Nike vive una pesadilla en Wimbledon con Rafa Nadal
  • Nike vivió ayer una dolorosa jornada en la derrota de uno de sus principales embajadores, Rafael Nadal, en Wimbledon que se agravó por la coincidencia de una serie de circunstancia perjudiciales para los intereses de su marca.

  • Nadal cayó ante casi un desconocido, fuera del Top 100 del mundo y que además estaba vestido por Under Armour y adidas, las dos grandes rivales de Nike





Definitivamente no está siendo éste un año verdaderamente triunfal (de esos a los que tiene acostumbrados a sus seguidores) del tenista español Rafa Nadal sobre las pistas. Hasta tal punto es así que la serie de derrotas que está encadenando en prestigiosos torneos en los que antes desarrollaba su mejor tenis y se paseaba mientras iban cayendo rivales en su camino hacia la victoria, ha provocado que más de un periodista le pregunte de manera abierta si el jugador está comenzando a valorar ya la posibilidad de una retirada ahora, cuando todavía está en la parte alta del ranking ATP, a la vista de lo que está viviendo y de entrar, al parecer, en el ocaso de su carrera deportiva. Y por extensión, no está siendo, por lo tanto tampoco, una buena temporada para uno de sus principales patrocinadores, la marca Nike, que ve como el que fuera uno de sus buques insignias dentro de este deporte comienza a presentar signos de agotamiento en lo referente a su marca que ella misma comienza a padecer en su propia imagen.

Nike vive una pesadilla en Wimbledon con Rafa Nadal



¿Hay algo peor que tu máximo embajador dentro del mundo del tenis caiga derrotado en uno de los torneos más prestigiosos del mundo como es Wimbledon a las primeras de cambio? Probablemente sí. Por ejemplo, que esa derrota proceda de un  tenista de nivel muy inferior al de tu representado. Consideremos pues que esa opción, que un tenista fuera del Top 100 mundial derrote a tu embajador. ¿Hay algo peor que que tu máximo embajador dentro del mundo del tenis caiga derrotado en uno de los torneos más prestigiosos del mundo como es Wimbledon a las primeras de cambio por un tenista fuera del Top 100 mundial? Lamentablemente para Nike, sí. Que ese tenista sea embajador de una firma rival con cuya victoria le confiera a la misma una exposición mediática muy importante a costa de la tuya propia.

Partamos de que esa premisa, la de la firma rival, también se cumple en este caso. ¿Hay, pues, algo peor para los intereses de una marca que tu máximo embajador dentro del mundo del tenis caiga derrotado en uno de los torneos más prestigiosos del mundo como es Wimbledon a las primeras de cambio por un tenista fuera del Top 100 mundial y que además el mismo sea representante de una firma rival? Por supuesto. Que esa firma rival sea una marca que en los últimos meses haya asestado a la firma propia durísimos golpes y que todo el mundo vea como gran alternativa a la tuya en el corto y medio plazo. Esto es, por ejemplo, Under Armour. Sigamos pues con el planteamiento: ¿Hay algo peor que tu máximo embajador dentro del mundo del tenis caiga derrotado en uno de los torneos más prestigiosos del mundo como es Wimbledon a las primeras de cambio por un tenista fuera del Top 100 mundial y que además el mismo sea representante de una firma rival como Under Armour? Sí, también lo hay.

Que ese embajador, además, viva en el apartado de la sponsorización esa dualidad permitida por las marcas en el mundo del tenis de poder presentar un patrocinador para el uniforme, en este caso Under Armour, y otro diferente para las zapatillas. De este modo, y concretando la pregunta: ¿Hay algo peor que tu máximo embajador dentro del mundo del tenis caiga derrotado en uno de los torneos más prestigiosos del mundo como es Wimbledon a las primeras de cambio por un tenista fuera del Top 100 mundial, que el mismo sea representante de una firma rival como Under Armour y que además en las zapatillas luzca otra marca diferente? Desgraciadamente para Nike, sí. Que esa otra marca de las zapatillas sea una de sus grandes rivales dentro de cualquier deporte, esto es, adidas, tal y como es el caso, por lo que el golpe recibido con la eliminación de Rafa Nadal alcanza cotas hasta ahora insospechadas en Nike.

La victoria tiene muchos padres; la derrota, ninguno



La derrota de Nadal ante el alemán Dustin Brown, actual número 102 del mundo, ha sido una de las peores combinaciones que podían darse para los intereses de la firma Nike: un jugador fuera incluso del Top 100 del tenis, con Under Armour como máximo patrocinador en su uniforme y con adidas como sponsor de sus zapatillas. ¿Hay algo peor? No, aparentemente hasta aquí llegan el colmo de las desgracias de Nike con la eliminación de Rafa Nadal en el torneo.

Nike vivió ayer una auténtica pesadilla sobre el césped de Wimbledon con Rafa Nadal, Todo lo que podía salir mal y conjurarse en su contra, lo hizo. Un nuevo triunfo, inesperado ya de por sí, para su nueva gran rival dentro del mundo del deporte, Under Armour, y un pequeño alivio para su rival de toda la vida, adidas. Y todo en una única derrota.

Pero si algo vino a enseñarnos ayer la derrota de Nadal es que la victoria tiene muchos padres y la derrota ninguno. Al igual que en Nike siempre se han dado muchísima prisa a la hora de festejar los títtulos de sus embajadores, en especial de Nadal, dentro del mundo del tenis, ayer, tras conocerse la derrota, llamó poderosamente la atención el estruendoso silencio de Nike en las redes sociales con su embajador: ni una palabra de aliento, ni un mensaje de ánimo ni un escueto tweet animando al de Manacor.

No fue la única. Hace tan sólo unos días se vivió una situación peculiar. Durante la celebración del último torneo conquistado por Nadal, el de Stuttgart, el tenista español declaró su amor incondicional a la marca que le patrocina, KIA, al ser preguntado sobre uno de los premios que se le entregó como vencedor del último torneo de Stuttgart: un Mercedes AMG-GT, valorado en 140.000 euros, a lo que Nadal respondió con un guiño hacia su marca: "No es un KIA pero está bien", lo que le dio una notoriedad a la firma automovilística que nadie esperaba. Ahora, sin embargo, en la derrota, se ha echado quizás de menos un guiño de KIA animando a Nadal en unos momentos tan sumamente complicado como los de ahora tras ser eliminado en Wimbledon.

Participa y comenta esta noticia

 
Top