Nike se queda sin venganza
  • La eliminación del Brujas a manos del Manchester United que permite la clasificación para una nueva edición de la Champions League del conjunto británico ha supuesto un verdadero alivio, no sólo a nivel deportivo, en el seno de la directiva de los Diablos Rojos

  • Su entrada en Champions garantiza al United el cobro íntegro del contrato con adidas para esta temporada, un contrato que habría visto reducido su aportación en más de 30 millones de euros en caso de no haber logrado su clasificación




Cuando a los 20 minutos Wayne Rooney acertaba a adelantar al Manchester United en el partido de vuelta de la ronda previa final que disputaba en Bélgica ante el Brujas y que daba acceso a la fase de grupos de la Champions League, poniendo en la eliminatoria un 1-4 a favor de los británicos que hacía casi imposible una gesta belga, la familia Glazer respiró: no sólo el conjunto dirigido por Louis Van Gaal se estaba asegurando su presencia en una nueva edición de la Champions League después del fiasco de haber estado toda una temporada sin jugar en competiciones europeas sino que, además, aseguraba la llegada de una importante suma de dinero procedente de UEFA... y también de adidas.

Casi 60 millones de euros



Con su victoria en Brujas en el día de ayer por 0-4, el Manchester United se aseguró ser uno de los clubes que estará en el sorteo para la configuración de los grupos de una nueva edición de la Champions League, un hecho que supone un fuerte impulso en el ánimo moral del club, muy castigado por los resultados deportivos de las últimas temporadas, pero también desde un punto de vista muy alejado de ese aspecto meramente deportivo: el económico y el comercial.

Así, la clasificación del United para una nueva edición de la Champions League va a garantizar al club la llegada de una buena suma de dinero que oscilará en torno a los 60 millones de euros, la mitad de los cuales procederá del reparto que hace la UEFA entre los clubes clasificados mientras que la otra mitad, otros 30 millones, corresponderán a la cláusula que adidas introdujo en su contrato con el club británico y en virtud de la cual, los 94,5 millones de euros estipulados en dicho acuerdo que deberá pagar la marca alemana al club británico durante cada uno de los próximos diez años se reducirían en un 30% en caso de que el club no se clasificara para la Champions League de cada temporada. Además, por si fuera poco, una eliminación habría sido un durísimo golpe para una maltrecha marca United, muy castigada desde la retirada de Alex Ferguson y en serio riesgo de devaluarse ante los patrocinadores.

Nike se queda sin venganza



Los goles de Rooney (en tres ocasiones) y de Ander Herrera provocaron, además, otro efecto colateral cuya amenaza había estado sobrevolando las oficinas de Old Trafford durante toda la semana: se quitaban de un plumazo la posibilidad de que Nike, de manera indirecta, pudiera vengarse de la infidelidad del United al abandonar la firma norteamericana para caer en los brazos de adidas.

Si hay una marca que siguió con verdadera expectación los designios de dicha eliminatoria esa no fue otra que Nike, que vio como el destino le deparaba la posibilidad de asestar una dulce venganza al que fuera durante muchos años uno de los clubes más importantes de su catálogo y que rompió un acuerdo de renovación que prácticamente tenían acordado estipulado en algo más de 72 millones de euros tras la oferta que le puso encima de la mesa adidas.

La posibilidad de ver cómo, además, un club de su portfolio, el Brujas, dejaba fuera de la Champions al Manchester United y provocaba un verdadero agujero tanto en el United (que dejaría de cobrar de los alemanes casi 30 millones de euros en la temporada de su debut) como en la propia adidas (que vería en esta eliminación un duro golpe a su imagen y al proyecto conjunto en su nueva andadura en el club británico), era una opción que venía a colmar todas las expectativas de la marca de Oregon. Sin embargo, el hat-trick de Rooney y el gol de Ander Herrera vino a echar por tierra esa posibilidad. Nike se queda sin venganza, una venganza que tendrá que esperar... al menos de momento.

Participa y comenta esta noticia

 
Top