Li Ning olvida las pérdidas
  • Li Ning reduce sus pérdidas a apenas 4 millones de euros en el primer semestre de 2015 amparándose en una estrategia de contención del gasto y en una apuesta por el mercado local chino donde sus tiendas han crecido hasta situarse en las casi 6.000 tiendas oficiales




Una mala pesadilla que ha durado algo más de dos años. Así se puede definir el deambular de una de las compañías asiáticas más importantes dentro del sector de la ropa deportiva, Li Ning, en los últimos meses después de atravesar una importante crisis económica que ha amenazado con la viabilidad de la compañía hasta el punto de tener ésta que reorganizar toda su estrategia de expansión, lo que ha dado lugar a la renuncia incluso de algunos de los acuerdos y contratos más importantes que tenía la compañía con clubes, equipos, federaciones y embajadores, para tratar de mantener a flote la misma.

Li Ning a un paso de los beneficios



Después de muchos meses de estar íntimamente vinculada con las pérdidas, el fabricante chino de ropa deportiva ha culminado el primer semestre del año 2015 con unas pérdidas que rondaban los 4 millones de euros, una cifra casi ridícula si tenemos en cuenta que en el último periodo de 2014 la firma presentó unas pérdidas de casi 80 millones de euros.

El plan de ajuste iniciado por la compañía nada más entrar en crisis, allá por el año 2013, ha comenzado a dar resultados y ha permitido rebajar los gastos de explotación en este periodo en más de 49 millones de euros. Además, los ingresos se dispararon en la primera mitad de año hasta un 16% interanual y rondaron los 512 millones de euros.

China, un mercado clave



Además de ello, Li Ning tuvo que hacer un importante ajuste en su estrategia de expansión, limitando sobremanera su visión empresarial para centrar en el mercado chino, en el que cuenta con 5.745 tiendas, 119 establecimientos más que las que había en el mes de diciembre de 2015. A esto hay que sumarle el enorme impulso que le ha dado la venta online, con un crecimiento de más del 7%, que viene a consolidar la apuesta de la firma por este canal de distribución y ventas, que tiene como objetivo que en un plazo no superior a cinco años el 20% de la facturación de la compañía proceda del mismo.

La compañía entró en caída libre en el año 2013 cuando registró su primer déficit anual desde el año 2004, motivado en gran parte por la fuerte desaceleración que estaba viviendo la economía china y que provocó una caída fulminante en las ventas de la compañía.

Participa y comenta esta noticia

 
Top