Neymar se gasta 10 millones en un jet privado
  • Al igual que ocurriera con el piloto británico Lewis Hamilton hace ahora un par de años, la estrella del FC Barcelona, el internacional brasileño Neymar Jr, se ha gastado más de 10 millones de euros en la adquisición de un jet privado para sus viajes




Son jóvenes, famosos y estrellas del mundo del deporte. Pero sobretodo son multimillonarios. Y la conjunción de todas estas variables sobre una personalidad, en muchos casos aún en formación, puede dar como resultado la aparición en los medios de comunicación de noticias como las que protagonizan este artículo que pueden dañar seriamente la imagen de los interesados en su relación con los patrocinadores.

Neymar se gasta 10 millones en un jet privado



La noticia saltaba hace tan sólo unos días y rápidamente dio la vuelta al mundo en medios de comunicación y, sobretodo, en redes sociales. El brasileño Neymar Jr, futbolista internacional del FC Barcelona y uno de los jugadores más mediáticos y comerciales del mundo, se había gastado más de 10 millones de euros de su cada vez más importante fortuna comercial en la adquisición de un jet privado con el que poder desplazarse.

El brasileño, que en breve se incorporará a la concentración que el FC Barcelona está realizando por tierras estadounidenses, adquirió la aeronave y se encargó de rediseñarla con la estampación en sus laterales de su logotipo personal, NJR, un avión que según informó utilizará para sus desplazamientos no sólo en sus momentos de ocio sino incluso para sus desplazamientos profesionales a nivel comercial.

El daño a la propia imagen



No es la primera estrella del mundo del deporte en darse un capricho tan costoso. Hace ahora algo más de dos años, y nada más anunciarse su incorporación a la escudería Mercedes tras seis años ligados a la británica McLaren, el piloto Lewis Hamilton saltaba a los medios de comunicación por haberse gastado más de 23 millones de euros en la adquisición de otro avión para disfrute propio.

Este tipo de gestos no es del todo bien visto por las marcas comerciales, que temen que la figura del deportista se deprecie a nivel internacional transmitiendo una imagen de vida llena de caprichos, muy alejada de los valores de esfuerzo, superación y capacidad de trabajo que en muchos casos buscan las firmas al unirse al deportista del momento.


Participa y comenta esta noticia

 
Top