Bolt alza a Puma a cotas inimaginables en los Mundiales de Beijing
  • La triple corona (100m, 200m y 4x100) conquistada por Usain Bolt en los Mundiales de Atletismo de Beijing que concluyeron ayer han reportado a la multinacional alemana Puma un importante valor añadido gracias a los ttiunfos alcanzados por su embajador

  • Se estima que la conquista de las tres medallas de oro de un Bolt que acudía a los Mundiales con la gran amenaza del norteamericano Justin Gatlin, embajador de Nike, en el horizonte, han reportado a Puma una exposición mediática muy cercana a los 500 millones de dólares, casi el doble que la que le reportaron los Mundiales de Berlin en 2009, donde también se hizo con los tres títutlos




Hace tan sólo una semana, con motivo de la disputa de la gran final de los 100 metros lisos de los Mundiales de Beijing que finalizaron en el día de ayer en China, analizábamos una de las batallas más importantes que se han celebrado durante estos mundiales, y no sólo en el ámbito estrictamente deportivo: la que han disputado Usain Bolt, el hombre más rápido del planeta, y el gran aspirante a desbancarle del trono, el norteamericano Justin Gatlin. Sin embargo, como decimos, esa batalla no se ha centrado de manera exclusiva en el ámbito deportivo. A nivel comercial se ha librado otra casi de tanto calibre como la anterior entre las dos firmas patrocinadoras de ambos atletas: Puma y Nike, una lucha que ha vuelto a decantarse a favor de la marca alemana y que ha dejado a Nike en una complicada situación, ya de por sí enrarecida, por el apoyo que viene dispensando a un deportista sancionado en dos ocasiones por dopaje. La resolución de dicha contienda, confirmada con el triunfo de Bolt también en los 200 metros lisos y en el relevo 4x100 jamaicano, ha alzado a Puma a cotas inimaginables antes de comenzar dichos mundiales.

¿Cuánto vale un gesto?



Acababa de concluir la final de los 200 metros lisos de los Mundiales de Atletismo de Beijing 2015. Un Usain Bolt intratable,hipermotivado tras su victoria en los 100 metros lisos, destrozaba la carrera, el crono y al representante de Nike en la competición, Justin Gatlin, una firma que nuevamente veía como Puma y Bolt, son sus victorias, venían a agrandar la polémica sobre un apoyo cada vez más complicado de justificar desde Oregon, algo muy diferente si Gatlin, como todos preveían, hubiera sido el primer "humano" en desbancar al extraterrestre jamaicano. Pero no sucedió. Gatlin no se recuperó ni anímica ni físicamente del varapalo de la final de los 100 metros lisos y dio a Bolt la posibilidad de un nuevo triplete con la conquista de su segunda medalla en los Mundiales de Beijing.

Después de la carrera, y mientras Usain Bolt daba la vuelta de agradecimiento, el jamaicano hizo un gesto que para muchos pasó desapercibido pero que, indudablemente, nos lleva a plantearnos una cuestión: ¿Cuánto vale ese gesto? El atleta, con el título de campeón de los 200 metros lisos en el bolsillo, se descalzó y cogió sus zapatillas en la mano mientras iba dando la citada vuelta y aplaudiendo al público, en un gesto que bien podría ser también interpretado como un aplauso a la marca que le ha apoyado desde siempre. Miles de cámaras recogieron la instantánea de Bolt con las zapatillas en la mano, unas zapatillas de la marca Puma que se adentró en millones de hogares de todo el mundo. ¿Cuánto ganó Puma con este gesto?

Bolt alza a Puma a cotas inimaginables en los Mundiales de Beijing



En el año 2013 Puma dio un paso más allá en su relación con Usain Bolt: le puso encima de la mesa un contrato que triplicaba lo que hasta ahora venía pagando al jamaicano para retenerlo en su portfolio como mínimo hasta después de los Juegos Olímpicos de Brasil. Cuatro años a razón de 10 millones de dólares anuales, una cifra muy inferior a la que pusieron encima de la mesa los representantes de la marca hermana de Puma para hacerse con sus servicios tan sólo un año antes, en el inicio de los Juegos de Londres 2012. Además, Bolt cobraría otros 10 millones de dólares si decidía continuar un año más corriendo y disputar los Mundiales que se celebrarán un año después, en 2017, en el Reino Unido. Y 5 millones de dólares al año que le guarda la compañía para cuando decida abandonar las pistas para ejercer como embajador mundial de la marca.

Para los neófitos en el sector, bien podrían parecer unas cifras "modestas" acostumbrados a cantidades mucho más importantes que mueven marcas como sus rivales adidas o Nike. Pero encuadradas en el contexto de Puma, el retener a Bolt supuso para la compañía un esfuerzo económico realmente importante para su supervivencia. ¿Compensaba?

La respuesta a esta última pregunta la encontramos en los Mundiales de Beijing finalizados ayer. Tan sólo un día antes de su conclusión, Bolt conquistaba el 4x100 con Jamaica, en una carrera más modesta en cuanto a tiempos pero que volvía a poner de manifiesto la superioridad el jamaicano sobre sus rivales. Bolt conquistaba la triple corona: tres medallas de oro. Y mientras, Puma se felicitaba. Hace seis años, en los Mundiales de Atletismo de Berlin 2009, Usain Bolt conquistó también los tres oros en las mismas especialidades. Aquella gesta le proporcionó a Puma una exposición mediática valorada en más de 300 millones de dólares. Aunque hemos de esperar para concretar más los números, la obtenida por la marca en Beijng deja atrás la cifra de los 400 millones de dólares y se acerca mucho a la siguiente centena, la de los 500 millones de dólares. Casi el doble que hace seis años.

Mientras Bolt recorría la pista con las zapatillas de Puma en las manos exponiendo el logo de la compañía a todo el mundo, muchos se preguntaban cuanto valía ese gesto. Hoy, con los Mundiales de Beijing finalizados, tenemos la respuesta: casi 500 millones de dólares.

Participa y comenta esta noticia

 
Top