Nike no quiere decir cuanto cobra Jordan
  • La resolución del juicio que en estos días se desarrolla en los Estados Unidos por la demanda interpuesta por Michael Jordan contra la desaparecida cadena Dominick's por uso indebido de su nombre puede tener serias consecuencias, paradójicamente, a los actuales patrocinadores de la ex estrella de los Chicago Bulls, que se han personado en el mismo para tratar de mantener en secreto las condiciones económicas de los contratos que mantienen con el considerado Mejor Jugador de Baloncesto de la Historia




Durante estos días se viene celebrando en los Estados Unidos el juicio por la demanda interpuesta por Michael Jordan contra los responsables de la ya desaparecida cadena de supermercados y restaurantes Dominick's por uso indebido de su nombre como reclamo de una publicidad de sus productos hace ahora algo más de seis años, allá por el 2009. Y aunque todo el protagonismo del mismo se lo lleva el hecho de tener implicado en él como parte acusadora a una de las grandes estrellas del mundo del deporte de todos los tiempos, Michael Jordan, uno de los asuntos que rivaliza por arrebatarle dicho rol de protagonista es la negativa de Nike  a dar a conocer la respuesta a una de las cuestiones que durante el mismo se han planteado: cuánto vale el nombre de Michael Jordan.

El daño al nombre "Michael Jordan"



Uno de los argumentos que los abogados de Michael Jordan están usando en el juicio que se está desarrollando en los Estados Unidos por utilización indebida de Dominick's en el año 2009 del nombre de Michael Jordan en una publicidad de la citada cadena es el uso del mismo sin autorización del propio jugador para la promoción de los productos de Dominick's aprovechando el enorme tirón comercial que tenía (y tiene) el considerado Mejor Jugador de Baloncesto de la Historia, un hecho que podría haber afectado al rendimiento del citado nombre Michael Jordan como marca comercial según defienden los abogados del ex jugador de los Bulls.

Así, en base a ello, solicitan una indemnización multimillonaria cifrada en 10 millones de dólares basándose en que cada vez que es utilizado el nombre de Michael Jordan acompañando a una publicidad, el valor del producto publicitado automáticamente se incrementa con la sóla presencia del mismo, algo que ha puesto en alerta a las principales firmas patrocinadoras del jugador, que aún hoy retirado, son muchas.

Nike no quiere decir cuanto cobra Jordan



Sin embargo, ese argumento puede haber sido el desliz más caro de la historia dentro de un proceso judicial. Los abogados defensores de la parte demandada han dado la vuelta al asunto para requerir saber cuánto pagan las principales firmas asociadas a Jordan por tener vinculados el nombre del jugador a sus respectivas marcas, conscientes que ello supondría poner en un verdadero dilema a esas multinacionales, que como está ocurriendo, se negarían a aportar dichos datos por lo que la demanda del jugador respecto a la indemnización a cobrar quedaría muy tocada en sus argumentos si se desconoce cuál es el valor real que las firmas, en la actualidad, están dispuestos a otorgar o pagar a Michael Jordan por usar su nombre.

Y aquí entra en juego la figura de Nike. Sin quererlo (o quizás sin haber calibrado las consecuencias de una de las piezas claves de la demanda por parte de los abogados del jugador), la acusación cifró esa indemnización en base a lo Jordan habría obtenido desde el año 2000 hasta el año 2012, una cifra que según los mismos rondaría entre los 500 y 600 millones de dólares y donde el contrato que tiene firmado con Nike sería clave en la misma.

Así las cosas, al juicio se personaron rápidamente representantes de Nike para tratar de mantener en secreto uno de los acuerdos mejor guardados de la industria: el que tiene con Michael Jordan, a cuyo contenido tan sólo tienen acceso tres directivos de Nike y que se guarda bajo siete llaves en la sede de la marca en Oregon. En la firma del swoosh consideran que el revelar el contenido económico del acuerdo que vincula a las partes puede hacer un flaco favor a la compañía en su relación con otros importantes embajadores aún en activo, que podrían considerar un agravio lo que Nike les abona en comparación con lo que desembolsa por un jugador ya retirado.

No sólo Nike teme que esas cifras salgan a luz. Firmas como Gatorade, perteneciente a Pepsico; HanesBrands, el fabricante de la tarjeta Upper Deck y Take-Two Interactive, la compañía que está detrás de la saga de videojuegos NBA2K también se personaron en el juicio para tratar de mantener en secreto el acuerdo que les vincula con el jugador a fin de proteger, como en el caso de Nike, otros acuerdos con grandes estrellas actuales del mundo del deporte.

Participa y comenta esta noticia

 
Top