El silencio ensordecedor de Nike con Gatlin
  • La alianza entre Gatlin y Nike ha estado marcada, desde su firma el pasado mes de marzo, por un silencio prácticamente absoluto que se ha visto multiplicado de manera exponencial durante los presentes Mundiales de Atletismo de Beijing, contrastando con el apoyo que ha dispensado Puma a su embajador y rival de Gatlin, Usain Bolt




Probablemente nunca un acuerdo de patrocinio provocó tanto revuelo en el mundo del atletismo como el apoyo dado hace tan sólo unos meses por la multinacional norteamericana Nike a uno de los atletas que más en el foco de la polémica ha estado en los últimos años dentro de la escena internacional como es el estadounidense Justin Gatlin. Y probablemente nunca un silencio haya sido tan ensordecedor y tan clarificador en la relación entre ambos que el mostrado por la compañía con respecto a la participación del velocista en los Mundiales de Atletismo de Beijing que durante estos días se celebran en China.

Un polémico acuerdo



Marzo de 2015. La multinacional norteamericana Nike lograba lograba un importante (y polémico) acuerdo con uno de los velocistas más controvertidos dentro del panorama mundial de la velocidad, el norteamericano Justin Gatlin. Para los neófitos en el mundo del atletismo, Gatlin es un atleta estadounidense especializado en pruebas de velocidad, que tiene en su palmarés el título de Campeón Olímpico de los 100 metros lisos en los Juegos de Atenas 2004 y de Campeón del Mundo de los 100 y 200 metros lisos conquistados tan sólo un año después en el campeonato celebrado en Helsinki.

Pero sobretodo, Gatlin, a pesar de sus 33 años, era uno de los grandes aspirantes a conquistar el oro en los Mundiales de Atletismo que en estos días se celebran en Pekín en las pruebas de los 100 y 200 metros lisos. Es decir, en el pequeño grupo de atletas capaces de plantar cara al hombre más rápido del mundo, Usain Bolt, se encontraba Gatlin. La polémica del patrocinio acordado por Nike junto al atleta norteamericano radicaba sobretodo en el pasado del mismo. Cuando apenas era un joven atleta que despuntaba en el atletismo universitario (Gatlin conquistó seis títulos consecutivos de la NCAA), en el año 2001 fue sancionado durante dos años por un positivo por anfetaminas detectado en el Campeonato Junior de los Estados Unidos. Gatlin recurrió y argumentó que su positivo se debía a los medicamentos que venía tomando desde su infancia para tratarse el trastorno por déficit de atención que le fue diagnosticado, lo que motivó que la IAAF redujera la sanción a tan sólo un año.

Sin embargo, esta prometedora carrera volvió a truncarse nuevamente por otro caso de positivo, esta vez por testosterona. La USADA, la Agencia Antidopaje Estadounidense, tras detectar este segundo positivo después del detectado en 2001, sancionó al atleta de por vida, sanción que se redujo hasta los ocho años tras comprometerse Gatlin a colaborar con la justicia en la investigación y persecución del dopaje dentro del atletismo. Aún así, Gatlin recurrió los ocho años ante el Tribunal de Arbitraje de Estados Unidos, que volvió a reducir la sanción hasta los cuatro años. Gatlin volvió a competir en el año 2010 y otra vez retomó la senda de los triunfos hasta llegar a los Juegos de Londres, donde conquistó la medalla de bronce. Sin embargo, su imagen y su figura quedaron manchadas para siempre por la sombra del dopaje.

El silencio ensordecedor de Nike con Gatlin


El triunfo el pasado domingo de Usain Bolt sobre Justin Gatlin terminó por concretar la mala decisión de Nike hasta el punto de que ha sido la propia marca la que ha incrementado los efectos de dicho error. Al contrario de lo que pudiera pensarse, la actuación de Nike y Puma en el duelo de sus dos máximos representantes ha sido muy diferente en cuanto a estrategias puestas en marcha para aprovechar la participación de sus embajadores en el Mundial de Atletismo de Beijing.

Así, mientras Puma ha realizado una campaña de apoyo desde prácticamente las primeras eliminatorias en las que ha participado Bolt en la prueba de los 100 metros lisos, Nike ha optado por el silencio más absoluto, un silencio ensordecedor que ha puesto de manifiesto que incluso la propia marca no ha querido presumir de patrocinio con Gatlin a la espera de comprobar si finalmente derrotaba a Bolt o no para poner en marcha su estrategia. Así, ni tan siquiera cuando en las eliminatorias previas Gatlin presentaba marcas incluso mejores que las del propio Bolt y que la conseguida por el jamaicano en la gran final, Nike dio muestras de apoyo alguno a través de las redes sociales al estadounidense.

Con ello, Nike ratificaba la estrategia diseñada para seguir en el caso Gatlin. Consciente de las críticas que su alianza generó en su momento, en el sector se considera que en Nike optaron por no exponer mucho dicho acuerdo a la espera de que se cumplieran todos los pronósticos y Gatlin batiera a Bolt en la gran final, lo que habría habilitado a la compañía para poner en marcha su campaña con la que, en teoría, reparar el daño que el acuerdo podría haber provocado en la marca de la firma de Oregon. Pero por tan sólo una centésima, Gatlin no venció a Bolt y nunca un silencio fue tan ensordecedor (y clarificador a la vez) que el mostrado por Nike con Gatlin.

Participa y comenta esta noticia

 
Top