La NBA impedirá a Jordan utilizar su marca como reclamo
  • La NBA prohíbe a Michael Jordan utilizar su marca, Jordan Brand, como reclamo o herramienta instrumental para atraer a jugadores a su franquicia incorporándolos a su catálogo de embajadores

  • La firma de dichos contratos sería utilizada como una vía para eludir el límite salarial impuesto en el Convenio Colectivo y poder ofrecer cifras mucho mayores a los cracks para incorporarse a la franquicia de la que es dueño, los Hornets




Para muchos, una seria amenaza para la supervivencia de una firma como Jordan Brand. Para otros, un aviso más que necesario para tratar de garantizar la limpieza dentro del mercado de fichajes en la NBA, donde la irrupción del marketing en la figura de los patrocinadores como elemento fundamental en las decisiones más relevantes de las franquicias está adquiriendo un rol cada vez mayor, lo que a su vez preocupa cada vez más a los propios dirigentes de la NBA.

La NBA impedirá a Jordan utilizar su marca como reclamo



Para la mayoría de medios de comunicación estrictamente deportivo, la noticia ha pasado como una mera anécdota dentro del universo NBA. Sin embargo, para los amantes del marketing deportivo, la decisión adoptada por la mejor liga de baloncesto del mundo con una de las compañías de ropa deportiva más prestigiosa del planeta, obra de Nike y de Michael Jordan, Jordan Brand, adquiere una especial relevancia y connotación de incalculables consecuencias en el momento actual y que sólo el tiempo logrará delimitar hasta dónde llegan las mismas.

Así, la NBA, en una decisión sin precedentes, ha prohibido al gran Michael Jordan utilizar a su marca, Jordan Brand, recordemos cobijada bajo el paraguas de Nike, próximo patrocinador global de la propia NBA en sustitución de adidas a partir de 2017, como reclamo para lograr incorporar a las grandes estrellas de la liga a la franquicia que preside y de la que es propietario, los Hornets de Charlotte, una prohibición que ha llenado de temor a la filial de Nike ante las consecuencias que ello podría traer en el futuro.

Garantizar la limpieza en el mercado de fichajes



La decisión trata de anticiparse a una posible situación susceptible de producirse en el ámbito de actuación de la firma. Lo que la NBA trata de evitar a toda costa es que Michael Jordan pueda utilizar a Jordan Brand como reclamo para retener o atraer a los grandes cracks de la liga a su franquicia. Se da la circunstancia de que hasta cuatro grandes estrellas del universo NBA pertenecen al catálogo de embajadores de Jordan: Blake Griffin, con contrato con los Clippers hasta el año 2017 con opción a un año más; Carmelo Anthony, en los Knicks con contrato hasta 2018 con opción a un año más; Chris Paul, también en los Clippers hasta 2017 con opción también a un año más y Russel Westbrook, en los Thunder hasta el verano de 2017.

En la NBA temen que el ex de los Bulls pueda utilizar sus contratos con Jordan para facilitar su incorporación a los Hornets. Las dudas llegan después de que los Clippers renovarán a DeAndre Jordan vulnerando el Convenio Colectivo al ofrecerle un contrato interpuesto a través de terceros que les garantizarían una campaña de publicidad para abonarle parte de su salario y así poder respetar el límite salarial impuesto por dicho Convenio, algo totalmente prohibido en la NBA.

En la actualidad, tan sólo dos jugadores de los Hornets, Michael Kidd-Gilchrist, recientemente renovado por la franquicia a cambio de 52 millones de dólares, y Cody Zeller, pertenecen al catálogo de embajadores de la marca de su jefe.

Participa y comenta esta noticia

 
Top