La Federación perderá entre 2 y 3 millones por proteger a Piqué
  • La decisión de la Real Federación Española de Fútbol de trasladar a Alicante la disputa del encuentro que España disputará en Noviembre ante Inglaterra y que se iba a disputar en el Santiago Bernabéu va a generar a la entidad un serio perjuicio económico además de un importante daño a su imagen




¿Cómo crear, de la nada, una crisis de reputación para tu propia marca? Quizás uno de los ejemplos más claros a día de hoy que podamos tomar como referencia para tratar de explicar cómo a veces, el remedio es peor incluso que la propia enfermedad, sea la decisión adoptada por la Real Federación Española de Fútbol en el ya conocido como Caso Piqué, donde con la intención de proteger al jugador internacional del FC Barcelona de los silbidos que en los últimos encuentros disputados en territorio nacional recibe el defensa de la selección español, va a provocar unas pérdidas millonarias a la Federación además de un importante daño a su imagen de marca.

La Federación perderá entre 2 y 3 millones por proteger a Piqué



En estos días no se habla de otra cosa en España: los silbidos que recibe de la propia afición española el defensa central del FC Barcelona cuando disputa sus encuentros con la Selección (en gran parte por su posicionamiento a favor de la independencia de Cataluña y por sus jocosas declaraciones en sus celebraciones de títulos con el Real Madrid como destinatario) han copado las portadas de los medios de comunicación en prensa deportiva en España y han generado amplios debates en las redes sociales.

Con este escenario de fondo, y una vez con la clasificación debajo del brazo, la siguiente patata caliente que se le presentaba a la Federación Española de Fútbol era tratar de ponderar los pros y contras de encarar el próximo amistoso que España jugará en territorio nacional ante Inglaterra el próximo mes de noviembre y que, en principio, se iba a disputar en el Santiago Bernabéu.

Sin embargo, y dados los acontecimientos, en la sede de la Federación han considerado pertinente adoptar una decisión que, como veremos, está generando a la misma improtantes pérdidas y no sólo a nivel económico, que también. Así, el traslado de la sede (anuncio que ha cogido por sorpresa) a Alicante, en el estadio Rico Pérez del Hércules como consecuencia de sus intenciones de proteger a Piqué de los posibles silbidos que le podía dispensar el Bernabéu le va a suponer al organismo español dejar de ingresar una cantidad de dinero que rondaría entre los 2 y 3 millones de euros, procedentes de las ventas de entrada que no podrá sacar al ser el aforo del estadio del Hércules de tan sólo 30.000 espectadores, hasta 50.000 menos que el aforo del estadio madridista, unos 80.000 fans. Si tenemos en cuenta que el precio medio de la entrada oscilará por los 50 euros, la decisión de la Federación de proteger al internacional del FC Barcelona es, cuanto menos, algo cara.

Una crisis de reputación en ciernes



Pero no sólo tendrá trascendencia esa decisión en el plano meramente económico. A nivel de imagen, la marca de la RFEF quedará seriamente dañada por la adopción de dicha postura, desde diferentes planos y puntos de vista, aunque sobre todo con la afición madridista, que considera un verdadero desprecio la decisión adoptada por la Federación.

No corren pues buenos vientos en la sede de la Federación sobre todo a nivel de imagen. Ayer mismo planteábamos el importante debate que se está generando acerca de la renovación de adidas con la Federación Española de Fútbol hasta el año 2026, por una cifra que rondaría los 40 millones de euros anuales, cuando la marca va a renovar por el mismo periodo a Alemania por una cifra que andaría por los 100 millones de euros anuales.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top