamaciones a terceros interesados, como pudiera ser la propia Emirates, al club blanco por permitir que dichos niños aparecieran con la indumentaria oficial del club luciendo publicidad de IPIC. La estrategia no es realmente nueva. Desde hace casi un año, los niños que suelen acompañar a las estrellas del Madrid en su salida al campo suelen llevar este tipo de publicidad aunque con la iniciativa de apoyo a los refugiados ha alcanzado su punto culminante al ser un momento mucho más mediático con la presencia del pequeño Zaid, lo que provocó que su imagen con la camiseta de IPIC estuviera en todos los medios.

La historia tiene mucho más recorrido. Florentino quiere hacer un guiño a IPIC, que se desespera por el callejón sin salida en el que parecen haberse metido, judicialmente, las obras de reforma del estadio, lo que dilatará en el tiempo el debut de IPIC como acompañante del nombre del Santiago Bernabéu en una acción de trading right que dejará una buena suma de dinero en las arcas madridistas. Este guiño pasa por adelantar el bautizo del Bernabéu sin esperar, como eran los planes iniciales, a la conclusión de las obras y, por otro lado, hacer que en el estadio madridista comience a respirarse IPIC por los cuatro costados.

El asunto coge aún mayor relevancia si tenemos en cuenta que en apenas dos años el contrato que el Madrid tiene con Emirates, por el que recibe 25 millones de euros anuales más incentivos, concluirá, por lo que podríamos estar ante una filtración interesada de quién podría ocupar su lugar de aquí a dos años (o incluso antes) en la camiseta del Real Madrid si IPIC logra poner sobre la mesa una oferta por ello sustanciosa.

A quién no debe haber hecho gracia en absoluto es a la propia Emirates, a la que no le habrá costado llegar a la misma conclusión viendo como la acción con los uniformes de los niños estaba perfectamente planificada: un uniforme sin identificación madridista ante la ausencia del escudo oficial del club y un acto lo suficientemente mediático como para aparecer en las portadas de los medios de comunicación pero necesariamente notorio para ocultar entre el ruido del mismo la presencia de unos niños con camisetas publicitando al grupo árabe. Cada vez más, La sombra de IPIC sobrevuela el Bernabéu.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top