adidas ofrece 200 millones de dólares a James Harden, de los Houston Rockets
  • adidas trata de no perder el paso en el mercado de la NBA y ofrece 200 millones de dólares en un contrato de 13 años más incentivos a la barba más famosa de toda la NBA, el jugador de los Houston Rockets, James Harden

  • Nike dispone hasta finales de la próxima semana para ejercer el derecho de tanteo igualando al menos la oferta propuesta y evitar así que James Harden pase a ser el nuevo crack dentro de la firma adidas




Nike está a punto de revivir una de sus peores pesadillas de los últimos meses dentro del baloncesto NBA, la batalla vivida con la firma Under Armour por retener en su catálogo de embajadores a uno de sus grandes cracks en la mejor liga de baloncesto del mundo, Kevin Durant, pero esta vez con un cambio de protagonistas, tanto en la firma que le plantea el reto como en el jugador en cuestión: la barba más conocida de toda la NBA: James Harden.

adidas ofrece 200 millones de dólares a James Harden



Aunque quizás muchos pudieron ver la salida del baloncesto profesional norteamericano de la marca
adidas  cuando hace tan sólo unos meses anunció la retirada de la puja por mantener en su portfolio de grandes competiciones a la mejor liga de baloncesto del mundo, la NBA, decidiendo no pujar por tratar de renovar su alianza con la organización norteamericana, más bien habría que plantear la decisión en un notable cambio de estrategia de la firma: dejar poco a poco el patrocinio de las franquicias, una política que no le ha ayudado en nada a la hora de reducir la diferencia con Nike dentro de este mercado, para poco a poco ir adquiriendo mayor protagonismo dentro de las verdaderas estrellas de este deporte: los jugadores.

Y sólo así se entiende, bajo este planteamiento, la oferta con la que la marca alemana, de un único golpe, ha puesto entre la espada y la pared a su gran rival Nike por tratar de hacerse con una de las grandes estrellas de los Houston Rockets y de toda la NBA: la barba más conocida de la historia del baloncesto, James Harden.

Así, la firma ha puesto encima de la mesa de los representantes legales de James Harden una oferta de 200 millones de dólares para tratar de convencer a la estrella de los Houston Rockets para incorporarse al catálogo de embajadores de adidas, lo que deja en una posición realmente complicada a su gran rival Nike, quien hasta ahora patrocinaba al jugador, que dispone hasta finales de la próxima semana para tratar de al menos igualar la oferta presentada por su gran rival y, ejercer así el derecho de tanteo para retener al jugador.

Nike no quiere otro caso Kevin Durant



Para hacernos una somera idea acerca de la envergadura de la oferta de adidas por hacerse con los servicios de James Harden baste con echar un vistazo a lo que la marca habrá pagado a la NBA por equipar a todas las franquicias de la liga durante 11 años una vez que concluya su contrato en 2017 y veremos que el dinero que ahora pone encima de la mesa de los representantes de Harden constituye más del 50% del dinero destinado a aquel fin.

Detrás de este escenario lo que verdaderamente subyace es una manifiesta preocupación en adidas por el escaso retorno que está obteniendo con las que eran sus grandes apuestas dentro de la NBA, encabezadas por Derrick Rose, que se ha tirado lesionado gran parte de las últimas tres temporadas, y siguiendo con los que en la marca consideraron serían los sustitutos ideales para el jugador, como Damian Lillard (Portland Trail Blazers) o Andrew Wiggins(Minnesota Timberwolves).

Por su parte, en Nike apuran el ingenio para tratar de retener al jugador ideando la mejor manera de igualar al menos la oferta de adidas, 200 millones de dólares en un contrato de 13 años de duración, que junto con incentivos haría que James Harden cobrara de adidas mucho más dinero del que percibe de su franquicia, Houston Rockets, con quien acordó una prolongación del acuerdo en el año 2012 que le reporta 80 millones de dólares anuales hasta la temporada 2017/2018.

Lo que está claro es que en Nike lo último que desean es vivir otra desagradable experiencia como la vivida con el asunto Kevin Durant, que a pesar de acabar finalmente reteniéndolo en su portfolio de embajadores, le grajeó a la por entonces contendiente, Under Armour una visibilidad y exposición a costa de la firma norteamericana y de dicha batalla muy superior a la que obtuvo la propia firma con su renovación.


Participa y comenta esta noticia

 
Top