La Bundesliga teme las consecuencias del escándalo Volkswagen
  • La influencia en el fútbol alemán del Grupo Volkswagen es tan importante que en el pasado se han alzado importantes voces dentro del mismo criticando la misma y la influencia, negativa, que sobre la limpieza de la competición podía generar este dominio de Volkswagen como patrocinador en muchos clubes de la Bundesliga

  • El descalabro económico que se prevé sufra el Grupo como consecuencia del escándalo de la emisión de gases en el que se halla inmerso tiene en vilo a muchos de esos clubes y a la propia Bundesliga, consciente de que, si cae Volkswagen, también caerá gran parte del fútbol alemán




Lo comentábamos hace apenas una semana: el enorme escándalo que salpica a uno de los grandes motores de la economía alemana, el grupo Volkswagen, tenía en vela a más de una entidad deportiva patrocinada por la marca germana o por alguna de las firmas que componen el grupo. Sin embargo, si hay una competición donde verdaderamente se vive con desvelo la evolución del citado caso esa no es otra que la Bundesliga, donde la influencia del grupo Volkswagen en los equipos que conforman la competición es tan grande que hace tan sólo unos meses se comenzó a levantar grandes suspicacias debido a la enorme influencia que las diferentes marcas del grupo tienen sobre los clubes de la competición, criticando una falta de imparcialidad y una mezcla de intereses que podía ir en contra de la propia competición.

La marca del fútbol alemán



A finales de la temporada pasada se encendieron todas las alarmas en el fútbol alemán. Un modesto club acaparaba portadas en todos los medios de comunicación tras conseguir ascender a la Bundesliga alemana. El Ingolstadt subía por primera vez en toda su historia a la máxima competición del fútbol bávaro, toda una gesta para un club fundado hace apenas 11 años fruto de la unión entre el MTV Ingolstadt y el ESV Ingolstadt, con un fuerte respaldo de una de las empresas más consolidadas de la zona: Audi.

Pero ese patrocinio no era ni mucho menos casual. Audi se ubicaba en la ciudad del mismo nombre del club, de apenas 132.000 habitantes localizada al norte de Munich y rápidamente se quiso unir a un proyecto que en esos momento estaba naciendo, una unión que llegó en calidad de principal sponsor y verdadero motor de la nueva entidad futbolística. No en vano, Audi es la dueña actual del estadio donde juega y de los campos de entrenamiento del club.

Audi es una de las grandes marcas del grupo Volkswagen, un imponente conglomerado automovilístico que, además del Ingolstadt, tiene en la Bundesliga lazos con muchos otros clubes alemanes, convirtiéndose de hecho en uno de los grandes patrocinadores del fútbol de aquellas latitudes. Así, Volkswagen es dueña absoluta del Wolfsburgo al 100%, patrocinador principal de Werder Bremen, Schalke 04, Hannover (a través de Audi) o Hamburgo. Además, es uno de los principales accionistas del Bayern de Munich, con casi el 9% de sus acciones. Esa influencia no queda limitada a la Primera División del fútbol germano. En la segunda alemana, el grupo Volkswagen también patrocina a otros seis clubes.

La Bundesliga teme las consecuencias del escándalo Volkswagen



Ante este escenario, no resulta demasiado complicado meterse en la situación por la que atraviesan en estos momentos todos esos clubes y la propia competición germana. Si Volkswagen cae con todas sus consecuencias como resultado del mencionado escándalo, arrastrará inevitablemente en su caída a una de las competiciones de fútbol más importantes de toda Europa y del mundo y, por ende, a varios de los clubes más importantes del planeta.

Los últimos acontecimientos vividos desde dentro de la marca no auguran nada bueno para los intereses de los implicados. La dimisión del máximo responsable del grupo hace tan sólo unos días como primera consecuencia directa del escándalo que vive la marca unida al reconocimiento desde fuentes internas de la propia compañía que el mismo se traducirá en pérdidas valoradas en miles de millones de euros, lo que traerá como consecuencia inmediata la rápida puesta en marcha de un plan de ajustes económicos con el que tratar de reducir al máximo la inversión de la compañía en otros sectores con el objetivo de amortiguar esa caída, han llenado de nerviosismo el fútbol alemán, conscientes de que si Volkswagen cae, el fútbol bávaro y la propia Bundesliga pagarán y muy caro las consecuencias de dicha caída, unas consecuencias que a día de hoy nadie, absolutamente nadie dentro de ese fútbol, se atreve a vaticinar.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top