Los clubes se oponen a que FIBA se quede con la Euroleague
  • Al interés de FIBA de hacerse con la gestión y control de la Euroleague le ha salido un duro oponente: la negativa de los principales clubes de baloncesto de Europa a ese intento de la Federación Internacional de Baloncesto




Mayo de 2015. En Marketing Deportivo MD publicamos una noticia que provoca un profundo interés entre los aficionados al mundo del baloncesto: la FIBA, el organismo regulador del baloncesto a nivel mundial, pretende recuperar para sí la gestión y organización de las principales competiciones a nivel de clubes, organizadas desde hace tiempo por la Euroleague, para lo cual no duda en acudir a los tribunales en su intento por hacer valer sus derechos como legítima propietaria de los intereses a la hora de organizar las competiciones con mayor calado dentro del mundo del baloncesto. Hoy, apenas un par de meses después, ese propósito de la FIBA ya ha encontrado opositor (u opositores): los grandes clubes europeos.

La FIBA quiere a la Euroleague de vuelta



Sin apenas descanso para saborear el éxito conseguido por parte de la organización y de la propia Euroleague en la que se ha considerado como una de las mejores ediciones de los últimos años, la celebrada en Madrid y que encumbró al Real Madrid como Campeón de Europa por novena vez y tras veinte años desde que consiguió la misma, la entidad encargada de gestionar y organizar la competición, la Euroleague, se preparaba hace ahora un par de meses para afrontar una dura y presumiblemente larga batalla legal contra la FIBA por el control de la misma.

Así, y en relación a ello, Marketing Deportivo MD podía conocer de primera mano las intenciones del máximo organismo gestor del baloncesto a nivel mundial, la FIBA, que pretendía recuperar el control de este deporte en Europa y rescatar la máxima competición a nivel de clubes de la Euroleague. De este modo, la Federación Internacional de Baloncesto presentaba una demanda legal contra la gestora del máximo torneo continental amparada en los pagos pendientes de abonar por parte de la Euroleague desde el año 2012, cuantía que no alcanzaba el millón de euros en concepto de cesión de los derechos de organización de la competición de clubes más importante del mundo tras la NBA.

Sin embargo, el principal objetivo era la recuperación no tanto de las cuantías adeudadas por la Euroleague sino de la organización de la propia competición para pasar a ser FIBA, a semejanza de lo que hace UEFA con la Champions League, la encargada de la organización del torneo. El objetivo de FIBA Europa era recomponer el panorama de competiciones europeas de clubes, cuya primera medida sería reducir de tres a dos el número de torneos, desapareciendo con ello la Eurochallenge y permaneciendo la Euroleague y la Eurocup.

Los clubes se oponen a que FIBA se quede con la Euroleague



Y las primeras reacciones a ese interés de FIBA no se han hecho esperar. Así, los principales clubes europeos no están dispuestos a dejar en manos de ese organismo la gestión y organización de una competición que les ha costado muchos esfuerzos realizar para llegar al nivel en el que hoy en día se presenta.

Así, los once equipos con licencia A en Europa, entre los que se encuentra el Real Madrid, el FC Barcelona, el Fenerbahce o el CSKA de Moscú, han remitido una misiva a la Federación Internacional de Baloncesto en la que rechazan de plano el interés de FIBA de recuperar la gestión y organización de dicha competición durante los próximos años. En ella, los clubes manifiestan su convencimiento al derecho de mantener en ellos la propiedad y el control de la competición, afirmando que no renunciarán a ellos. El aviso llega después de que FIBA, tras la demanda interpuesta contra la Euroleague, hubiera comenzado a tantear a algunos de esos grandes clubes con la promesa de poner en marcha una nueva competición que le reportaría un 50% más de ingresos a los clubes participantes que los obtenidos durante la última temporada.

Los clubes no quieren desprenderse de la organización de la mejor competición de baloncesto por equipos a nivel mundial tras la NBA para dejarla en manos de una organización, FIBA, que temen en pocos años mire más por sus propios intereses económicos en torno a dicha competición que por el de los propios clubes.

Participa y comenta esta noticia

 
Top