Nike se desespera con la última lesión de McIlroy
  • La lesión de última hora del irlandés Rory McIlroy producida durante la disputa de un partido de fútbol con los amigos y que le impedirá participar en el Abierto Británico de golf ha sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia en Nike, que ve como uno de los torneos más carismáticos y mediáticos del mundo queda muy favorable para los intereses de Under Armour con su embajador Jordan Spieth




Una inoportuna lesión de última hora impedirá al actual número uno del mundo del golf, el irlandés Rory McIlroy, acudir a disputar uno de los torneos más prestigiosos e importantes dentro del circuito, el Open Británico de Golf. La ausencia del jugador será una importante baja para los aficionados, para los organizadores pero también para sus principales patrocinadores, que ven en el hecho un importante varapalo desde el punto de vista comercial al no poder explotar de manera adecuada la participación del jugador en tan prestigioso (y mediático) torneo.

Nike se desespera con la última lesión de McIlroy



Que el principal embajador de tu compañía, por el que desembolsas al cabo del año millones de dólares por mantenerlo fiel dentro de tu catálogo de embajadores en un deporte tan sumamente atractivo desde el punto de vista comercial para las grandes marcas como es el del golf, se lesione justo unos días antes del inicio de uno de los torneos más prestigiosos e importantes, tanto desde el punto de vista deportivo como desde el apartado comercial, que hay ahora mismo en el circuito, puede provocar una verdadera desesperación en la compañía aceptada.

Si ese embajador es el actual número uno del mundo, el irlandés Rory McIlroy, y la firma afectada es una de las dos grandes compañías que dominan el sector, Nike, la desesperación puede adquirir tintes de dramatismo ante lo que esa ausencia puede implicar. Pero si, además, la lesión del jugador se la ha producido en un acto de irresponsabilidad por parte del golfista, jugando un partido de fútbol, un deporte que nada tiene que ver con el que motivó su incorporación a Nike, la desesperación norteamericana puede llegar a ver en dicho gesto la gota que colmó el vaso en la relación entre ambos.

La peor lesión en el peor momento



La noticia saltaba en el día de ayer. Rory McIlroy, a través de un comunicado, informaba a todo el mundo su ausencia en el próximo Open Británico de Golf que se disputará del 16 al 19 de julio en el campo escocés de Saint Andrews motivada por una lesión en los ligamentos de su tobillo izquierdo que le mantendrá alejado de los campos de golf durante una temporada.

Si la noticia cogió por sorpresa a más de uno, no menos lo hizo el motivo de la lesión: la misma se produjo mientras disputaba un partidillo de fútbol con los amigos. Y si hay una firma afectada entre todo el abanico de damnificados que deja la decisión del jugador irlandés, esa no es otra que la marca estadounidense Nike, cuyos gritos de enfado se podían oír, a poco que se agudizara el oído, tanto a un lado como al otro del Atlántico. Y motivos tiene para ellos.

Rory McIlroy es uno de los embajadores mejor pagados del roster de Nike. Sus 250 millones de dólares de contrato no han sido suficiente aliciente como para responder a las expectativas que desde la propia firma se crearon cuando, hace ahora un par de años, el golfista irrumpió como la nueva promesa del golf mundial, el llamado a ser el heredero de Tiger Woods en el corto y medio plazo.


La amenaza del dúo Spieth-Under Armour


Sin embargo, su rendimiento desde su incorporación a Nike ha dejado mucho que desear. No se sabe muy bien si por un bache en su juego o bien por la presión que el propio contrato con Nike le ha autoinflingido, lo cierto es que a pesar de llevar el número 1 a sus espaldas, el juego de McIlroy se ha resentido enormemente, y eso que en la presente temporada ya ha mejorado bastante con respecto a la anterior.

Todo ello en su conjunto motiva que esta inoportuna lesión justo antes de uno de los torneos más carismáticos (y comerciales) del circuito tenga lugar ha sido un auténtico jarro de agua fría para los intereses de Nike. Más si tenemos en cuenta que su ausencia puede ser aprovechada por una de las figuras emergentes del golf mundial, ganador del Masters de Augusta y del Abierto de los Estados Unidos, Jordan Spieth, dispuesto a seguir dando alegrías, para desconsuelo de Nike, a una de las grandes amenazas de la marca norteamericana: la también estadounidense Under Armour.

Nunca es un buen momento para una lesión pero es más que evidente de que ésta, en concreto, ha supuesto tirar por la borda toda la estrategia planificada por Nike para dicho torneo, además de dejar en bandeja de plata el camino para que Under Armour se anote otro importante triunfo en la particular batalla que libran desde hace meses ambas compañías.

Participa y comenta esta noticia

 
Top