Red Bull perderá 120 millones si se va con Mercedes
  • El descontento en Red Bull con el pobre rendimiento de los motores Renault en la presente temporada ha llevado a la compañía a filtrear con la marca Mercedes, candidata número uno a sustituir a los franceses en el suministro de motores a la escudería austríaca

  • La ruptura unilateral por parte de Red Bull del acuerdo que le liga a Renault hasta finales de 2016 le supondría una pérdida valorada en 120 millones de euros anuales




El coqueteo de la escudería Red Bull con Mercedes para incorporar a la conclusión del presente año los motores de la misma a sus monoplazas en sustitución de los que utiliza en la actualidad, Renault, lo que provocaría la rutpura de manera anticipada y unilateral del acuerdo con los franceses, puede salirle muy caro al equipo austríaco, que se expone a una pérdida multimillonaria que no sería compensada con la llegada de la nueva marca a su motor.

El regreso de Aston Martin como excusa



Aunque desde un inicio todo se trató de vestir como un supuesto interés de una marca mítica, Aston Martin, al mundo de la Fórmula 1, lo cierto es que todo se encuadra dentro de una estrategia de la firma Mercedes, que pretende ampliar su campo de actuación en la competición para tratar de compensar la enorme inversión que lleva a cabo en el Gran Circo, copada ésta mayormente por la tenencia de una escudería propia.

Así, aunque los rumores llevaban instalados en el paddock desde hacía tiempo, realmente no fue hasta comienzos del pasado mes de Julio cuando los mismos comenzaron a consolidarse como una opción más que real y consistente que hablaba del regreso de una marca mítica como la británica Aston Martin, que plantearía su retorno a través de una alianza con la escudería austríaca Red Bull para suministrar, ya a partir del año próximo, los motores, lo que supondría la salida inmediata de Renault del equipo de la bebida energética y la llegada al mismo no sólo de Aston Martin sino además de Mercedes, que es propietaria de la mítica marca británica en un porcentaje que ronda el 5%.

Red Bull perderá 120 millones si se va con Mercedes



Con el rumor adquiriendo cada vez más hechuras de noticia, desde la escudería austríaca se trató en todo momento de tranquilizar a los proveedores franceses, que comenzaron a inquietarse ante lo que podía ser una posibilidad más que real que le llevaría a abandonar un equipo que le ha dado muchos días de gloria en los últimos años.

Sin embargo, esta estrategia no llegó a servirle a los austríacos, que vieron como desde Renault comenzaron a avisar de las consecuencias que ello tendría para la marca de la bebida energética, recordando que su contrato no concluye hasta finales del año 2016. Y aunque recientemente ha habido contactos entre los máximos representantes de ambas partes, las posiciones se han distanciado notablemente hasta el punto que desde Renault han lanzado un serio mensaje a Red Bull: la ruptura unilateral por parte de la escudería del contrato que les une antes de su conclusión, a finales de 2016, conllevaría un pago en concepto de indemnización a la firma francesa de 40 millones de euros. Sin embargo, la ruptura podría tener consecuencias aún mayores.

Recordemos que Infiniti es uno de los principales patrocinadores de la escudería austríaca a la que aporta 80 millones de euros anuales, dinero que dejaría de percibir si Red Bull rompe definitivamente con Renault. Para los neófitos en estos temas que no lleguen a comprender la relación que puede haber entre las partes, baste recordar que entre Renault y Nissan, propietaria de Infiniti, existe la Renaul-Nissan Alliance, una unión estratégica entre ambas compañías basada en el intercambio de acciones entre Nissan, Renault y AvtoVAZ que se ha convertido en uno de los 4 mayores fabricantes del mundo y a la que pertenece, evidentemente, Infiniti.

La ruptura pues de la alianza con Reanult de manera poco amistosa le puede suponer a Red Bull la pérdida, de cara a la temporada que viene, de 120 millones de euros anuales, una cantidad que no compensará la llegada de Aston Martin y los motores Mercedes al equipo de la bebida energética. Una decisión, en definitiva, muy difícil de tomar.


Participa y comenta esta noticia

 
Top